A través del cine y de las series, el resto del mundo conoce algunas de las tradiciones navideñas de Estados Unidos.

Por ejemplo, las cuidadas decoraciones, dentro y fuera de la casa, el frenesí por las compras o la reiteración de los villancicos por altoparlantes en centros comerciales.

También en películas inolvidables hemos visto la gente corriendo por las calles nevadas intentando parar un taxi en los días previos a las fiestas, mientras alguna historia de amor se hace posible a esas esquinas románticas y enloquecidas.

La mesa navideña de los norteamericanos, también muy retratada en escenas maravillosas de su cine, tiene algunas semejanzas con las de Argentina y otros países, a pesar de que allí están en pleno invierno, hace frío, y, por eso, tienden a servir comidas calientes, con bastantes salsas de aceleradas calorías.

Mesa Navideña. En Estados Unidos, el pavo asado relleno el medio de la mesa./ Imagen Timolina para Freepik.Mesa Navideña. En Estados Unidos, el pavo asado relleno el medio de la mesa./ Imagen Timolina para Freepik.

Un mes después del Día de Acción de Gracias (23 de noviembre y otra fiesta muy filmada y exportada de los norteamericanos) llega el momento de preparar los platillos típicos de la Noche Buena y la que deposita en un nuevo año. Y los platillos abundantes son infaltables en todos los hogares estadounidenses.

Navidad 2023: cuáles son las comidas que no pueden faltar en hogares de Estados Unidos

El pavo asado se prepara en Estados Unidos relleno de pan de maíz y hierbas frescas./ Imagen de Timolina, para Freepik.El pavo asado se prepara en Estados Unidos relleno de pan de maíz y hierbas frescas./ Imagen de Timolina, para Freepik.

Como lo marca muy bien el sitio Gastrolab en su nota titulada «7 platillos y bebidas que no deben faltar en la cena navideña en Estados Unidos«, la estrella indiscutible de la cena navideña de los norteamericanos es el pavo al horno, un plato que trasciende regiones para convertirse en símbolo de generosidad y abundancia.

Desde hace mucho tiempo, las familias mantienen la tradición de preparar este pavo con relleno de pan de maíz, hierbas frescas y otros ingredientes que varían según las preferencias familiares. La textura jugosa y los sabores infusionados hacen del pavo una verdadera exquisitez.

Otro clásico es el jamón glaseado, que ofrece una combinación de sabores dulces y salados. El glaseado, a menudo elaborado con miel, azúcar morena y especias, realza la jugosidad del jamón, para convertirlo en una deliciosa alternativa al pavo al horno.

El jamón glaseado es otro de los platos infaltables de los norteamericanos en las fiestas de Navidad y Año Nuevo./ Foto Sitio  ProgCarne.El jamón glaseado es otro de los platos infaltables de los norteamericanos en las fiestas de Navidad y Año Nuevo./ Foto Sitio ProgCarne.

A pesar de los platos contundentes, las ensaladas frescas también tienen su lugar. Las ensaladas de hojas verdes, con arándanos, nueces y aderezo de arce, son populares en el nordeste, mientras que, en el sur, la ensalada de col rizada con aderezo de vinagre y mostaza es una elección clásica.

Son ensaladas que aportan un toque de frescura y también equilibran la abundancia de los platos principales.

Guarniciones y postres

Las guarniciones son tan importantes como los platos anteriores. El puré de papas, cremoso y suave, se sirve tradicionalmente con una generosa porción de manteca. En contraste, las batatas asadas, o en puré, endulzadas con malvaviscos caramelizados, son un “homenaje” a la riqueza de los productos de la tierra. Ambas guarniciones aportan una sensación reconfortante que complementa a la perfección los sabores principales de la cena.

Las galletas navideñas inundan las mesas dulces de Estados Unidos. Las de jengibre son las preferidas./ Foto Laura James para Pexels.Las galletas navideñas inundan las mesas dulces de Estados Unidos. Las de jengibre son las preferidas./ Foto Laura James para Pexels.

El final de la cena navideña en Estados Unidos no estaría completo sin una selección de galletas y tartas dulces. Las galletas de jengibre decoradas con glaseado, los clásicos panes de frutas y las tartas de calabaza son solo algunas de las delicias que endulzan el paladar de los comensales.

Estos postres no solo son una muestra de habilidades culinarias, sino que también encarnan la creatividad y la alegría propias de la temporada.