Chile avanza hacia el matrimonio igualitario impulsado por Sebastián Piñera |  Internacional

Como si el escenario político chileno no estuviera lo suficientemente trastornado luego de las elecciones del 15 al 16 de mayo, donde los independientes y la izquierda ganaron la mayoría de la convención constituyente, el presidente Sebastián Piñera ha puesto nuevos ingredientes en la agenda al anunciar que su gobierno promoverá matrimonio igualitario en el Parlamento. Lo adelantó el martes en su última cuenta pública y hace unas horas materializó la propuesta ante el Congreso. El proyecto de ley, que permitirá el matrimonio entre personas del mismo sexo en Chile, tardará aproximadamente un mes en tramitarse, por lo que sería promulgado por esta misma Administración de derecha, que finaliza en marzo de 2022.

Más información

“En nuestro primer gobierno (2010-2014) impulsamos el Acuerdo de Compañero de Vida”, recordó Piñera sobre la iniciativa que permitió mejorar las condiciones legales y sociales de dos personas del mismo o diferente sexo que integran una familia. “Hoy creo que debemos ahondar en el valor de la libertad, incluida la libertad de amar y formar una familia con el ser querido. Y también en el valor de la dignidad de todas las relaciones de amor y afecto entre dos personas. Creo que ha llegado el momento de garantizar esa libertad y dignidad a todas las personas. Creo que ha llegado el momento del matrimonio igualitario en nuestro país ”, anunció el presidente, menos de 10 meses después de salir de La Moneda.

Fue una carta bajo la manga que sorprendió al mundo político, a los activistas de la diversidad sexual y, sobre todo, a su propio sector, donde no hay acuerdo al respecto y donde hay mayor resistencia a avanzar en este tipo de libertades individuales. . Si bien algunos partidos del bloque Chile Vamos están abiertos a legislar sobre el matrimonio igualitario, en otras comunidades, como la Unión Democrática Independiente (UDI), algunos de sus líderes históricamente han rechazado la iniciativa. Tampoco a los parlamentarios evangélicos de derecha les gustó la decisión de Piñera. «Traicionó al mundo cristiano», escribió el parlamentario de Renovación Nacional (RN), Leonidas Romero.

El proyecto que se discutirá en el Congreso será el enviado por Michelle Bachelet al finalizar su segundo gobierno (en septiembre de 2017). Tuvo resistencia de la derecha, pero también de su propio bloque de centroizquierda, especialmente de la Democracia Cristiana (DC). El presidente, en todo caso, solo lo presentó, sin ninguna urgencia. Entonces, el Ejecutivo de Piñera lo dejó dormir en el Senado y los sectores progresistas del Parlamento tampoco lo priorizaron, por lo que no ha registrado ningún avance legislativo desde enero de 2020. Consiste, fundamentalmente, en modificar el artículo 102 del Código Civil chileno y suprimir el expresión de que el matrimonio es entre un hombre y una mujer, para indicar que es entre dos personas. Este tema es crucial, porque permite la adopción homoparental.

La Fundación Iguales, entidad que trabaja por los derechos de la comunidad LGBTI, calificó de «positivo» el anuncio del presidente Sebastián Piñera, pero destacó que «lo seguirá de cerca para cumplir con su compromiso». “No es la primera vez que el mundo político ha tratado de mejorar su imagen con el deseo de tantas familias. Destacamos este anuncio, pero seguiremos trabajando para hacerlo realidad y contar con el apoyo político necesario de ambas Cámaras ”, afirmó Isabel Amor, directora ejecutiva de la fundación. El Movimiento de Integración y Liberación Homosexual (Movilh), en tanto, aplaudió que el mandatario decidiera otorgar extrema urgencia a la tramitación del matrimonio igualitario.

“Es una gran y esperanzadora señal para las parejas del mismo sexo y para las familias homoparentales que se encuentran en completa desigualdad legal. Después de 30 años de lucha, cerramos una de las batallas más importantes para las personas LGBTIQ. Todas las familias finalmente tendrán la dignidad que se merecen ”, dijo Rolando Jiménez, líder de Movilh.

La decisión de Piñera de darle extrema urgencia a la tramitación del matrimonio igualitario en el Congreso representa un intento de La Moneda de volver a la agenda política, en meses de múltiples crisis. Pero su anuncio enredó la competencia presidencial dentro del bloque, donde cuatro candidatos se medirán en las primarias del 18 de julio para definir al candidato presidencial del sector que llegará en la primera vuelta el 21 de noviembre: Joaquín Lavín (UDI), Sebastián Sichel ( independiente), Ignacio Briones (Evópoli) y Mario Desbordes (RN). El tema complicó especialmente la UDI de Lavín, donde algunos creen que Piñera traicionó a su bloque al impulsar una iniciativa que no estaba en el programa del gobierno.

Con el apoyo de parlamentarios progubernamentales que ya han expresado su apoyo, el matrimonio igualitario tiene amplias posibilidades de ser aprobado en el Congreso. Sería uno de los hitos de este Gobierno, que busca contrarreloj anclar su legado.

Suscríbete aquí al Boletin informativo de EL PAÍS América y reciba todas las claves informativas de la situación actual de la región.

Por admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *