Covid-19: España alcanza los 25 millones de personas vacunadas |  Sociedad

España consigue cumplir el cuarto objetivo marcado por el Gobierno dentro de la estrategia nacional de inmunización frente al covid-19: cerrar la cuarta semana de julio con 25 millones de personas vacunadas con el calendario completo. El Ministerio de Salud ha confirmado este jueves que el 52,8% de la población -en concreto, 25.060.958 millones de personas- ha completado el ciclo de vacunación. En plena quinta ola, con el aumento de las infecciones y la incidencia acumulada por encima de los 659 casos por 100.000 habitantes, España se encuentra ahora inmersa en la vacunación de los más jóvenes y la repesca de los ciudadanos de los colectivos más vulnerables que se han quedado rezagados.

Contenido del Artículo

Más información

El Gobierno ha cumplido tres de los cuatro objetivos marcados hasta la fecha: solo la meta anterior -alcanzar el 20 de junio con 15 millones de personas con el calendario de vacunación completo- quedó en el aire para algo más de 560.000 personas, aunque ese pequeño retraso ya se ha recuperado. . La tasa de inoculación no disminuye y las comunidades pinchan la mayoría de las vacunas que están llegando. Salvador Peiró, epidemiólogo de la Fundación para el Fomento de la Salud y la Investigación Biomédica de la Comunidad Valenciana (Fisabio), asegura que «la vacunación va lo mejor que puede con las vacunas disponibles». España ha recibido alrededor de 56 millones de dosis desde el inicio de la campaña de vacunación y las comunidades se han inyectado, según el último informe del Ministerio de Sanidad, el 94,6% de ellas. «Llegan menos dosis que en junio, pero se avanza a buen ritmo», insiste el epidemiólogo.

En junio, Pfizer-BioNTech adelantó los envíos de dosis programados para el cuarto trimestre y, entre estos y los envíos del resto de vacunas, llegaron a España casi 19 millones de unidades. En lo que va de julio se han recibido casi nueve millones. Las comunidades pinchan entre 500,00 y 700.000 dosis diarias y, a diferencia de los grandes países europeos -como Francia, Alemania o Italia-, donde la tasa de pinchazos se ha ralentizado o estancado, España mantiene la tendencia estable o al alza. José Martínez Olmos, profesor de la Escuela Andaluza de Salud Pública, sostiene que en España hay poca renuencia a la vacuna. “Estamos aplicando las vacunas que nos llegan porque tenemos un sistema accesible, universal, y hay una gran predisposición de la población a la vacuna. Aunque, ojo, todavía tenemos que vacunar a la población joven y, aunque seguramente seguirá el mismo ritmo, no podemos confiar en nosotros mismos: hay que insistir en los beneficios de la vacuna ”. Más de la mitad de la población adulta europea (53%, según el Centro Europeo para el Control de Enfermedades) ha completado el régimen de vacunación.

España se encamina hacia el verano con la gran mayoría de su población más vulnerable totalmente protegida. La estrategia española priorizó los pinchazos en las personas mayores y con mayor riesgo de padecer una covidumbre grave o morir y, siete meses después de las primeras inyecciones, la cobertura es casi total en los mayores de 70 años. El 84,4% de los 60 y el 86,5% del grupo de 50 a 59 años también tienen el calendario de vacunación completo.

Centro de vacunación instalado en el Estadio Olímpico de Sevilla.
Centro de vacunación instalado en el Estadio Olímpico de Sevilla.PACO PUENTES

Los grupos más jóvenes siguen adelante, que es donde ahora se está preparando el virus. Siendo los sectores menos protegidos de la población y, al mismo tiempo, los que tienden a tener los niveles más altos de interacción social, la incidencia acumulada -especialmente en veinteañeros y adolescentes- se dispara (1.863,77 y 1.586,66 casos por 100.000 habitantes, respectivamente) . Por ahora, más de dos tercios de las personas de entre 40 y 49 años ya están completamente vacunadas y casi el 60% de las que están en la treintena han recibido la primera dosis. Varias comunidades, además, ya han abierto citas a personas entre 20 y 29 años y adolescentes.

“Vacunar a estos grupos servirá”, tiende Peiró, “pero lo que vacunamos hoy no tiene protección suficiente durante cinco semanas. Y menos con la variante delta circulando, por lo que la protección de la primera dosis es menor. La ola hay que controlarla con lo clásico: medidas de reducción de contacto ”, insiste. Varias comunidades han obtenido el aval de la justicia para decretar severas restricciones que afectan derechos fundamentales, como el toque de queda o la limitación de reuniones. Cataluña y la Comunidad Valenciana tienen limitaciones en la movilidad nocturna y también Aragón, Navarra y Asturias han pedido a sus respectivos juzgados, informa Efe. En Baleares están prohibidas las tertulias entre la 1:00 y las 6:00 horas cuando la incidencia acumulada a lo largo de 14 días supere los 450 casos por 100.000 habitantes y Murcia tiene reuniones informales limitadas a grupos de 10 personas como máximo.

Martínez Olmos recuerda que todavía hay un gran grupo de personas susceptibles de contagiarse y la prioridad debe ser seguir vacunando. De hecho, si bien los pinchazos han logrado una alta protección frente a enfermedades graves y muerte en los colectivos más vulnerables, la atención primaria sigue abrumada por el aumento de nuevas infecciones y la ocupación hospitalaria ha vuelto a crecer: 7.618 personas ingresan por covid y, de de ellos, 1.240 se encuentran en cuidados intensivos (UCI). Esto significa que el 13,5% de las plazas críticas disponibles en España están ocupadas por pacientes con covid, aunque este porcentaje se acerca al 40% en el caso de Cataluña, donde la presión asistencial es mayor.

Inmunidad de grupo

El último objetivo pendiente anunciado por el Gobierno es cerrar agosto con el 70% de la población española vacunada con el calendario completo. Este porcentaje fue considerado por expertos y autoridades como el umbral para lograr la inmunidad grupal, una cobertura poblacional que dificultaría la circulación del virus. Los epidemiólogos consultados, sin embargo, aclaran ahora que una cobertura del 70% será insuficiente para detener la pandemia. Para empezar, porque la variante delta, que será predominante en Europa en agosto, es hasta un 60% más transmisible. “El concepto de inmunidad requiere que sea homogéneo para que surta efecto”, dice Martínez Olmos. “Dudo que el 70% otorgue inmunidad de grupo. Lo que hay que hacer es llegar al 100% de la población que puede vacunarse ”. Peiró coincide y añade que «el verano no va a ayudar mucho» a acelerar los pinchazos y «las altas tasas de contagio retrasarán también la cobertura de vacunación», ya que una persona infectada menor de 65 años tiene que esperar seis meses tras la infección para vacunarse.

Los expertos piden no bajar la guardia y también volver a atrapar a todas las personas vulnerables que se han quedado atrás, una estrategia que ya han implementado varias comunidades, como Cataluña, que ha desplegado autobuses en algunas zonas de la comarca para acercar a la población más cerca. vacunación en la calle y facilitar el acceso al sistema. Los epidemiólogos también advierten a las administraciones que tengan cuidado con los anuncios triunfalistas. Peiró alerta: “Los mensajes de que la vacunación va como una inyección reducen la percepción de riesgo. La estrategia subyacente debe ser inmunizar al mayor número posible de personas por la vía de la vacuna, no por la vía salvaje ”.

Por admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *