Elecciones en Perú: La Fiscalía peruana pide la prisión de Keiko Fujimori por el 'caso Odebrecht' en plena lucha por las elecciones presidenciales |  Internacional

El fiscal del caso Lava Jato, José Domingo Pérez, quien en marzo acusó a la candidata conservadora Keiko Fujimori de blanqueo de capitales, organización delictiva y obstrucción a la justicia, ha pedido este jueves al juez que ponga al líder fujimorista en prisión preventiva. por violar una de las reglas de conducta de la libertad condicional. El candidato se comunicó con uno de los testigos del proceso, que fue prohibido, al presentarlo como abogado y vocero político del partido Fuerza Popular en una comparecencia ante la prensa este miércoles para informar sobre las solicitudes de nulidad de miles de votos. de su adversario en las elecciones presidenciales, el maestro rural Pedro Castillo. El candidato de izquierda tiene una ventaja de 72.455 votos con el 99,1% del voto oficial, pero los desafíos que presenta Fujimori impiden su proclamación como ganador de las elecciones.

Más información

“Se ha determinado nuevamente que el imputado Fujimori Higuchi incumple la restricción de no comunicarse con testigos; Pues bien, se ha señalado como hecho público y notorio que se está comunicando con el testigo Miguel Torres Morales ”, sostiene el texto del fiscal. Ha solicitado 30 años de prisión para Fujimori por haber recibido presuntamente 1,2 millones de dólares de la transnacional brasileña Odebrecht en sus campañas electorales a la presidencia en 2011 y 2016. El candidato no declaró esas cantidades a la autoridad electoral y las utilizadas por evadiendo las regulaciones del sistema financiero.

El proceso judicial contra el candidato se encuentra actualmente en la fase previa al juicio oral, denominada control de acusación. Si Fujimori ganaba las elecciones, obtendría inmunidad mientras estuviera en la presidencia, pero el proceso continuaría su curso con una treintena de coacusados, entre ellos su esposo Mark Vito Vilanella, su abogada Giuliana Loza y dos de sus ex máximos políticos. asesores. La hija mayor del autócrata Alberto Fujimori ya estuvo en prisión preventiva entre 2018 y 2019 -entro y salió de prisión dos veces- porque la fiscal demostró que los actuales coacusados ​​coincidían en las versiones que debían dar los testigos, o que intimidaban. para impedirles declarar la verdad y obstaculizar así las investigaciones del Ministerio Público.

Cuando comenzó la pandemia, el juez de instrucción Víctor Zúñiga aceptó que Fujimori saldría de la cárcel e iría a libertad condicional con algunas normativas, como la prohibición de comunicarse con coacusados ​​y testigos, no cambiar de domicilio sin autorización judicial, o viajar con permiso previo. judicial.

En los resultados electorales, la excongresista fujimorista no solo juega la posibilidad de congelar un proceso judicial en su contra, sino otras investigaciones fiscales y juicios contra varios de sus familiares.

Una familia acorralada por la corrupción

El padre del candidato enfrenta un proceso judicial reciente por la muerte y heridas graves de más de 1.300 víctimas de esterilización forzada durante su segundo gobierno (1995-2000). En unas semanas, un juez decidirá si abre el juicio oral contra el expresidente y tres exministros de salud de su Gobierno, uno de los cuales ha sido elegido diputado por Fuerza Popular.

Además, desde 2018 se inició el juicio oral contra el autócrata por el llamado caso Pativilca, el asesinato de seis campesinos en enero de 1992 a manos del destacamento militar Colina, creado por el gobierno de Fujimori y que cometió asesinatos y actos forzosos. desapariciones de opositores y civiles durante su primer gobierno.

El hermano menor de Keiko Fujimori, Kenji, también enfrenta un proceso judicial por malversación, colusión, negociación incompatible y uso indebido del cargo por actos cometidos cuando era congresista en el primer año del gobierno del presidente Pedro Pablo Kuczynski, en 2016. El hijo predilecto del expresidente negoció con Kuczynski el indulto de su padre, a cambio de la aprobación, por parte del Ministerio de Economía, de proyectos de infraestructura impulsados ​​por congresistas de su partido. Uno de esos congresistas filmó subrepticiamente los videos condicionando a los ministros a aprobar dichas obras.

Kenji, junto con sus hermanos Hiro y Sachi, también están bajo investigación por lavado de dinero porque la policía encontró un alijo de cocaína en el almacén de una de sus empresas de logística.

Suscríbete aquí a Boletin informativo de EL PAÍS América y reciba todas las claves informativas de la situación actual de la región.

Por admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *