AMLO: Gobierno mexicano apunta a empresas telefónicas para la creación del registro con datos biométricos

El presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, ha acusado al Instituto Nacional de Transparencia, Acceso a la Información y Protección de Datos Personales (INAI) y a las empresas de telefonía móvil por la decisión del primero de presentar una acción de inconstitucionalidad ante el Supremo. Juzgado para prevenir la creación del controvertido Registro Nacional de Usuarios de Telefonía Móvil.

Durante su rueda de prensa matutina, López Obrador ha criticado al INAI por defender a estas empresas. “Estas empresas telefónicas, que tienen mucho poder, que actúan con mucha hipocresía, porque para la contratación de un servicio telefónico ya piden esos datos”, dijo. “Como también tienen mucho dinero para comprar o alquilar medios de información, hacen campaña contra nosotros, los órganos autónomos y los jueces”, dijo el mandatario mexicano.

Para contratar una línea móvil en México no es necesario brindar ningún dato personal, salvo que se trate de una línea pospago (mediante contrato con el propietario), en la que solo se presente copia de la identificación oficial y comprobante de domicilio. En el caso de líneas prepago (bajo el esquema de recarga), no se requiere la entrega de ningún tipo de identificación. Y son este tipo de conexiones las que son más abundantes. Según datos del Instituto Federal de Telecomunicaciones (IFT), el 83,4% de las líneas móviles del país operan bajo este esquema.

Un registro caro para las empresas y el gobierno

La creación de una gran base de datos con los registros biométricos de los mexicanos implicaría un alto costo para los participantes. Según datos proporcionados por la Asociación Nacional de Telecomunicaciones de México (Anatel), el costo para los operadores móviles ascendería a 21.000 millones de pesos (poco más de 1.000 millones de dólares).

De acuerdo con la reforma aprobada, el Instituto Federal de Telecomunicaciones (IFT) tiene seis meses para preparar los lineamientos para la creación de este registro, con un gasto adicional. «Para arrancar el rollo, el IFT requiere más de 100 millones de pesos, una inversión millonaria si se tiene en cuenta que los legisladores que aprobaron la reforma también les han quitado el presupuesto», dice Jorge Bravo, presidente de la Asociación Mexicana, en un entrevista. de Derecho a la Información (Amedi).

La distribución de chips y equipos de teléfonos móviles es muy diversa entre las empresas de telefonía. Telcel, propiedad de América Móvil, que concentra más de la mitad de los usuarios del país, tiene alrededor de 40.000 puntos de venta autorizados, mientras que la estadounidense AT&T cuenta con alrededor de 10.000 distribuidores autorizados y Telefónica alrededor de 6.000. «Existe un universo de venta de chips», dice Michel Hernández Tafoya, director general de Observatel, una organización especializada en telecomunicaciones. “Hoy hay ventas en las tiendas de abarrotes y otros pequeños establecimientos de las localidades donde no llegan grandes empresas que no están contabilizadas”, dice Hernández.

Además de la inversión que deben realizar las empresas telefónicas para capturar los datos biométricos de los más de 120 millones de usuarios del país, el IFT tendría que realizar una inversión para proteger los datos. “Es necesario contar con protocolos de seguridad para evitar que los datos se filtren o caigan en manos de los ciberdelincuentes”, dice el presidente de Amedi.

Pero el tiempo corre en contra de los usuarios. Si bien este martes el INAI aprobó por unanimidad la interposición de una acción de inconstitucionalidad ante la Corte Suprema, el IFT tiene seis meses para preparar los lineamientos para iniciar el rol, más el tiempo que le toma al tribunal debatir y dar una resolución. “Dependerá de la presión que hagan los usuarios y las organizaciones de protección de derechos digitales para que se resuelva lo antes posible”, dice Hernández Tafoya. EL PAÍS consultó a las tres principales compañías telefónicas de México, pero se negaron a comentar.

El 83.4% de las líneas móviles en México operan bajo el esquema de prepago.
El 83.4% de las líneas móviles en México operan bajo el esquema de prepago. Galo Cañas / CUARTOSCURO

Suscríbete aquí a Boletin informativo de EL PAÍS México y reciba todas las claves informativas de la situación actual de este país

Por admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *