Atletismo: Tessy Ebosele mantiene la triple moda española |  Deportes

Apenas hay una historia que se escriba de Tessy Ebosele que no comience con su travesía por el Mediterráneo en un barco y su llegada a España en brazos de su madre cuando tenía un año y medio. «Y eso de la patera ya me cansa, y no porque no esté orgulloso de mis orígenes africanos, que soy, y mucho», dice Ebosele, de 19 años, quien en un tuit cuenta cómo un día estuvo en el En la puerta de un supermercado esperando a una amiga se acercaron unas señoras que pensaron que estaba preguntando y querían darle dos euros. «Y fui estúpida, porque los rechacé», dice. Y debería haberme quedado con ellos. Dos euros son dos euros ”. Y luego, más grave: “Pero si estoy en las noticias es por mis logros deportivos, y eso es lo que hay que decir. Si buscas historias de superación y esas cosas, cuenta la historia de mi madre, que tuvo que irse de Nigeria, y aquí crecí y trabajo, y gracias a ella estoy en la universidad ”.

Más información

Son pocos, precisamente, los logros deportivos de Ebosele, criada en Vitoria, deportista desde niña en el club La Blanca de la mano de los entrenadores Jokin Azkoaga y Jesús Zúñiga, y afincada en San Sebastián, donde se prepara Asier San Sebastián. ella, estudia derecho y vive en una universidad. No cuenta con ninguna ayuda ni beca de la federación y en unas semanas de un caluroso verano ya ha conseguido, en la categoría sub-20, antes llamada junior, ser subcampeona de Europa en longitud en Tallin (6,63m ), subcampeona del mundo en triple salto (13,63m) y quinta en longitud en Nairobi, ambas por detrás de la fenomenal sueca Maja Askag, que es su amiga y quiere ir a San Sebastián a entrenar unas semanas con ella. «Y solo por conocer gente diferente, por viajar, por competir con el equipo, por compartir la ilusión, siento mucha felicidad», dice Ebosele desde Nairobi por teléfono. «Es un sueño hecho realidad. Nunca había tenido la oportunidad hasta ahora».

«Apenas ha entrenado en serio, cinco días a la semana, solo un año, y con dolor en el tendón de Aquiles y malestar más por la falta de costumbre de entrenar duro», dice Asier San Sebastián, de 30 años, quien como entrenador, sigue siendo un atleta en longitud y también triple. “No he hecho nada excepcional con ella como entrenadora, pero Tessy tiene un potencial muy grande, un gran margen de mejora técnica que seguro avanzará, porque capta muy bien los problemas técnicos, la primera vez, y está muy bien. competitivo, ella ansía ganar. En cuatro o cinco años será muy, muy alto a nivel internacional ”.

Se moja más, quizás porque no le preocupa ocultar su pasión, o su entusiasmo, el sabio atlético Ramón Cid. «Tessy puede llegar a los siete metros de eslora en muy poco tiempo y superar los 14 metros en triple, marca ya de gran nivel mundial, y además es muy rápida y buena para los 100 y 200 metros», pronostica Cid, triplete olímpico en Moscú, sucesor de Areta en la tabla de récords españoles, director técnico nacional durante muchos años, entrenador del combinar, y tripulante y velocista, María Vicente y la también vallista olímpica Teresa Errandonea, y profesora de Asier San Sebastián. “Solo necesitas conectar a tierra la tremenda energía que tienes y canalizarla. Cuando lo haga, será la bomba. «

Solo, inevitablemente, el recuerdo de Ana Peleteiro, campeona del mundo júnior en 2012 y nueve años después medallista olímpica, y Ebosele, admitiendo que entre la gallega y Yulimar Rojas han hecho del triple femenino la especialidad de moda en España, se resuelve rápido. “No tengo ídolos, pero Yulimar y Ana son mis referentes. Me gustaría competir con ellos algún día ”, dice Ebosele, quien también representa de alguna manera lo que los norteamericanos llaman la nueva poderosa feminidad negra en el deporte, la que lideran Allyson Felix y Simone Biles, como se muestra en otro tuit. escrito el 5 de agosto, pocos días después de que Peleteiro y Ray Zapata fueran medallistas en Tokio: “¿Qué más dará el color u orientación sexual del deportista? El deporte debe ser un espacio seguro y abierto a la diversidad. Y si tu ideología te nubla tanto que no puedes estar feliz con el éxito de un deportista, estás lleno de odio ”.

Hace un par de años, antes de Ebosele, se abrieron dos caminos. Se la llevó a Madrid, a la residencia Blume, a la que renunció. No quería convertir su vida en atletismo y solo deportes y simplemente pasar el día con atletas. El otro fue ir a San Sebastián, a llevar la vida de universitaria y deportista, el camino que eligió, y le dijo a Asier San Sebastián: “Aquí puedo ser feliz. Si estoy feliz, salto más ”.

Todo el mundo le habla de un futuro espléndido en el atletismo, pero a veces se arrepiente, sobre todo si lo ha hecho mal, de que el tiempo que pasa yendo a las competiciones sea tiempo que pierde estudiando, y que sus notas se resientan. «Me gustaría tener alguna ayuda o beca para ser más independiente y poder dar más al atletismo e incluso no presionarme tanto con mis estudios, pero dependo de la ayuda de mis padres, y quiero su esfuerzo y sacrificio para ser recompensado ”, dice Ebosele, quien tiene una gran curiosidad por la historia y la cultura del atletismo pero eso no es lo más importante. «El tiempo dirá lo que soy, pero por ahora le doy más importancia a mis estudios porque no sé qué pasará, si me convertiré en un profesional del atletismo o no … Ahora mismo es más importante para mí terminar Derecho y convertirse en abogado o jurista … «.

Puedes seguir a EL PAÍS DEPORTES en Facebook y Gorjeoo regístrate aquí para recibir nuestro boletín semanal.

Por admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *