El TSJM da baja por maternidad al padre de una niña nacida por gestación subrogada |  Sociedad

En España es ilegal la gestación subrogada, la práctica que involucra a una mujer con un hijo por cuenta de terceros. Pero los bebés que nacen mediante esta práctica en otros países son traídos a España y aquí acaban registrados y reconocidos como españoles – con más o menos problemas. El argumento es principalmente el mejor interés de estas menores, el mismo que acaba de alegar el Tribunal Superior de Justicia de Madrid (TSJM) en una sentencia en la que otorga el permiso de maternidad al padre biológico de una hija nacida en Ucrania por gestación subrogada.

Bebés en el limbo en Ucrania: las cuarentenas pandémicas sustituyen a un negocio

En este caso se trata de una niña nacida en Ucrania en 2018. El TSJM reconoce el derecho de su padre biológico, funcionario penitenciario, a disfrutar de la licencia por maternidad, en contra del criterio del Fiscal del Estado, quien apeló la primera sentencia que dio la razón de el padre.

El resumen del dictamen del TSJM se incluiría en esta frase de la sentencia, fechada en mayo, pero que ya ha trascendido, adelantada por Cadena SER y Europa Press: “En casos como el analizado, el interés superior de la debe prevalecer el menor: Básicamente es que el niño, niña en este caso, desde que nace sólo conoce el núcleo familiar que se forma con su padre biológico, quien ahora se encuentra apelado, separándose por completo de la mujer que le dio a luz ”.

Ucrania es uno de los destinos habituales entre los españoles que recurren a esta práctica y fue donde viajó la demandante. El hombre es funcionario de prisiones y solicitó la prestación «por maternidad y, en su caso, por paternidad» tras recibir la documentación de la inscripción de su hija en el Registro Civil español. El TSJM se pronuncia tras el recurso de casación interpuesto por la Fiscalía del Estado, contra una sentencia previa de un juzgado contencioso-administrativo de Madrid que concedió el beneficio.

El Fiscal del Estado argumentó, por un lado, que la ley de reproducción humana asistida, de 2006, considera “nulo y sin efecto de pleno derecho el contrato por el que se pacta el embarazo, con o sin precio, a cargo de una mujer que renuncia a la filiación materna a favor del contratante y de un tercero y, además, que la filiación de los hijos nacidos por gestación subrogada vendrá determinada por el parto ”. Y agregó que la sentencia apelada pretendía «robar» la condición de madre a la madre biológica para atribuirla al padre «cuando lo cierto es que la hija del apelado se ha convertido en objeto de comercio». Y agregó que lo que se está discutiendo en este caso no es si el padre «puede hacerse cargo del menor, sino si se le debe pagar con cargo a los Presupuestos Generales del Estado mientras lo hace», algo que consideró que no da como resultado el interés del menor pero del propio padre.

Pero el TSJM ha coincidido con el hombre, entendiendo que, de no concederse la prestación por maternidad, en este caso «habría discriminación en el trato que se le da, por razón de su filiación». Lo resume con esta frase: “La nulidad del contrato de gestación subrogada no implica que la menor sea privada de ciertos derechos establecidos, de acuerdo con la doctrina uniforme y reiterada de la Corte Europea de Derechos Humanos, en atención y favor de la interés superior del niño cuyo respeto debe orientar cualquier decisión que le afecte ”.

El período de licencia, recoge el tribunal, es principalmente para la recuperación del parto, pero también para «la protección de las relaciones especiales entre la madre y su hijo durante el período posterior al nacimiento del menor». Y agrega que en los casos de menores nacidos por gestación subrogada «también existen relaciones especiales entre el padre y el hijo durante el período posterior al nacimiento del menor, por lo que deben estar debidamente protegidos».

Por admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *