¿Cómo pueden las centrales hidroeléctricas inflar el precio de la electricidad?  Compañías

La subida del precio de la electricidad no conoce freno. El megavatio hora (MWh) ha marcado ocho máximos históricos en el mercado mayorista durante el mes de agosto y comienza septiembre batiendo todos los récords registrados hasta el momento con 132,47 euros.

Las razones que se aducen para explicar este aumento son el aumento de los costes del gas (que abastece a las centrales de ciclo combinado) y los derechos de emisión de CO2 (que también impacta en estas centrales). Son costes que encarecen la producción de este tipo de energía y que inciden en el precio a través del sistema de subastas.

Cada día, el operador del sistema eléctrico (Red Eléctrica) estima la demanda de energía a cada hora del día en base a datos históricos. Y luego se pasa primero a las tecnologías más baratas, como las renovables, para cubrir la demanda, pero si estas no son suficientes, lo hace con las más caras, el gas y el carbón. El detalle es que la última fuente en ingresar al cruce establece el valor de todas las demás. En resumen, consiste en un sistema de precios «marginalista» y está gestionado por Omie.

Sin embargo, el lunes la vicepresidenta tercera y ministra de Transición Ecológica y Reto Demográfico, Teresa Ribera, apuntó directamente a la generación hidroeléctrica, y no al gas natural, como responsable del loco aumento de la electricidad, acusando a las empresas eléctricas que gestionan las centrales hidroeléctricas. no mostrar “empatía social alguna”.

La energía hidroeléctrica, y no las centrales de ciclo combinado, ha marcado el precio en el mercado mayorista en el 65% de las horas de junio, en el 64% de las de julio y en el 59% de las de agosto. En buena parte de estas horas los precios han sido varias veces superiores a los registrados el año anterior, a pesar de que los embalses son los mismos y que la generación eléctrica depende de algo tan sencillo como abrir o cerrar un portón.

Esta generación no implica ningún coste variable, pero sí el llamado coste de oportunidad: gracias al embalse, la planta tiene la posibilidad de ofrecer energía en el momento que quiera, por lo que puede maximizar sus ingresos teniendo en cuenta el agua. almacenados, las previsiones de lluvia y las previsiones de precios de venta de electricidad futuros.

Mercado oportunista

Así, tal y como indica la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU), la energía hidráulica se fija en su competidor directo (ciclos combinados) y, en lugar de realizar ofertas con un margen razonable, ajusta su precio al inmediatamente anterior al cual los ciclos combinados podrían ofrecer. Una posibilidad también apoyada por fuentes de la industria, y que enlaza con los comentarios de Ribera. El resultado es que las plantas maximizan los ingresos vendiendo energía a un precio similar al ciclo combinado pero sin incurrir en sus costos. Otras energías renovables, como la solar o la eólica, se benefician de los altos precios, pero al no almacenar capacidad no pueden elegir cuándo hacerlo.

“El resultado: los ciclos combinados que utilizan gas son determinantes para fijar los altos precios actuales, pero son los que menos se benefician de esta situación, ya que la energía hidráulica es suficiente para cubrir la demanda en casi el 60% de las horas”, argumenta el asociación. Considera que el sistema “oportunista” permite que tecnologías con costos bajos hagan ofertas con precios inflados ”en situaciones como la actual, en las que aprovechan la ausencia de costos y la estrechez de los competidores.

«Aunque suene a broma, la empatía cotiza en bolsa», dijo Ribera en el Congreso de los Diputados este lunes, en referencia a las acciones de las empresas encargadas de gestionar este tipo de centrales. De hecho, semanas atrás calificó de «escandalosa» la situación que sufren embalses como los de Ricobayo (Zamora) y Valdecañas (Cáceres), ambos gestionados por Iberdrola, dada la reducción «drástica» de sus aguas, y aseguró que son ya investigando a la compañía eléctrica. Por su parte, distintas empresas consultadas se han negado a reaccionar a las declaraciones del ministro.

El Gobierno ya está trabajando en la aplicación del artículo 55 de la Ley de Aguas para «tener orden» en este tipo de concesiones. Este artículo incluye el control de los embalses y las competencias de las confederaciones hidrográficas para el manejo de estas plantas.

El Ejecutivo ha lanzado dos proyectos de ley para bajar el precio de las facturas eléctricas: el Fondo Nacional para la Sostenibilidad del Sistema Eléctrico (FNSSE) y otro para frenar la sobreremuneración que recibe la generación a través de centrales eléctricas no emisoras de CO2 (hidráulicas y nucleares). ) antes de 2005. Ambas medidas harán que las empresas energéticas afronten el pago de unos 8.000 millones de euros.

Papel de las centrales hidroeléctricas en el nuevo modelo eléctrico

Varios expertos de la industria consultados por Cinco días Coinciden en que se debe considerar la «relevancia» de las centrales hidroeléctricas en el nuevo modelo eléctrico y para la integración de las renovables. De hecho, creen que el sistema eléctrico del futuro tiene que resolver los principales desafíos derivados de la fuerte penetración de las tecnologías renovables, «muchas de ellas intermitentes e inmanejables».

En concreto, señalan «situaciones de estrés para el sistema provocadas por la insuficiente generación de la empresa o el exceso de generación renovable, el aumento de los servicios complementarios por la mayor necesidad de equilibrar la producción intermitente y la volatilidad de los precios».

Por admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *