Ánimo extranjero por invertir en empresas españolas de telecomunicaciones y energía |  Mercados

Covid-19 puso a la economía bajo control y paralizó numerosas operaciones corporativas en todo el planeta el año pasado. Pero España, especialmente afectada por la pandemia con un colapso del 10,8% del PIB en 2020, aceleró en la recta final del año con los anuncios de grandes operaciones bancarias, como las fusiones de CaixaBank y Bankia y Unicaja con Liberbank, o el venta de la empresa eólica de Los Riberas, Elawan, al grupo japonés Orix o la de T-Solar, de I-Squared, a Cubico. El saldo final arrojó transacciones de unos 121.000 millones de euros, un 31% más que el año anterior al estallido de la pandemia, según estadísticas de la consultora TTR.

Se aceleraron las decisiones. Los gerentes tuvieron el colchón de la inestabilidad para dar golpes de timón que servirán de coartada para iniciativas que resulten infructuosas. Las operaciones defensivas, como las de los bancos, fueron otro motor. Y este factor sigue presente. Rolls-Royce, ávido de caja fuerte, negocia la venta de ITP Aero a Bain, que es escoltada por las españolas Sener, Sidenor y JB Capital El consorcio ofrece 1.600 millones y el resultado se conocerá, salvo sorpresa, en septiembre.

Contenido del Artículo

Perspectivas

Las expectativas para este año también son excepcionales, con una avalancha pendiente de transacciones en energía y telecomunicaciones, con todo tipo de inversores extranjeros luchando por los activos españoles, especialmente en energía y telecomunicaciones. Las gestoras de capital riesgo estadounidenses, como KKR y Providence –ambas accionistas de MásMóvil, que ha engullido a Euskaltel por 2.000 millones–, son los mayores compradores en España. El número de inversores de Estados Unidos que han entrado en España se ha disparado un 40% interanual.

Otros también juegan sus cartas con gran habilidad. Cazador de gangas forasteros. Desde gigantes del capital riesgo como la británica Cinven, que ha anunciado la compra de Burger King en España por 1.000 millones, hasta inversores a muy largo plazo, como la gestora australiana de fondos de pensiones IFM. El importe en fusiones y adquisiciones (M&A) en España durante los primeros siete meses del año alcanzó los 70.000 millones de euros, un 20% más que en los mismos meses del año pasado (ver gráfico).

La OPV de Acciona Energía ha sido la mayor operación –fue la mayor OPV desde la de Cellnex en 2015–, pero está pendiente el inicio del plazo de aceptación de la OPA de IFM por el 22,7% de Naturgy por un importe máximo de 4.600 millones de euros, a una tasa de 22,07 euros por acción. Lo mismo ocurre con la OPA lanzada por EQT sobre Solarpack, por 881 millones de euros, que aún no ha recibido ni siquiera el visto bueno del Gobierno.

Se venden Telecos Adamo y Reintel, al igual que el cable submarino de Telefónica

Los bancos de inversión están instando a Capital Energy, Opdenergy y Factorenergia a reanudar sus planes estancados para cotizar y obtener capital de mercado a finales del verano. En una situación similar se encuentra el fabricante de turbinas Windar Renovables, que ha contratado a Bank of America, Morgan Stanley y Rothschild para debutar, previsiblemente antes de 2022, con una valoración preliminar de unos 1.000 millones de euros.

Carlos Martín, director del equipo del departamento de mercado mercantil y de capitales de Baker McKenzie, apunta que “todo indica que habrá mucha actividad también durante el segundo semestre de 2021, pero que las empresas tendrán que gestionar bien sus calendarios porque al final del año el mercado puede mostrar signos de agotamiento ”. Las valoraciones, infladas según diversas fuentes consultadas, fueron las responsables del aborto o aplazamiento de gran parte de los estrenos programados.

Capital riesgo

La liquidez del capital riesgo está facilitando las operaciones trianguladas con este tipo de inversores en lugar de las que involucran a los compradores tradicionales de la Bolsa. Ignacio Basagoiti, Director general de Álvarez & Marsal, considera que «los fondos de capital riesgo se van a convertir en imprescindibles, ya que cobrarán mucho más peso en la identificación de negocios resilientes con mucho potencial, pero que están pasando por un mal momento».

