"En España no ha habido voluntad de crear una industria del cómic"

Actualizado

Dos veteranos del cómic español como L ‘Avi y Siscu Bellido viajan a los primeros años de la meca del cine con «La sonrisa de Greta»

El dibujante Siscu Bellido
El dibujante Siscu Bellido

Pensado, escrito y dibujado durante los meses de encierro por la pandemia, La sonrisa de greta (Panini) es un cómic que ha reunido a dos referentes del cómic en español, como el guionista Llus Recasens, la viy el dibujante Siscu bellido, por una forma estética y clásica de narrar para contar la historia de los españoles, como Piquer de concha Y Edgar Neville, que trabajó en la época dorada de Hollywood. Y de fondo, la Guerra Civil Española. Guionista y dibujante reflexiona en esta entrevista sobre su trabajo y la situación del cómic en España.

¿Tu trabajo es un homenaje al cine clásico, pero también a un cómic clásico que cada vez tiene menos público y espacio?
Llus Recasens: Greta’s Smile es, entre otras cosas, un homenaje al cine clásico, a la época dorada de Hollywood, cuando la meca del cine todavía se llamaba Hollywoodland y las grandes estrellas del celuloide eran el reflejo y la admiración de la película. personas. Pero también pretende resaltar el doble rasero puritano de la época, cuando estas glamorosas estrellas, especialmente gays y lesbianas, fueron obligadas, por grandes estudios, a casarse para ofrecer a los ojos del gran público la imagen de la familia perfecta. Americano. También pretendemos rendir homenaje a los actores españoles que, antes de Banderas, Bardem y Cruz, llegaron a Hollywood.Siscu Bellido: Queríamos volver a la idea del cómic de aventuras, los tinkles, los cómics de nuestra infancia, que explicaban el momento en que vivían los personajes y su contexto histórico. En este sentido, todos tenemos en la memoria los cómics que hemos vivido de niños.
La relación entre cine y cómic siempre ha sido muy estrecha …
LL. Recasens: Sí, los cómics y las películas han tenido una fructífera colaboración a lo largo de los años. Muchos cómics se han adaptado al cine, con mayor o menor éxito, no solo en América, sino en nuestro país. Incluso en la época dorada del cine, grandes escritores de cómics, como Dashiell Hammett, autor de Agent X-19, una serie dibujada por Alex Raymond, también escribieron guiones cinematográficos y novelas. S.Bellido: Siempre que haces una película dibujas un poco de cómic, el historia, que es la base visual de la historia. Podemos pensar en un cómic como una película de bajo presupuesto que puedes hacer tú mismo en casa. Son dos artes muy ligadas y como dibujante hay escenas, secuencias, cambios de plano del cine que han permeado mi trabajo.
Hay un punto de nostalgia o reivindicación en La sonrisa de greta?
LL. Recasens: Es más, un reclamo que una nostalgia. Es para reivindicar el trabajo de unos actores que iban de pueblo en pueblo como trotamundos, ofreciendo su trabajo, e incluso una vez instalados en un teatro, tenían que vivir en pensiones de bajos ingresos porque, a pesar de hacer dos funciones diarias, el sueldo sí. no les dio mucho. También hay un recuerdo para todas las personas que lucharon por defender la República durante la guerra civil incluidos los miembros de la Brigada Lincoln, entre los que se encontraban, de paso, voluntarios chinos.
Has optado por el blanco y negro y un dibujo lineal claro …
S. Bellido: Hemos buscado una síntesis, dibujar solo lo esencial, porque es un cómic con muchos personajes, que pasan por muchos lugares … Pensé que si era un dibujo muy engorroso podía crear confusión. Recuperando la estética de los años 70 y 80 con el blanco y negro, pero desde un estilo humorístico de la escuela franco-belga. No queremos que ningún lector llore.
En la era de los videojuegos y las redes sociales, ¿cómo puede ser el espacio del cómic?
S. Bellido: Hemos buscado una síntesis, dibujar solo lo esencial, porque es un cómic con muchos personajes, que pasan por muchos lugares, y pensé que si era un dibujo era demasiado engorroso podría crear confusión. . Recuperando la estética de los años 70 y 80 con el blanco y negro, pero desde un estilo humorístico de la escuela franco-belga. No queremos que ningún lector llore.
La figura del farolillo, los ambulantes. Personajes periféricos a partir de los cuales comienza tu historia …
Ll. Recasens: Los linternistas fueron durante años los sustitutos del cine, al igual que el manga en Japón, después de la Segunda Guerra Mundial. Gracias a los linternistas, los pueblos rurales de España tenían acceso a un entretenimiento rudimentario.
La historia también está llena de personajes reales, como Edgar Neville, Jardiel Poncela, Greta Garbo. ¿Cómo fue el proceso de documentación y dibujo?
LL. Recasens: Al comienzo del guión, hago un resumen básico, para tener claro lo que quiero contar. A partir de este momento comienzo el proceso de documentación yendo a la biblioteca y sumergiéndome en los libros, además de navegar por internet, buscar y comparar información. Entonces, de toda esta información, utilizo solo una parte, pero lo suficiente para darle solidez al guión. Luego, Siscu busca en Internet documentación gráfica para dar credibilidad a la historia. S. Bellido: Quería que todos fueran muy reconocibles y realistas, pero no soy retratista. Así que los hice e hice, después de muchos intentos -no es fácil, por ejemplo, retratar a Greta Garbo- una versión muy personal de todos ellos.
Fuiste parte de la época dorada del cómic español, ¿por qué y cómo se ha alcanzado la actual decadencia?
Ll. Recasens: El cimic, como el cine, ha pasado por unos pocos dorados y oscuros y mediocres. Creo que es cíclico, como dices, por edad, he tenido la suerte y la desgracia de vivir varios auges y caídas del cómic. Es cierto que hace unos años había varias revistas de cómics en el mercado y un gran número de profesionales se ganaba la vida publicando en estas revistas o trabajando para revistas en el extranjero. Con las distintas crisis, las revistas en nuestro país iban cerrando y los profesionales tenían que buscar otros caminos. También ha influido que el cómic en nuestro país haya sido considerado un subproducto o un producto infantil. Hace unos años, había un anuncio en el que aparecía un niño leyendo un cómic y una voz en off decía: «Déjalo, porque donde hay un cómic hoy, mañana habrá un libro». Entonces y ahora, mucha gente no entiende que, como en el cine, la televisión, la radio, en el cómic también hay cosas buenas, mediocres y malas. A modo de ejemplo, hablando con un amigo de «sonoros», me dijo, esto es para escribir una novela, y cuando le respondí que sí, voy a escribir un guión para una novela gráfica, respondió: ¿Y quién va a se lo lees? S. Bellido: Debido a la falta de inversión en el futuro por parte de las editoriales, siempre estábamos a cuestas desde Francia o EE. UU. Copiamos las fórmulas que estaban de moda en ese momento pero no invertimos en el futuro: en autores, crear una industria, nueva líneas, anticipar la demanda pública. En España no ha apostado por crear una industria del cómic. También fue una época en la que no había tanta competencia como ahora con las consolas.

Según los criterios de

El proyecto de confianza

Saber más

Por admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *