18 fondos todoterreno para adaptarse a cualquier entorno |  Fondos y Planes

Los mercados financieros entran en terreno fangoso. Durante el primer semestre del año, las rápidas campañas de vacunación y las decididas políticas de los bancos centrales han apuntalado la recuperación económica y han hecho volar las bolsas de valores. Pero ahora cada vez surgen más preguntas sobre la solidez del crecimiento. ¿Sobrecalentará la inflación a las economías desarrolladas? ¿Cómo será la retirada de estímulos en Estados Unidos? ¿Cuánto pesará el sobreendeudamiento de las Hacienda Públicas?

Para muchos administradores de fondos, las políticas monetarias han encarecido la mayoría de los activos financieros y advierten de las próximas correcciones. Ante un entorno que se vuelve más complicado, una de las mejores fórmulas de inversión son los fondos flexibles, que se pueden adaptar a cualquier contexto de mercado y que tienen la capacidad de invertir en una amplia gama de activos.

Juan Pablo Calle, gerente de estrategias cuantitativas y selector de fondos de Rentamarkets, explica que para la segunda parte del año buscan «fondos de corta duración, con vocación de rentabilidad absoluta, que generen valor en cualquier contexto de mercado y en los que el gestor tenga flexibilidad a la hora de invertir».

Un claro ejemplo de la necesidad de ser flexible es la renta fija. La era de invertir solo en deuda soberana ha terminado. Las previsiones indican que en los próximos tres o cuatro años será casi imposible ganar dinero con los bonos europeos, que ahora cotizan en máximos. Porque Es importante que los fondos todo terreno tengan la posibilidad de buscar otro tipo de activos.

César Pérez, director de inversiones de Pictet Wealth Management, señala que las carteras con el 60% de la Bolsa y el 40% de los bonos soberanos «son historia». Ha llegado el momento de incluir en las carteras «deuda soberana de países emergentes y activos alternativos».

Dentro del mundo de los fondos off-road existen varias modalidades, cada una adecuada para un determinado perfil de riesgo. Son ellos todoterreno ultraseguro, que invierten en renta fija diversificada a muy corto plazo. Son los más robustos, los que tienen menos volatilidad, pero también los que menos corren: su rentabilidad es más limitada. También hay 4×4, algo más ligeros, con capacidad para invertir en diversas estrategias, para comprar bonos con mayor duración. Un buen ejemplo es el Renta fija de B&H, que ha logrado una rentabilidad del 16% en un año apostando por bonos de sectores malditos, como los hoteles.

Los fondos alternativos off-road merecen una categoría especial, que buscan fórmulas especiales para generar rentabilidad. Es el caso de Anattea Kutema, un fondo que logró evitar pérdidas incluso en los momentos de pánico financiero de marzo de 2020. En los últimos tres años ha generado una rentabilidad media anual del 4,2% utilizando, entre otras estrategias, posiciones de mercado neutrales, por lo que Inversiones en Bolsa Se intenta contrarrestar el mercado con inversiones bajistas, de modo que el fondo pueda ganar tanto si las acciones suben como si bajan.

Otro fondo con una estrategia muy diferente a la de sus competidores es el Dinámica de ingresos de acacia, que consigue rentabilidad mediante la venta de una especie de seguro contra caídas bursátiles a otros operadores del mercado. La estrategia ha funcionado y en los últimos 10 años ha obtenido una rentabilidad media anual del 3,4% con muy poca volatilidad.

Por último, hay algunos fondos más todoterreno vertidos en Bolsa, que permiten obtener altas rentabilidades y al igual que los SUV (vehículo utilitario deportivo, por sus siglas en inglés) pueden ir tan rápido como cualquier automóvil. En esta categoría, destaca el fondo especializado en empresas tecnológicas americanas, el Renta 4 Andromeda Value, que ha alquilado un 15% anual en los últimos años. También está el fondo Patrimonio Baelo, de Andbank, que se centra en empresas de alta calidad que han pagado buenos dividendos durante muchos años.

Fondos de ultraseguro: apuestas por la deuda corporativa

18 fondos todoterreno para adaptarse a cualquier entorno



Lograr rentabilidad con fondos de renta fija a corto plazo en una era en la que la mayoría de la deuda pública tiene rendimientos negativos es pura ilusión. Y, sin embargo, un puñado de gestores de fondos españoles han obrado el milagro. Gregorio Oyaga, de Credit Suisse; José Ignacio Victoriano, de Renta 4, o Cristina Gavín, de Ibercaja, han sabido conseguir rentabilidades en los escenarios más complejos, y siempre con muy baja volatilidad.

  • Renta fija Credit Suisse 0-5. Es uno de los fondos de ultraaseguro más fiables de las gestoras españolas. Durante la última década ha tenido una rentabilidad media anual del 3% y en el último año ha sumado una rentabilidad del 5%. La mayoría de los bonos en los que invierte tienen una duración de menos de tres años. Ahora tiene deuda española, bonos bancarios (CaixaBank, Raiffesen Bank) y la farmacéutica Bayer. Ante la situación de menor volatilidad, el gestor Gregorio Oyaga ha optado por incrementar la liquidez, que representa el 36% de la cartera.
  • Renta 4 Renta Fija Corto Plazo. José Ignacio Victoriano es uno de los referentes en la gestión de la renta fija en España. Sus fondos han estado entre los más rentables de su categoría durante años. Renta 4 Renta Fija ha finalizado con rentabilidades positivas en seis de los últimos siete años, y este año va por la misma senda. El 78% de su cartera está ahora invertida en deuda corporativa a corto plazo, de emisores como los bancos italianos Intesa Sanpaolo y Unicredit, o las empresas eléctricas Naturgy y Électricité de France.
  • Renta Fija UBS. Es otro de los fondos ultraseguros que tiene la calificación Morningstar más alta, cinco estrellas. Tiene principalmente deuda corporativa y posiciones cortas en ella. paquete Alemán.

Fondos 4×4: más liquidez para aprovechar oportunidades

18 fondos todoterreno para adaptarse a cualquier entorno



Los fondos de renta fija 4×4 tienen menos restricciones que los ultraaseguros a la hora de invertir. Por lo tanto, pueden comprar bonos a más largo plazo y hacer apuestas oportunistas. Una de las claves para lograr rendimientos en un entorno de tasa cero ha sido pasar de la deuda soberana a las emisiones de empresas de calidad. Además, aproveche los momentos turbulentos de la política italiana o española para comprar emisiones con atractivos cupones. Si bien los próximos trimestres son muy difíciles para este tipo de activos, con la progresiva normalización de las políticas monetarias de los grandes bancos centrales, un puñado de fondos están preparados para poder avanzar en este nuevo terreno. La flexibilidad y la adaptabilidad son fundamentales.

  • Renta fija de B&H. Rafael Valera, gestor del fondo, ha conseguido acumular una rentabilidad media anual del 4,6% en los últimos cinco años. Los últimos doce meses han sido espectaculares, con una rentabilidad del 16,5% gracias a su apuesta por bonos de empresas que operan en sectores muy afectados por la pandemia, como hoteles o cruceros.
  • Fondo Mutuo de Renta Fija Flexible. La gestora de activos de Mutua Madrileña siempre se ha distinguido por sus excelentes resultados en la gestión activa de fondos de renta fija. Su producto flexible fue líder en rentabilidad en su categoría en 2020. Los gestores dejaron buena parte del portafolio en liquidez, esperando buenas oportunidades de mercado. Además, hicieron un uso inteligente de la cobertura contra el aumento de las tasas de interés y la inflación. En doce meses ha alquilado un 5,5%.
  • Alquiler Bestinver. Esta gestora siempre se ha destacado por sus fondos bursátiles, pero desde que se incorporó al equipo de renta fija de Mutuactivos, sus fondos de renta fija han volado. Se ha apreciado un 3,3% en promedio anual desde 2018.
  • Rentamarkets Sequoia. Ha tenido una rentabilidad espectacular desde su lanzamiento, un 3% anual en tres años. Su gerente, Ignacio Fuertes, dice que ahora están acumulando mucha liquidez en previsión de buenas oportunidades de mercado.
  • Ibercaja Horizonte. Otra de las gestoras de referencia en renta fija. El fondo, algo más conservador que los anteriores, alcanza una rentabilidad media anual del 2,2% en los últimos diez años. La mayor parte de la cartera está en deuda corporativa.

Fondos híbridos: velas plegables antes de las subidas y bajadas por venir

18 fondos todoterreno para adaptarse a cualquier entorno



Invertir en bonos no siempre es esencial para lograr algún rendimiento con poco riesgo. Varias sociedades gestoras españolas cuentan con fondos de inversión que utilizan derivados, futuros y coberturas para conseguir este objetivo. Su vocación es lograr retornos, aunque sean bajos, incluso en momentos en los que el mercado de deuda se vuelve difícil.