Otra empresa verde a la antigua con sede en España que busca comprador después de cambiar de manos hace apenas dos años y medio es Eolia. La última rotación del capital de la compañía –creada en 2007 por N + 1 (ahora Alantra), la familia Merigó, Martin Varsavsky, así como las antiguas cajas de ahorros BBK y Kutxa, y los bancos Sabadell y Bankinter, entre otros socios– lugar en 2019. La administradora de fondos de pensiones canadiense Aimco (Alberta Investment Management Company) ha contratado la venta de Eolia a Cantor Fitzgerald, quien ya desempeñaba este rol con Oaktree, el vendedor anterior de la firma. Las valoraciones preliminares apuntan a unos 2.000 millones de euros. Uno de los potenciales interesados ​​es Naturgy, que tiene un exigente plan de inversión en renovables por 8.700 millones hasta 2025. Pero también hay otros inversores extranjeros que ya han mostrado interés en Eolia en el pasado, como el gigante canadiense de infraestructuras Brookfield. Aimco realizará la primera selección entre las ofertas preliminares recibidas a lo largo de septiembre, según fuentes financieras.

Bank of America y AZ Capital están coordinando la venta de Gransolar. HIG, Blackstone, Trilantic, L-GAM y Proa participaron como finalistas en la licitación. El ganador aún no se ha hecho público, pero las ofertas han rondado los 600 millones de euros.

Asimismo, Repsol busca un inversor, previsiblemente un Capital privado, para acompañarte en tus activos renovables como paso previo a un estreno en el mercado. Y consideró la posibilidad de ingresar también un socio financiero con un 25% en su negocio de clientes, valorado en un total de 10.000 millones. Esta operación, pilotada por Citi, ha quedado en el limbo. El director general de la petrolera, Josu Jon Imaz, ha insistido en que deben elegir con sumo cuidado un posible socio en esta área.

Del cartel de “se vende” también cuelgan las telecos especializadas en fibra óptica de EQT, Adamo, y de Red Eléctrica, Reintel, que pondrán en el mercado un máximo del 49% del capital. Ambos vendedores comparten como asesor de UBS, pero el fondo de capital riesgo sueco también está acompañado por ING, y el gestor del sistema eléctrico, por Barclays. Las valoraciones preliminares de estos activos se sitúan en 1.000 millones en el primer caso y 1.200 millones en el segundo. MásMóvil también está considerando vender parte de la red, o incluso la totalidad, de la fibra de su recién adquirida Euskaltel.

Las OPI de varias renovables se vuelven a colocar sobre la mesa

Mientras tanto, Telefónica ha vendido sus torres telefónicas a American Tower por 7.700 millones de euros y sigue pendiente la desinversión de su negocio de cable submarino. Aquí, uno de los principales interesados ​​es el fondo estadounidense I-Squared, que ofrece unos 1.600 millones de euros por el activo. El operador que preside José María Álvarez-Pallete también busca postor para su división Hispam, que agrupa sus activos en Chile, Colombia, Ecuador, México, Perú, Venezuela y Uruguay. De la misma forma, está preparando la venta de hasta un 49% de su filial Tech, con una valoración preliminar de unos 1.000 millones de euros. Apax ya ha mostrado interés en una posible entrada en la empresa.

Ferrovial, por su parte, lleva intentando vender su división de servicios desde finales de 2019. Tras fracasar en su intento de venderlo de una vez, el grupo ha fragmentado el negocio en dos áreas: el medio ambiente, con Morgan Stanley a la cabeza. de su venta, y la de infraestructuras, siendo Bank of America el responsable de llevar a buen puerto la operación. Al mismo tiempo, el primer banco de inversión también está acelerando la búsqueda de comprador para la filial británica de Ferrovial, Amey, con el objetivo de conseguir su desinversión antes de finales de 2021.

Ladrillo

Las operaciones en el sector inmobiliario han pasado más desapercibidas, pero en número han sido las más numerosas, con 313 entre enero y julio, según la consultora TTR. Los movimientos tienen lugar en las sombras, de forma lenta pero segura.

Los expertos consultados adelantan que habrá operaciones de consolidación, después de que Aedas haya comprado Áurea Homes y Neinor se haya hecho con el control de Quabit. El capital riesgo extranjero está presente en este segmento y busca deshacerse de una parte del ladrillo acumulado en los últimos años. Encima del tapete están Culmia (del fondo Oaktree), Habitat (de Bain Capital) y Vía Célere (Värde Partners). El administrador de activos inmobiliarios propiedad de Cerberus, Haya Real Estate, estaba a la venta hasta que Covid estalló y esta operación puede reanudarse a fines de este año o para 2022.

Cinven, por el momento, ha decidido frenar la venta de la tasadora Tinsa, tras no alcanzar las valoraciones esperadas y con la expectativa de impulsar su crecimiento.

Por admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *