Un experto revela los alimentos que producen los pedos con peor olor
Un experto revela los alimentos que producen los pedos con peor olor

En la búsqueda constante de una salud óptima, todos hemos escuchado el mantra de mantener una dieta equilibrada. Sin embargo, la alimentación que llevamos no solo está relacionada con nuestra salud, también con el olor de nuestras flatulencias. Aunque es popularmente conocido que algunos alimentos afectan al olor de los pedos, ¿cuáles son aquellos que contribuyen a que estos gases se vuelvan todavía más olorosos?

El secreto de las flatulencias

El Doctor Ali Rezaie, gastroenterólogo del Hospital Cedars Sinai, Los Ángeles, reveló que las flatulencias con mal olor tienen su origen en los carbohidratos, especialmente en los insolubles, que alcanzan el estómago y el tracto intestinal superior antes de ser absorbidos. Estos carbohidratos no absorbidos actúan «como combustible de alto octanaje» para las bacterias residentes en nuestro colon, desencadenando así la producción de gases que eventualmente se liberan en forma de pedos, explicó Rezaie.

Aunque la producción diaria de flatulencias oscila entre 500 y 1.500 mililitros, el 99% de estos gases resultan inodoros. Sin embargo, aquellas flatulencias con un aroma particularmente potente se atribuyen a compuestos como el sulfuro de hidrógeno.

El sulfuro de hidrógeno en las flatulencias

Entre los compuestos que producen el mal olor, el sulfuro de hidrógeno destaca por su inconfundible aroma a huevo podrido, junto a los compuestos orgánicos indol y escatol, que, como señala el Doctor Eric Goldstein, gastroenterólogo del Centro Médico Mount Sinai en la ciudad de Nueva York, son aquellos que «huelen a caca».

Sin embargo, la conexión entre alimentos y flatulencias no sigue una simple tasa de conversión uno a uno. «Puedes comer una tonelada de compuestos que contienen azufre y tener bacterias presentes que producen sulfuro de hidrógeno», pero «tus flatulencias no olerán a sulfuro de hidrógeno», manifestó Goldstein. En cambio, las bacterias productoras de sulfuro de hidrógeno pueden ser contrarrestadas por otras bacterias que se alimentan de ese mismo compuesto. Los alimentos ricos en azufre incluyen legumbres, como lentejas, frijoles o guisantes, y verduras, como brócoli y repollo. Estas verduras fibrosas también contienen carbohidratos insolubles que las bacterias del colon pueden convertir en gases desagradables.

Factores que afectan al olor de las flatulencias

No obstante, Goldstein y Rezaie destacan que existen una gran cantidad de factores que afectan a la cantidad y el aroma de las flatulencias, desde las sensibilidades alimentarias hasta la composición bacteriana del microbioma intestinal.

Por último revelan que, aunque los azúcares insolubles suelen ser la base de los gases malolientes, no existe un alimento universalmente culpable de estos aromas. En ese sentido, Rezaie subraya que la producción de gas en el intestino es una danza compleja de bacterias alimentadas por diversos gases y de factores como la motilidad intestinal y la velocidad de tránsito de los alimentos. Además, los trastornos y las intolerancias juegan un papel crucial en cómo las bacterias producen gases, con la intolerancia a la lactosa como ejemplo. Goldstein sugiere la dieta FODMAP como un enfoque para reducir la flatulencia en aquellos propensos a padecerla.