  • Belgravia Epsilon. El gestor es uno de los referentes españoles en gestión alternativa. Combine posiciones largas con posiciones bajistas para reducir el riesgo de mercado del fondo. Su rentabilidad media anual ha sido del 7% en la última década. Ahora tiene un nivel de liquidez del 42% y parte de la cartera está corta.
  • Anattea Kutema. Este gestor de reciente creación basa su estrategia de inversión en el análisis cuantitativo. Su objetivo es que la máxima volatilidad anual no supere el 5%. Combina posiciones estables, con inversión en otros fondos y posiciones cortas. En los últimos tres años ha alquilado una media anual del 4,9%.
  • Dunas de valor flexible. Uno de los principios básicos de este gestor es invertir en base a un presupuesto de riesgo, sin tener limitaciones específicas en cuanto al tipo de activo. Si los bonos híbridos son más atractivos que el mercado de valores, compran los primeros. El fondo que gestiona José María Lecube tiene una visión muy defensiva para la segunda mitad. En el último año ha cedido el 13,7%.
  • Alquilar 4 Nexus. Este fondo es completamente gratuito para invertir en bonos o acciones. Tras aprovechar el tirón bursátil del primer semestre, el gestor ha reducido el riesgo de la cartera y tiene menos del 30% en renta variable.
  • Marcha Internacional Torrenova. La familia March ha invertido tradicionalmente a través de su sicav Torrenova, un vehículo muy preocupado por la preservación del capital. Hace diez años, el grupo Banca March lanzó una réplica del formato de fondo Sicav en Luxemburgo. Su rentabilidad media anual ha sido moderada, 1,86%, pero a cambio ha gozado de baja volatilidad. Ahora tiene el 22% de la cartera en liquidez y la exposición a Bolsa es solo del 18%.

Fondos de pantalla de SUV: máxima velocidad sin perder ni un ápice de seguridad

18 fondos todoterreno para adaptarse a cualquier entorno



Invertir en fondos de acciones es sinónimo de riesgo. Implica obtener mejores rentabilidades a largo plazo, pero con mayor volatilidad. Sin embargo, algunos vehículos, por diseño, han demostrado que son capaces de muy buenos rendimientos, mientras que al mismo tiempo se desempeñan mejor que sus rivales en choques. Son la réplica de los vehículos utilitarios deportivos (SUV, por sus siglas en inglés), que alcanzan las mismas velocidades que los coches normales y al mismo tiempo tienen características de los vehículos todoterreno, como una mayor distancia al suelo.

  • Patrimonio Baelo. El gestor y ex piloto de aviones Antonio Rico creó este fondo con el objetivo de hacerlo más resistente a la volatilidad que sus rivales. Además de tener el 40% de la cartera en bonos, la parte de Bolsa se invierte en empresas que llevan varias décadas repartiendo un dividendo creciente, como garantía de un balance más sólido. Su rentabilidad media en los últimos tres años ha sido del 7%.
  • Doge dinámico de gestión múltiple. Este directivo bilbaíno ha conseguido cinco estrellas Morningstar por su producto mixto. El fondo ha alquilado un 8,3% de media anual desde 2018. Ahora tiene el 85% de su cartera invertido en Bolsa, aunque principalmente a través de fondos de inversión de otras gestoras, como Magallanes European Equity o Fundsmith Equity.
  • B&H Flexible. La gestora valenciana Buy & Hold ha obtenido muy buenos resultados con sus fondos de renta fija y con sus fondos de renta variable (enfocados a la tecnología). Por tanto, su fondo mixto también se ha comportado muy bien, con una media del 8,9% anual desde 2011.
  • Patrimonio de Numancia y Valor de Andrómeda. Estos dos fondos Renta 4 asesorados por inversores no profesionales han sido la revelación del sector. El primero ha alquilado una media anual del 19,6% en los últimos tres años y el segundo, el 14,8%. En ambos casos han registrado caídas inferiores a sus rivales en los peores momentos de la Bolsa. Los directivos de Andrómeda redujeron en gran medida su exposición a la bolsa a finales de 2020, pero con la corrección de las empresas de tecnología han vuelto a invertir.

Por admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *