El Tribunal Supremo obliga a la reincorporación de un profesor de religión despedido por contraer un segundo matrimonio |  España

La Consejería de Educación de Castilla y León deberá readmitir a un profesor de Religión de un colegio de Tordesillas (Valladolid) que fue despedido por haberse casado en un segundo matrimonio sin pedir la nulidad eclesiástica del primer matrimonio. El Tribunal Supremo ha anulado el sobreseimiento porque la decisión del Arzobispo de Valladolid de retirar el requisito de idoneidad (la denominada missio canónica) violó los derechos fundamentales del trabajador. La Sala de lo Social ha condenado a la Junta a reintegrarla y pagarle los salarios que dejó de percibir desde su despido en el curso académico 2017/2018.

Esta no es la primera vez que la Corte Suprema insta a la reincorporación de una maestra de religión que ha sido removida por su estado civil. El alto tribunal ya ha tenido que intervenir en el caso de Resurrección Galera, una profesora almeriense que fue despedida por casarse con un divorciado. Esta vez, la divorciada es la propia maestra, pero la conclusión del tribunal es la misma: el despido viola los derechos fundamentales de la maestra.

Más información

La profesora, cuyas siglas son CMS, había sido contratada por el Ministerio de Educación para impartir religión y moral católica desde el curso 2001/2002 en un colegio de Tordesillas (Valladolid). Durante ese tiempo y hasta 2016, se había divorciado y casado por segunda vez sin obtener la nulidad canónica de su primer matrimonio y, tras divorciarse de su segundo marido, había iniciado una relación estable de convivencia con otra pareja, que tenía tres hijos. Pero, según el relato de los hechos recogidos en la sentencia del Tribunal Supremo, en el transcurso de una reunión con la Delegada de Educación del Arzobispado de Valladolid en 2016, espontáneamente contó que estaba casada en un segundo matrimonio y le dijo. que su situación no estaba «de acuerdo con los postulados de la vida cristiana».

La delegada sugirió que reclame la nulidad del matrimonio canónico para mantener el requisito de calificación necesario para enseñar Religión. Y, de acuerdo con la sentencia, CMS presentó en abril de 2016 un documento en la Arquidiócesis firmado por un abogado declarando que había recibido una “orden profesional” para presentar un reclamo por la nulidad canónica del matrimonio del maestro. Pero, un año después, según los hechos que se consideran probados, el delegado del Arzobispo comenzó a recibir llamadas de padres de alumnos quejándose del profesor. El motivo de las denuncias, según los jueces, no fue la situación personal de la mujer sino el hecho de que vivía con una tercera pareja sin estar casada.

La profesora fue citada a una reunión con el Obispo Auxiliar, en la que reconoció sus sucesivas relaciones y que no había iniciado los trámites para la nulidad del matrimonio canónico, lo que llevó a la Arquidiócesis a retirar la missio canónica. Y, poco después, la consejería le notificó el cese del curso escolar 2017/2018, por haber revocado el requisito de idoneidad por motivos «religiosos y morales».

La Sala Social da por sentada la relación causa-efecto entre el estado civil de la docente y el inicio del proceso que culminó con su despido. Entre otros aspectos, la sentencia destaca el hecho de que la escuela no recibió denuncias sobre la situación personal del demandante, pero el delegado docente del Arzobispo recibió llamadas de padres de alumnos que estaban molestos por la situación de convivencia extramarital del demandante. De estos hechos se desprende, advierte el tribunal, que ella «no había desarrollado un elemento de publicidad» de la situación personal de la profesora «en modo alguno».

Por admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *