Arnedillo: Empieza el tercer curso escolar de la pandemia en una localidad de La Rioja |  Educación

«¿Quieres empezar la escuela?» Pregunta el director de la Escuela Rural Arnedillo, en La Rioja, José Antonio Garrido, a la veintena de escolares que esperan en la puerta su primer día de clases. Respuesta unánime: «¡Sí!» Los alumnos de algunos colegios de Murcia y de todos los colegios de La Rioja (desde Infantil a Bachillerato y FP) son los primeros en iniciar las clases para el curso académico 2021-2022, el tercero afectado por la pandemia. A lo largo de la semana y, hasta el próximo lunes, escolares de toda España (algo más de ocho millones de alumnos) se incorporarán a un curso en el que el reto será retomar de lleno el presencial y recuperar los aprendizajes perdidos por la pandemia sin bajar la guardia para mantener a raya el virus en las escuelas. “Este es un curso diferente, con menos incertidumbre; Ha pasado un año, hemos ganado experiencia, ahora estamos en campaña de vacunación y se ha interiorizado el respeto a las medidas sanitarias ”, dijo esta mañana al canal SER la ministra de Educación, Pilar Alegría.

Contenido del Artículo

Más información

El Gobierno de La Rioja ha elegido un centro educativo rural para el acto inaugural con el objetivo de transmitir el mensaje de que van a utilizar todas las herramientas públicas para que los alumnos de los pueblos más pequeños tengan las mismas oportunidades que los de la gran ciudad. “Estamos en Arnedillo, en la Escuela Rural Alto Cidacos porque esta fue la primera escuela que tuvimos que cerrar, primero un aula y luego todo el centro, por la pandemia”, recordó el ministro de Educación de la comunidad, Pedro María Uruñuela. «Pero también porque queremos homenajear a toda la comunidad educativa del medio rural, porque sabemos que un pueblo que pierde la escuela es un pueblo condenado a desaparecer en este avance de la España vacía», añadió Uruñuela.

El curso arranca en condiciones mucho más favorables que el anterior, pero toda la comunidad educativa ha coincidido en que aún es fundamental no bajar la guardia y seguir cumpliendo con todas las medidas de seguridad para lograr el reto colectivo de desarrollar este curso al 100% en aulas y en condiciones normales. El colectivo de entre 12 y 29 años en La Rioja ya se acerca al 80% con la primera dosis de la vacuna, aunque con toda la pauta es cuatro veces menor.

Toma la temperatura de un estudiante este lunes en Arnedillo.
Toma la temperatura de un estudiante este lunes en Arnedillo.Javier Hernández / EL PAÍS

Eran aproximadamente las nueve menos cuarto de este lunes y una veintena de estudiantes ya esperaban en la entrada del centro, junto a las termas de Arnedillo, que ofrecen a los visitantes aguas que superan los 50 grados. Junto a ellos, en otro día caluroso en la zona, comenzaron a llegar miembros de la comunidad educativa riojana, desde los representantes del Consejo Escolar hasta los de las asociaciones de madres y padres, y los principales miembros del equipo de Educación de la comunidad. «Vamos a ganar este curso», dijo la consejera en el patio del centro, tras explicar algunas de las características que afectarán a una comunidad que supera los 50.000 alumnos.

Más información

Las novedades en los protocolos antipandémicos son que se puede reducir la distancia de seguridad de 1,5 metros a 1,2 entre alumno y alumno, y que las burbujas se extienden a todos los grupos en cada curso de Infantil y Primaria. En el resto de niveles, Secundaria, Bachillerato y FP, la otra novedad es que no habrá formación a distancia y se mantendrá la presencia, salvo que se produzca una «situación de brote epidémico», han explicado las autoridades educativas. En Niños, si se produce un contagio, todo el grupo de la burbuja se pondrá en cuarentena. En Primaria, con un 99% de profesores vacunados, los profesores seguirán trabajando incluso si hay un brote en su clase si dan pruebas de diagnóstico negativas. En el resto de niveles, ante un contagio, se realizará PCR el primer y décimo día a todos los alumnos de la clase.

La Rioja ha iniciado el curso con 200 profesores suplentes, la mitad que el año pasado, pero Educación asegura que aún no se ha cerrado el número y que seguirán atendiendo todas las necesidades de los centros. Otras comunidades, como Aragón, Andalucía y Madrid, también dotará a sus centros de menos profesores de refuerzo que el año pasado, una medida que han criticado los sindicatos y los padres. Murcia, por su parte, no contratará refuerzos de covid, pero asegura que prevé incrementar el profesorado mediante la contratación ordinaria.

La elección de Arnedillo es también un guiño al esfuerzo de muchas personas por mantener las aulas abiertas en las zonas rurales y luchar por frenar el avance de la España vacía. En La Rioja, este esfuerzo lleva el nombre de Plan Escolar Rural y tiene varios frentes abiertos, desde la caída de la ratio profesor / alumno para evitar el cierre de escuelas; el desarrollo de la Formación Profesional en las zonas rurales, con modelos y especialidades adaptadas al tejido productivo de cada zona; la mejora del transporte y un plan de estabilización del profesorado para favorecer su estancia y continuidad en las escuelas rurales. Además, Educación mantiene una línea abierta con la Universidad de La Rioja para que sus alumnos de Educación puedan realizar prácticas en centros rurales.

A principios de este año, La Rioja cuenta con 1.492 alumnos de Infantil y Primaria distribuidos en sus Centros Rurales Agrupados, CRA, entre ellos los 43 que cursan estudios en Alto Cidacos. Un centro que agrupa cuatro pueblos del valle del mismo nombre.

“En un momento en el que la despoblación y el envejecimiento de nuestros pueblos es un problema real que está sobre la mesa, no hay mejores argumentos que los servicios públicos de calidad, y en concreto una oferta educativa moderna, estable y de calidad, para ayudar a fijar a la población en estos lugares y animar a los que viven en otros lugares a establecer su residencia en el medio rural ”, explicó el ministro de Educación riojano. A su juicio, en los centros pequeños y rurales también hay ventajas:“ Un tamaño menor, una atención mucho más personalizada, un ambiente familiar , y lo más importante: centros educativos igualmente equipados que los del ‘mundo urbano’, y en los que también trabajan grandes profesionales de la educación ”.

Alumnos en el patio del colegio Arnedillo.
Alumnos en el patio del colegio Arnedillo. Javier Hernández / EL PAÍS

Puedes seguir a EL PAÍS EDUCACIÓN en Facebook y Gorjeoo regístrate aquí para recibir nuestro boletín semanal.

Por admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *