Actualizado

En el vuelo privado que ya ha llegado a la capital italiana tambin se encontraba el obispo Isidoro Mora y 16 sacerdotes

Chequeo medico el 2 de enero al obispo Rolando
Chequeo medico el 2 de enero al obispo Rolando lvarez.MUNDO
  • Monseor Rolando lvarez El tesn del ‘Mandela’ nicaragense
  • Desaparecidos La cacera a los que rezan que no se ha detenido ni por Navidad (de la dictadura de Daniel Ortega)

La dictadura sandinista ha desterrado a Roma a monseor Rolando lvarez, el obispo rebelde conocido como el Mandela nicaragense, segn han confirmado a EL MUNDO fuentes del exilio nica. En el vuelo privado que ya ha llegado a la capital italiana tambin se encontraba el obispo Isidoro Mora y 16 sacerdotes y seminaristas apresados durante la embestida de Navidad contra la Iglesia Catlica.

En este grupo de desterrados tambin destacaba monseor Ismael Serrano, prroco de San Miguel Arcngel y exorcista de la dicesis.

Los medios periodsticos en el exilio tambin se han hecho eco de la noticia, que sucede das despus de que el papa Francisco abogara pblicamente por los acuerdos con Managua.

«Hoy es un da de victoria para Nicaragua y su iglesia. La dictadura recibi un duro gancho al hgado. Viva Nicaragua libre!», constat el ex diplomtico Arturo McFields tras confirmar la excarcelacin de los dos obispos y los sacerdotes.

La liberacin de lvarez llega despus de permanecer 500 das encarcelado y de sufrir una condena de 26 aos por traicin a la patria. Hasta en dos ocasiones se neg el obispo de Matagalpa en salir de prisin y del pas por destierro, lo que ech por tierra los planes polticos de Daniel Ortega.

En paralelo a las peticiones del Vaticano, Washington aument su presin para conseguir la liberacin. A principios de enero, el rgimen sandinista volvi a exhibir a lvarez en sus medios de propaganda slo horas despus de que Brian A. Nichols, subsecretario de Estado, exigiera su excarcelacin.

La administracin de Joe Biden no se conform con ver al obispo rebelde en televisin y amenaz con aumentar sus sanciones contra Managua. Das despus se ha confirmado el destierro a Roma de los religiosos catlicos.

La justificacin ante la ltima andanada revolucionaria contra la Iglesia Catlica lleg en boca de la «copresidenta» Rosario Murillo, que compar a los sacerdotes con el diablo. «Con palabras y sentimientos catlicos hablan de fe, son verdaderos diablos», areng en una de sus homilas televisadas.