Arturo Murillo: El 'número dos' de la expresidenta de Bolivia, Jeanine Áñez, detenido en Estados Unidos |  Internacional
Arturo Murillo con la expresidenta de Bolivia, Jeanine Áñez, en una imagen del 23 de noviembre de 2019 en La Paz.
Arturo Murillo con la expresidenta de Bolivia, Jeanine Áñez, en una imagen del 23 de noviembre de 2019 en La Paz.Juan Karita / AP

El exministro de Gobierno (Interior) de Bolivia de la ex presidenta Jeanine Áñez, Arturo Murillo, fue detenido en Miami junto a su ex asistente y tres empresarios estadounidenses. Todos están acusados ​​de armar un esquema de soborno y blanqueo de capitales para aprovechar una importación de gas lacrimógeno llevada a cabo por el país sudamericano cuando Murillo ocupaba el cargo.

Según el Departamento de Justicia de Estados Unidos, Murillo, su ex «jefe de gabinete» (asistente principal) Rodrigo Méndez Mendizábal, y un funcionario no identificado del Ministerio de Defensa boliviano recibieron $ 602.000 en sobornos de los tres estadounidenses detenidos. Se trata de los propietarios de Bravo Tactical Solutions, empresa con sede en Florida que actuó como intermediario entre el Estado boliviano y el proveedor brasileño Cóndor para la compra, por parte de Bolivia, de gas lacrimógeno y otros equipos no letales por un valor aproximado de 5 , 6 millones de dólares.

El informe indica que esta empresa entregó los sobornos entre noviembre de 2019, días después de la llegada al poder de Jeanine Áñez, y abril de 2020, con la intención de “obtener y mantener” este contrato de intermediación. Para el gobierno boliviano, Bravo Tactical Solutions se quedó con poco más de 2,3 millones de dólares del total del contrato, ya que el pago real a la fábrica ascendió a solo 3,3 millones.

Más información

El Departamento de Justicia de Estados Unidos informó que, según investigaciones del FBI, los tres dueños de Bravo Tactical Solutions “lavaron el dinero” que recibieron de la transacción en bancos del sur de Florida y “orquestaron el pago de $ 582.000 en efectivo a Murillo y Méndez”. .

El sucesor de Murillo en el Ministerio de Gobierno, Eduardo del Castillo, aseguró que Bolivia solicitará la extradición de él y del exministro de Defensa de Áñez, Fernando López, quien firmó el contrato de compra de los gases. López dijo en un tuit que ve la investigación del FBI como «un rayo de esperanza», sugiriendo que el único responsable de lo sucedido fue su excolega Murillo.

Ambos fueron considerados los «halcones» del gobierno interino que se apoderó del país tras el derrocamiento del presidente Evo Morales, y asumieron un papel protagónico en la represión de las protestas que estallaron contra la llegada de Áñez al poder, que se saldaron con más de 30 muertos. . Murillo fue el principal responsable de la persecución judicial y policial contra los líderes del Movimiento al Socialismo (MAS), el partido de Evo Morales. También llamó la atención con declaraciones como que realizaría una «persecución» contra un colaborador de Morales y que «daría la vida» mientras el MAS no regresara al poder.

Poco antes de estos hechos, Del Castillo había acusado a Murillo de «hacer desaparecer» 400 kilos de cocaína incautados por la policía y de haber impedido la extradición del «pez gordo» del narcotraficante Einar Lima Lobo, quien debía ser trasladado a Brasil. antes de la gestión del gobierno interino, pero solo fue expulsado de Bolivia cuando terminó esa gestión. Del Castillo también denunció que 52 exfuncionarios del Ministerio de Gobierno en la época de Murillo estuvieron involucrados en casos de corrupción.

Murillo se convirtió en el principal ministro de Jeanine Áñez por su amistad con el expresidente. Ambos eran senadores del ala más dura de la oposición cuando cayó el MAS. Murillo estuvo tan cerca del presidente que en algunas apariciones públicas de ambos dictó en voz alta los puntos que debía tocar. Según el actual gobierno boliviano, Áñez está relacionado con el «clan mafioso» integrado por sus dos exministros de seguridad. Hoy se encuentra en una cárcel de La Paz, acusada de terrorismo, sedición y conspiración para expulsar del poder a Evo Morales. Esta acusación ha sido criticada por varias organizaciones internacionales de derechos humanos.

Luis Fernando Camacho, gobernador de Santa Cruz y acérrimo opositor, se ha sumado a la solicitud de extradición. “En ese momento lo teníamos claro: la gente luchó contra el fraude [que se acusa a Morales de haber realizado en las elecciones de octubre de 2019]Pero luego los viejos políticos tomaron el poder y traicionaron nuestra lucha ”, declaró.

Suscríbete aquí al Boletin informativo de EL PAÍS América y reciba todas las claves informativas de la situación actual de la región.

Por admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *