El rechazo de los socios lleva al PSOE a cambiar el decreto interino |  España

Ni Unidos Podemos este martes por la noche no tuvo nada claro su voto a favor de respaldar en el Congreso el decreto aprobado por el Gobierno para reducir la contratación temporal de empleados temporales en el sector público por debajo del 8%. Las negociaciones se extendieron a varias bandas y con el Ministerio de Hacienda a lo largo de la jornada y continuarán hasta este miércoles, cuando se celebre el último Pleno de las Cortes antes del verano.

Los principales, y habituales, socios parlamentarios del Ejecutivo socialista, desde ERC hasta PNV, Más País, Compromís, EH Bildu, PDeCAT, la CUP o Junts expresaron sus críticas a la iniciativa, sobre todo por la falta de negociación previa y porque Entiendo que no. Calcula bien la duración de los pasantes actuales para los nuevos puestos. El portavoz de ERC, Gabriel Rufián, resumió así el sentimiento de la mayoría de los aliados recurrentes del Ejecutivo: «Tiene muy mala pinta».

La derrota este miércoles en la votación del decreto sería muy simbólica para el Gobierno, por el momento político crítico en el que pretende relanzar su gestión tras la crisis sanitaria de la pandemia y porque este tipo de iniciativas apenas han decaído hasta el momento. en la legislatura. Si un decreto es derogado en el Congreso, el Gobierno puede recurrir a aprobar otro con modificaciones o ser planteado por algún otro grupo. El actual Ejecutivo ya perdió un decreto relevante en esta legislatura, también del Ministerio de Hacienda, sobre el uso del excedente por los municipios en la pandemia.

El pleno extraordinario de este miércoles tiene en su agenda la validación por parte del Congreso de otros dos decretos clave, pero que cuentan con más respaldo para seguir adelante. La más consensuada, aunque también atrae críticas por su consideración como un «parche», supondrá la reducción del IVA en la factura de la luz del 21% al 10% de forma temporal para los pequeños consumidores. La otra es revalidar la retirada de las máscaras en el exterior aprobada por el Consejo de Ministros hace casi un mes y justo cuando ahora varias autonomías están exigiendo su uso obligatorio en todas las circunstancias ante el repunte de las infecciones.

Pero el mayor problema político para el Gobierno lo encontrará en el decreto que busca reducir el número de pasantes en la administración pública (ahora más de 600.000). Ninguno de los partidos que normalmente apoyan al Gobierno avanzó su voto a favor. Ni siquiera United We Can, que está en la coalición de gobierno. Su portavoz adjunta, Sofía Castañón, admitió el grave peligro que corre este decreto si el Ministerio de Hacienda no acepta algunas de las sugerencias que esa formación le viene trasladando desde hace varios días y sobre las que aumentó su presión este martes. Unidos Podemos actuar como mediador entre el Gobierno, el Ministerio, el PSOE y sus socios. Los contactos se sucedieron sin detenerse. Desde el Ministerio y desde el PSOE aún confiaban en una rectificación de última hora de sus socios para salvar esa derrota política.

En la carta que envió Podemos a la ministra María Jesús Montero se plantearon sobre todo dos demandas: Que ni el proceso concurso-oposición, ni las pruebas ni la fase de oposición por las plazas fueran eliminatorias, para no perjudicar a las personas que estaban puede presentar haber acumulado muchos años de experiencia, y que los postulantes podrían utilizar su mejor nota de procesos de oposición anteriores para acceder al mismo organismo, escala o categoría. Castañón mostró su «preocupación» por la situación y agregó que también estaban exigiendo al Ejecutivo que la norma «salga con la mayoría más amplia posible y el más amplio apoyo de la Cámara». Ese reclamo no se había logrado anoche. El portavoz de ERC, Gabriel Rufián, quien estableció contactos por su cuenta con otros socios, explicó ayer que consideraron este decreto «inaceptable e injusto». JuntsxCAT, PDeCAT, CUP y EH Bildu ratificaron su oposición. PNV, Más País y Compromís se sumaron a las críticas, aunque dejaron la puerta abierta a una solución in extremis. Prácticamente todos esos partidos lamentaron la práctica habitual del Ejecutivo de no informar ni negociar nada previamente y también el abuso de los reales decretos.

Por admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *