Detenido el líder de la agresión y humillación homofóbicas en Jaén |  Sociedad

Un hombre de 33 años ha sido detenido por agentes de la Unidad de Delitos Especializados y Violentos (UDEV) de la Policía, considerándolo el líder de la agresión homofóbica que sufrió un vecino de Jaén de 51 años el 17 de julio. El detenido tiene antecedentes penales con 43 detenciones anteriores. El 24 de agosto, otros seis hombres, de entre 26 y 36 años, fueron detenidos por su presunta participación en la agresión física y verbal a esta víctima a la que acosaron (“no queremos maricones”, le gritaron) antes de arrojar ella en una fuente y orinar en ella.

El detenido era el líder del grupo que perpetró el ataque y uno de los autores materiales que arrojaron a la víctima a la fuente, según la Policía. Esta agresión ha agravado la condición física del hombre agredido, quien ya padecía problemas de espalda. Los agentes han utilizado un video grabado por uno de los detenidos en agosto para localizar al líder del grupo agresor. Y, según los investigadores, tanto la víctima como el testigo que grabó el video no quisieron reconocerlo ni decir nada a los investigadores por miedo. Según el relato ofrecido por la Comisaría de Jaén, desde que surgió el informe de esta agresión homofóbica, el detenido ha visitado a la víctima y al testigo en sus dos domicilios, amenazándolos con guardar silencio sobre esta agresión presuntamente provocada por su condición sexual. .

Los hechos denunciados ocurrieron el 17 de julio cuando la víctima, tras asistir a la inauguración de un pub en la capital jaénica, se dirigió a su domicilio para salir de nuevo con la intención de comprar hielo. En la calle se topó con un joven a quien le preguntó si sabía dónde podía comprar lo que buscaba. El chico le dijo que podía ir a una plaza cercana donde había un grupo de jóvenes consumiendo alcohol y que solo tendría que bajar un vaso y se lo darían.

La bandera del arco iris con una cinta negra ondea durante una protesta contra el asesinato de Samuel Luiz en la Puerta del Sol en el centro de Madrid, España, el lunes 5 de julio de 2021. Las autoridades del noroeste de España piden tiempo para investigar a fondo por qué un 24- Un hombre de un año fue golpeado hasta la muerte, un delito que ha provocado una indemnización generalizada porque los amigos de la víctima afirman que fue el objetivo por ser homosexual.  Activistas LGBTQ han convocado protestas en decenas de ciudades de España más tarde el lunes y miembros del Gabinete de izquierda de España han condenado la muerte de Samuel Luiz en la madrugada del sábado como un crimen de odio.  La policía está revisando las cámaras de vigilancia e interrogando a más de una decena de sospechosos y testigos que vieron cómo Luiz fue asesinado a golpes frente a una discoteca en la ciudad de A Coruña.  La muerte se produce en medio de un aumento en los ataques contra personas LGBTQ.  (Foto AP / Bernat Armangue)

La comunidad LGTBI dice basta

El hombre regresó a su casa para recoger el vaso y se dirigió al grupo con el que vino a tomar una copa. Al rato, fue a comprar tabaco y lo acompañó el joven que se ofreció a ayudarlo a comprar hielo. Un cuarto de hora después regresaron con el grupo y fue entonces, según relató la víctima a los agentes, cuando fue reprendido por uno de los jóvenes (el ahora detenido) con blasfemias y comentarios íntimos, el resto del grupo. empezó a gritarle e insultarle. aludiendo a su condición sexual.

Posteriormente, según información policial, lo despojaron de la camisa y lo arrojaron a una fuente, golpeándole la espalda contra una de las tuberías. Cuando salió, dijo que le tiraron tragos y hasta le orinaron gritando «eres maricón, aquí no queremos maricones». La policía acusó a los siete detenidos de delitos contra la integridad moral, lesiones y amenazas. Los primeros seis detenidos ya han sido puestos en libertad acusados ​​de un delito contra la autoridad moral, mientras que el tribunal decretó una orden de alejamiento para proteger a la víctima.

La plataforma Green Lgtbiq en Jaén ha iniciado acciones judiciales por agresión homofóbica, «una de las pocas que se denuncian por miedo a las víctimas o por desconfianza ante la garantía de sentencias firmes por parte de la justicia», afirman. La plataforma requiere presupuestos de las instituciones públicas para poder contar con profesionales que ayuden a superar la homofobia latente en la sociedad. «Jaén se merece que sus ciudadanos vivan libres de odio», dijo Francisco Cabello, portavoz de la plataforma. Por su parte, Luis Francisco Sánchez Cáceres, delegado en Jaén de la Fundación Internacional de Derechos Humanos, ha destacado que desde el pasado mes de enero, el 65% de las denuncias registradas por esta institución son por discriminación al colectivo LGTBI. La Junta de Andalucía también anunció su comparecencia en este caso. “Los delitos de odio no pueden quedar impunes y las víctimas deben saber que no están solas”, ha dicho la consejera andaluza de Igualdad, Políticas Sociales y Conciliación, Rocío Ruiz (Cs).

Por admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *