El Pentágono alerta al presidente Biden sobre el riesgo "creíble y concreto" de un nuevo ataque terrorista en Kabul |  Internacional
El general Hank Taylor, del Estado Mayor de Estados Unidos, se presenta en el Pentágono, Arlington, este viernes.
El general Hank Taylor, del Estado Mayor de Estados Unidos, se presenta en el Pentágono, Arlington, este viernes.DPA a través de Europa Press / Europa Press

El presidente estadounidense Joe Biden fue alertado este viernes del riesgo «creíble y concreto» de un nuevo ataque terrorista en Kabul, hecho que ha obligado a las fuerzas desplegadas en el aeródromo a reforzar las medidas de protección y seguridad. La advertencia, transmitida a Biden por comandantes y diplomáticos en el terreno durante la reunión diaria del consejo de seguridad nacional, y luego confirmada por el Pentágono, llega solo 24 horas después de que la rama local del Estado Islámico (ISIS-K, en sus siglas ) llevará a cabo una masacre en el lugar mientras miles de afganos intentan huir del país. El Departamento de Defensa también ha aclarado que solo se produjo un ataque suicida fuera del aeropuerto de Kabul el jueves y no dos, como se informó inicialmente.

El número de muertos por el ataque terrorista solo ha crecido con el paso de las horas: al menos 92 muertos, incluidos 13 soldados estadounidenses, la mayor víctima sufrida por el ejército de los EE. UU. Desde 2011, y la primera desde febrero de 2020, cuando Donald Trump y los talibanes acordaron extraer. Entre los fallecidos también había dos británicos. Además, decenas de personas resultaron heridas en el ataque. Algunas fuentes, como el periódico Los New York TimesSin embargo, citando fuentes de salud afganas, el número de víctimas mortales aumenta a 170.

Más información

“Nuestros comandantes también informaron al presidente y al vicepresidente sobre los planes para desarrollar objetivos de ISIS-K. Los próximos días de esta misión serán los más peligrosos hasta la fecha. El presidente reafirmó a los comandantes el mandato para realizar el operativo [de evacuación] y proteger a nuestras tropas, y todos informaron que tienen los recursos que creen necesarios para hacerlo de manera efectiva ”, informó la portavoz de la Casa Blanca, Jen Psaki. «Estamos preparados, anticipándonos a futuros ataques», dijo a los periodistas el portavoz del Pentágono, John Kirby. «Seguimos de cerca estas amenazas, concretas, en tiempo real», agregó.

Los más de 5.000 soldados estadounidenses desplegados en el aeródromo, con la función de garantizar las labores de evacuación, han ayudado a repatriar a más de 105.000 personas, entre estadounidenses y afganos, desde el pasado 15 de agosto; más de 12.000 en las últimas 24 horas: 8.500 en 35 vuelos estadounidenses y 4.000 en 54 vuelos de aliados estadounidenses, señaló el Pentágono. Más de veinte países occidentales han completado sus planes de evacuación en los últimos días. Este jueves, la frecuencia de los vuelos fue de uno cada 39 minutos. Según el Pentágono, hay unas 5.400 personas en el aeropuerto de Kabul esperando para tomar un vuelo.

Estados Unidos, por su parte, no planea cambiar su calendario, con la fecha límite prevista para el 31 de agosto. En un discurso a la nación en el que prometió venganza contra los terroristas, el presidente Biden reiteró este jueves que, aunque la operación termine el próximo martes , Estados Unidos no abandonará a ninguno de sus ciudadanos dispuestos a salir de Afganistán a partir de esa fecha. Sin embargo, «seguimos priorizando la evacuación de los estadounidenses restantes que han mostrado su deseo de irse, utilizando diferentes alternativas y medios para llevarlos a salvo al aeropuerto», dijo Psaki.

Únete a EL PAÍS ahora para seguir todas las novedades y leer sin límites

Suscríbete aquí

El presidente y secretario de Estado, Antony Blinken, también señaló a Psaki, “los esfuerzos diplomáticos continúan con nuestros socios internacionales para que los ciudadanos de terceros países y afganos con visas puedan seguir saliendo del país incluso después de que termine la presencia militar estadounidense. ”. Uno de esos países objetivo de la diplomacia de Washington podría ser Irán, que comparte frontera con Afganistán y ya alberga a decenas de miles de refugiados afganos.

A pesar de la presión internacional para extender las operaciones de evacuación, la última, en vano, de los socios del G7, tanto Biden como Defensa se han negado a solicitar una extensión a las nuevas autoridades de Kabul. Los talibanes ven la fecha límite del 31 de agosto como una «línea roja» y se han comprometido a reanudar los vuelos comerciales una vez que recuperen el control del aeródromo. “No especularía de una forma u otra sobre lo que sucederá después de que termine esta misión en particular. Pero no me imagino un papel militar significativo ”, dijo el portavoz del Pentágono.

Estados Unidos utilizará tres bases militares además de las cuatro operaciones para albergar a «solicitantes afganos de visas especiales de inmigrante, sus familias y otras personas en riesgo», dijo Kirby. Las bases de Marine Corps Base Quantico y Fort Pickett, ubicadas en Virginia, y Holloman Air Force Base, en Nuevo México, tienen capacidad para recibir 50.000 personas. Eso, sin contar con la acogida temporal que brindan terceros países, como España, para redistribuir a los refugiados en otras naciones europeas, entre los veinte aliados de Estados Unidos dispuestos a colaborar.

Suscríbete aquí al Boletin informativo de EL PAÍS América y reciba todas las claves informativas de la situación actual de la región

Por admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *