Afganistán, un país en una encrucijada geoestratégica |  Internacional

La frontera con Pakistán (conocida como Línea Durand, creada a finales del siglo XIX para delimitar los intereses británicos y rusos en la zona) es muy montañosa: está la cordillera Hindu Kush, que se extiende desde el centro de Afganistán hasta el noroeste desde Pakistán. La montaña más alta es Noshaq, con 7.492 metros sobre el nivel del mar.

Muchos ríos nacen en estas montañas y llegan a los países vecinos, abasteciéndolos de agua. La mayor parte de la población vive alrededor de Kabul y el río que llega a esta ciudad. La población rural afgana es casi el 75% del total. El resto de la orografía del país presenta valles y amplios desiertos.

Una población muy joven

En Afganistán hay 38,9 millones de habitantes (2020, Banco Mundial). Por sexo, las cifras son similares: los hombres representan el 51,3% del total y las mujeres el 48,7%. La tasa de natalidad promedio es cinco hijos por mujer.

La edad media es 19 años y el 42,5% tiene 14 años o menos. La esperanza de vida es de 65 años.

Únete a EL PAÍS ahora para seguir todas las novedades y leer sin límites

Suscríbete aquí

Mapa de división étnica

Afganistán es un gran mosaico de grupos étnicos. La mayoría son pastunes, a los que pertenece el 42% de la población. Los talibanes son predominantemente de este grupo étnico, al igual que otras figuras como el ex presidente Ashraf Ghani, que huyó a los Emiratos Árabes Unidos el día que los fundamentalistas entraron en Kabul.

Los pastunes se extienden por buena parte del país, y especialmente por el sur y sureste. Más allá de Afganistán, esta etnia también está profundamente arraigada en Pakistán, país vecino que fue acusado en varias ocasiones de brindar apoyo logístico a los talibanes en la década de 1990, además de ser uno de los pocos países que reconoció la ex dictadura de los radicales ( 1996-2001) como legítimo.

Durante décadas, la violencia étnica ha estado presente en el país. El Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas recibió quejas en la década de 1990 sobre crímenes de guerra cometidos por los talibanes contra tayikos, uzbecos, hazaras y otras minorías.

El cultivo de opio, principal fuente de ingresos

Afganistán produce el 70% (alrededor de 3300 toneladas por año) del opio total del mundo (Informe Mundial sobre las Drogas, UNODC 2016). Para gran parte de su población agrícola, el cultivo de opio es la única fuente de ingresos.

Según Naciones Unidas, en 2020 los talibanes obtuvieron 393 millones de euros por la comercialización de opio.

Minería, una industria en auge

Se estima que hay 1.400 tipos de minerales en Afganistán, que incluyen hierro, cobre, litio, cobalto y tierras raras. El litio, que se utiliza para fabricar baterías móviles y de computadora, tiene una demanda extremadamente alta. Las tierras raras son un grupo de elementos químicos utilizados en la fabricación de productos tecnológicos y armas.

Un informe del gobierno afgano en 2017 estima que la riqueza mineral del país es de alrededor de $ 3 billones.

Las reservas minerales, no explotadas en los últimos años, son un gran atractivo para el resto de países; Principalmente China, Rusia y Pakistán están negociando con Afganistán para obtener mejores condiciones de acceso a estas materias primas.

Pobreza y empleo

Afganistán es uno de los países más pobres del mundo: el 47% de su población vive en la pobreza y el 30% padece hambre.

La tasa de desempleo ronda el 60% de la población activa. El salario medio mensual es de 17.600 afganos (unos 185 euros). Las mujeres son las que se ven perjudicadas. Su participación en la toma de decisiones es limitada y su acceso al mercado laboral es insignificante.

El drama humano

El avance y la toma de posesión de Afganistán por los talibanes ha disparado el número de desplazados internos en el país; Así lo refleja el informe de la Agencia de la ONU para los Refugiados (UCHR) publicado el 16 de agosto. Desde principios de año, 550.780 personas se han visto obligadas a abandonar su hogar en Afganistán debido al avance de los fundamentalistas; El 60% de los afectados son niñas y niños, según la Agencia. Desde 2012, 3.795.750 personas han sufrido esta situación.

Los refugiados y solicitantes de asilo afganos en otros países ascendían a unos 2,2 millones al 31 de diciembre de 2020, según UCHR. Sin embargo, la gran mayoría de ellos se encuentran en países vecinos, el 90% se concentra en Pakistán (1.448.100) e Irán (780.000).

Europa, por lo tanto, no ha sido el destino al que la mayoría de los afganos han llegado en busca de asilo a lo largo de los años. En 2020, de las 472.000 solicitudes de asilo, 44.200 eran de personas con origen en Afganistán (10,6%) según la Comisión Europea. En cuanto a las llegadas irregulares de migrantes a las fronteras comunitarias, en 2020 se produjeron 125.100 cruces fronterizos irregulares, de los cuales 10.133 (8,1%) se originaron en el país asiático.

Fuentes: Universidad de Tufts (Massachusetts), Capitalista visual, Los New York Times, Al jazeera, OCHA, UNCHR, Datos abiertos de Afganistán, Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas.

Siga toda la información internacional en Facebook y Gorjeo, o en nuestro boletín semanal.

Por admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *