Banco Sabadell anuncia a los sindicatos el cierre de 320 oficinas |  Economía

Banco Sabadell anunció este martes a los sindicatos que prevé cerrar 320 oficinas este año durante la segunda reunión para negociar el Expediente de Ordenación del Trabajo (ERE). Este ajuste implica una reducción de la red de oficinas del 20% respecto a principios de 2021. Según fuentes sindicales, la entidad que preside Josep Oliu ha comunicado que el expediente afectará finalmente a 1.936 trabajadores. De estas, más de 1.600 proceden de la red de oficinas, mientras que el resto se encuentran en centros corporativos. La entidad ha justificado el ERE en la necesidad de mejorar su rentabilidad, en la caída de la actividad en las oficinas y en el incremento del acceso digital por parte de los clientes. Los sindicatos rechazaron la medida y exigieron una alternativa, como la adhesión voluntaria a un «plan de despido».

Más información

Sabadell celebró la segunda de las cuatro reuniones previstas con los representantes de los trabajadores para abordar el segundo ERE que está ejecutando en menos de un año. La entidad trasladó a los representantes que cerrará 320 oficinas y que 172 de las sucursales actuales se convertirán en «cajas de ahorros avanzadas». Con este concepto se refieren a oficinas que contarán con un cajero automático y las operaciones necesarias para las operaciones del día a día siempre disponibles, pero que ofrecerán otros servicios solo en determinados horarios. Además, serán dirigidos por el responsable de otra oficina cercana. De hecho, el grueso de las salidas del banco vendrán desde las oficinas, aunque fuentes de la negociación sostienen que eso dependerá de cómo vayan las conversaciones.

El banco también ha entregado una carpeta con los argumentos que justifican el ERE, que afecta al 12,5% de la plantilla actual del banco de origen catalán. La entidad alega causas económicas, señalando que su rentabilidad es del 3%, cuando el costo de capital es tres veces mayor (superior al 9%), y productivo. Estos se concretan en la caída de la actividad en las oficinas (68,7% en las principales operaciones realizadas en la red respecto a 2017) y el incremento del uso del entorno digital por parte de los clientes (el volumen de clientes en línea es 19,2% superior a 2017).

En un comunicado, la UGT rechazó el ERE «con la máxima rotundidad» y denunció que este proceso es incompatible con la contratación de cerca de 200 nuevos directivos en la red de oficinas. El nuevo ajuste se suma al que la entidad ya acordó con los sindicatos a finales de 2020, tras el cual 1.800 empleados se retiraron voluntariamente durante el primer trimestre de este año. El banco, sin embargo, considera que este expediente no fue suficiente para cubrir los 1.900 puestos que se extinguirán con el ERE.

Por admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *