Científicos logran pollos más resistentes a la gripe aviar con edición genética
Científicos logran pollos más resistentes a la gripe aviar con edición genética

Desde hace tiempo se sospecha que la gripe aviar puede ser la próxima gran pandemia al saltar de las aves a los humanos. Por ello, los científicos trabajan en dar con una solución a este grave problema. En 2019, un equipo del Instituto Roslin de la Universidad de Edimburgo, el centro donde se creó la oveja Dolly, y el Imperial College de Londres, usaron las herramientas de edición genética para detener la propagación del virus de la gripe aviar en células de pollo cultivadas en el laboratorio al hacerlas resistentes.

Los hallazgos abrían la posibilidad de producir pollos modificados genéticamente que sean resistentes a la enfermedad.

Pues justo esto es lo que acaba de presentar un estudio publicado ‘Nature Communications’ concluye que la edición de una proteína fundamental para el desarrollo de la gripe aviar en los pollos (denominada ANP32A) y la supresión de dos genes (ANP32B y ANP32E) asociados a ella en las células de éstos, impedirían que el virus se replique de un animal a otro.

Los científicos han utilizado técnicas de edición de genes para identificar y cambiar partes del ADN del pollo que podrían limitar la propagación del virus de la gripe aviar en los animales.

Los investigadores pudieron restringir, pero no bloquear completamente, que el virus infecte a los pollos alterando una pequeña sección de su ADN.

Las aves no mostraron signos de que el cambio en su ADN tuviera algún impacto en su salud o bienestar.

Los hallazgos son un paso adelante alentador, pero los expertos destacan que se necesitarían más modificaciones genéticas para producir una población de pollos que no pueda ser infectada por la gripe aviar, una de las enfermedades animales más costosas del mundo.

«La gripe aviar está muy extendida por Asia, Europa, África y América, especialmente Suramérica, y se teme que llegue a la Antártida», explica en la rueda de prensa de presentación del estudio el investigador Mike McGrew, de la Universidad de Edimburgo, informa EFE.

Los investigadores pudieron restringir, pero no bloquear completamente, que el virus infecte a los pollos alterando una pequeña sección de su ADN

Este virus supone una amenaza para las especies de aves silvestres, un coste económico importante para los ganaderos y un riesgo para la salud de las personas, de hecho, ya ha causado muertes humanas, recuerda McGrew.

Hace unos años, la científica del Imperial College de Londres, Wendy Barclay, autora también de este estudio, aisló la proteína que aloja el virus, dando el primer paso para crear pollos resistentes al mismo.

Ahora, los investigadores han conseguido editar esta proteína en las células germinales de los pollos para minimizar la actividad de la gripe A.

«Vimos que los pollos adultos con la proteína ANP32A editada son resistentes a una dosis fisiológica de exposición a la gripe A, procedente de otras aves infectadas, y muestran una mayor recuperación a la enfermedad», señala McGrew.

Además, los pollos, que tuvieron una fase de seguimiento de más de dos años tras recibir una dosis de virus, no sufrieron ni problemas de salud relacionados con el mismo ni afectó a la puesta de huevos.

Resistencia transmitida

La edición genética ofrece una ruta prometedora hacia la resistencia permanente a las enfermedades, que podría transmitirse de generación en generación, protegiendo a las aves de corral y reduciendo los riesgos para los humanos y las aves silvestres. Nuestro trabajo muestra que detener la propagación de la influenza aviar en pollos requerirá varios cambios genéticos simultáneos.

El siguiente paso será intentar desarrollar pollos con modificaciones en los tres genes. Aún no se han producido aves.

El estudio destaca la importancia de una edición genética responsable y la necesidad de estar alerta a los riesgos de impulsar la evolución viral en direcciones no deseadas si no se logra una resistencia completa, dicen los expertos.

La gripe aviar es una importante amenaza mundial, con un impacto devastador tanto en las poblaciones de aves silvestres como de granja.

En casos raros, las mutaciones en el virus de la gripe aviar le permiten infectar a las personas y causar enfermedades graves. Se necesitan urgentemente esfuerzos para controlar la propagación de la enfermedad.