El Bosque de Béjar (Salamanca) ha recuperado su emblemática Fuente del Paraguas, uno de los iconos más representativos del lugar, que había sufrido un grave deterioro a causa del vandalismo. El vicepresidente de la Junta de Castilla, Juan García-Gallardo, ha asistido esta mañana a la presentación de la obra realizada, que es el primer fruto importante de la reciente incorporación de El Bosque de Béjar a la red de jardines europeos, que permite captar fondos y que ayudará a su mejor difusión y conservación, informa Ical.

García-Gallardo resaltó el carácter singular del bosque salmantino «que es el primero de Castilla y León en incorporarse a la red» y destacó el «simbolismo especial» que la escultura tiene para los vecinos, porque les ha acompañado en sus vivencias y recuerdos.

El vicepresidente resaltó el compromiso de la Consejería de Cultura no sólo con el patrimonio monumental sino con el natural, y resaltó que en el caso de El Bosque de Béjar se han invertido 564.600 euros en esta legislatura. Pero además, destacó que el patrimonio no sólo debe ser protegido. «Tenemos que esforzarnos para rentabilizarlo y que sirva para el bienestar de la gente, de las personas».

La reciente incorporación de El Bosque de Béjar a la red de jardines europeos es un paso importante en ese objetivo porque facilita la relación con los mejores jardines de Europa, al tiempo que ayuda a la promoción y al acceso de fondos europeos, así como al intercambio de conocimientos.

La última actuación impulsada por la Consejería de Cultura, Turismo y Deporte se ha dado a conocer esta mañana. Consiste en una laboriosa labor de rehabilitación y recreación de la Fuente del Paraguas que ha exigido una inversión de 35.000 euros.

Por un lado, se ha restaurado la pieza original en cerámica, que llevaba años muy deteriorada, desde que en el año 2016 sufrió las consecuencias de un acto vandálico. Esa restauración ha implicado recolocar los 167 fragmentos originales desprendidos, pero también eliminar parches inadecuados. Por otra parte, dada la fragilidad de la fuente original, se ha optado por conservarla en el palacete y realizar una réplica perfecta del original, que es la que podrá verse en la ría del jardín. El resultado de ambas actuaciones se ha dado a conocer esta mañana en la localidad salmantina.

La obra restaurada muestra a dos niños de corta edad que están de pie y se protegen bajo un paraguas. Es obra del escultor milanés Andrea Boni, quien se inspiró para sus dos figuras en los protagonistas de una novela del siglo XVIII: Pablo y Virginia. La escultura está realizada en terracota, y el paraguas, en zinc.

El Bosque de Béjar es una villa renacentista levantada en el siglo XVI por los duques de Béjar que inicialmente contaba con un jardín escalonado en terrazas y de estética geométrica, acorde con el estilo del periodo. En el siglo XIX, sin embargo, el nuevo propietario, el industrial Cipriano Rodríguez Arias, reformó el jardín para acomodarlo a los gustos románticos de la época. Esa es la identidad actual que este espacio ofrece al visitante.

En el acto se informó también de un nuevo proyecto Interreg, denominado ‘Jarcultur plus’, que permitirá avanzar en la gestión de El Bosque de Béjar, así como en su protección y mejora de sus instalaciones.