Dos periodistas asesinados en México en las últimas 24 horas
Los periodistas mexicanos Enrique García (izquierda) y Gustavo Sánchez (derecha).
Los periodistas mexicanos Enrique García (izquierda) y Gustavo Sánchez (derecha).RR.SS

Dos periodistas han sido asesinados en México en las últimas 24 horas. Esta madrugada, el reportero policial Gustavo Sánchez fue baleado en Tehuantepec, Oaxaca. A 700 kilómetros de allí, en el municipio de Metepec, en el Estado de México, se encontró el cuerpo del periodista Enrique García a bordo de su vehículo a la medianoche. Los crímenes de Sánchez y García se suman a la lista negra que ha convertido a México en el país más peligroso del mundo para la prensa.

Gustavo Sánchez estaba con su hijo en una motocicleta cuando fue baleado por asaltantes no identificados, según la Fiscalía General de Oaxaca. El ataque se produjo alrededor de las 09:30 en la vía a San Vicente y Morro Mazatán, donde vivía el periodista. No era la primera vez que atacaba al reportero, que cubría el tráfico de hidrocarburos en la zona. «Había antecedentes», reconoce la Fiscalía. En julio del año pasado, Sánchez recibió un disparo en presencia de su familia junto a su casa. En esa agresión llegó a advertir en diferentes grupos de WhatsApp que estaba sangrando y necesitaba una ambulancia.

A raíz de este ataque, el reportero, que también había recibido otras amenazas, fue integrado al Mecanismo de Protección a Periodistas el 1 de junio. El Ministerio del Interior dictaminó hace apenas dos semanas que el periodista debe tener un botón de asistencia con una ubicación. para una reacción inmediata. Así, si bien Sánchez debió estar a cargo de la Secretaría de Seguridad Pública de Oaxaca, al momento del ataque de esta mañana no contaba con protección.

La información sobre el caso del periodista Enrique García es escasa. La Fiscalía del Estado de México confirmó a EL PAÍS que el cuerpo del reportero fue encontrado a la medianoche en Metepec a bordo de un vehículo compacto. Actualmente la línea de investigación que maneja la Fiscalía es el robo, ya que García «no ejercía la profesión periodística en este momento», sino que «estaba trabajando en una plataforma para el transporte de personas en vehículos particulares». García, con amplia experiencia como informante, había trabajado en el departamento de comunicación del Gobierno del Estado de México.

El último informe de Reporteros sin Fronteras (RSF) clasificó a México como el país más letal del mundo para la prensa con ocho periodistas asesinados en 2020. Las muertes violentas de 50 informantes se registran en todo el mundo. La asociación destacó la violencia y crueldad de la que fueron víctimas los periodistas del país. El director de la oficina de RSF en América Latina, Emmanuel Colombié, ha hecho varios llamamientos a las autoridades locales y federales para que tomen conciencia de “la situación de extrema vulnerabilidad en la que se encuentran los periodistas y hagan lo necesario para garantizar su seguridad en la región y en el país «.

El Comité para la Protección de los Periodistas (CPJ) ha destacado la falta de apoyo a los periodistas por parte del presidente Andrés Manuel López Obrador. “Prometió tomar medidas concretas para acabar con la violencia contra la prensa y la inmunidad por el asesinato de periodistas. Sin embargo, este ciclo continúa sin cambios «, denunció la organización en diciembre, consciente de que en la gran mayoría de los casos de homicidio» ningún acusado ha sido condenado y los autores intelectuales quedan libres «. «

Suscríbete aquí a Boletin informativo de EL PAÍS México y reciba todas las claves informativas de la situación actual de este país

Por admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *