Estados Unidos: Kamala Harris y López Obrador presentarán acuerdo marco para definir cooperación con Centroamérica

La vicepresidenta de Estados Unidos, Kamala Harris, llegó a México la noche del lunes en la segunda y última escala de su primer viaje oficial al exterior. Harris ha sido blanco de duras críticas por parte de sectores republicanos por no haber visitado la frontera con México, epicentro de una de las mayores crisis que ha enfrentado la Administración de Joe Biden desde su llegada a la Casa Blanca en enero pasado. La visita a Guatemala y México es un viaje al origen del problema de la inmigración irregular en un momento en que los norteamericanos han redescubierto a sus aliados regionales tras la vociferante política de la era de Donald Trump.

Según Roberto Velasco, titular de la oficina norteamericana de la Cancillería mexicana, el encuentro se enfocará “en definir un modelo de cooperación para el desarrollo del sur de México y Centroamérica para tratar de contener la crisis migratoria y abordar las causas de raíz de la migración ”que quedará reflejado en un convenio marco cuya firma será presenciada el martes por la mañana por Harris y el presidente Andrés Manuel López Obrador en el Palacio Nacional. Además del encuentro con López Obrador que, según la agenda de la Casa Blanca, se realizará luego de la firma del acuerdo, Harris prevé reunirse en un hotel de la capital con mujeres emprendedoras y líderes sindicales.

En cuanto a las formas de frenar la migración desde la fuente, ambos gobiernos coinciden en su discurso, pero en la práctica han mostrado diferencias en sus enfoques. Estados Unidos aboga por que la ayuda al Triángulo Norte dependa de la lucha contra la corrupción, mientras que México apuesta por los desembolsos directos. Washington ha comprometido más de 300 millones de dólares de inversión en ayuda humanitaria para Guatemala, unos 4.000 millones de dólares para toda la región y vacunas contra el covid-19.

Como explicó en la noche de este lunes Ricardo Zúñiga, enviado especial para el Triángulo Norte de Centroamérica de la Administración Biden, el memorando que se firmará este martes especifica las formas de cooperación entre las agencias de desarrollo de los dos países y las centroamericanas. . El documento estará enfocado en la juventud y la reforestación, dijo en declaraciones a los medios de comunicación que viajaban de la Ciudad de Guatemala a la Ciudad de México. «Ambos somos países de destino de la migración centroamericana y ambos estamos preocupados por asegurar que haya caminos legales para la ciudadanía».

Los analistas creen que la migración es el primer punto de la agenda porque es el que tiene más puntos en común entre los dos actores. En los cuatro años de Trump, México encontró una forma eficiente de cooperación aumentando la vigilancia en la frontera sur para reducir el número de inmigrantes al norte. La visita de Harris, la mujer más importante de Washington, es un punto de partida para una nueva relación. “Este es el primer mensaje que anuncia toda la atención que va a recibir México. Estados Unidos estaba ocupado con la pandemia, pero ahora el equipo de Biden está en posición. Inteligencia, migración, seguridad, comercio y lucha contra el crimen organizado son los temas de interés ”, considera Tony Payán, director del Centro para Estados Unidos y México de Rice University, en Houston (Texas).

Luego de años de esfuerzos enfocados en contener la migración centroamericana, López Obrador también debe dar respuestas al hecho de que los mexicanos están migrando a Estados Unidos en los niveles más altos en los últimos tres años. “El tema de la seguridad es central y México está experimentando un deterioro muy grave que está provocando una nueva expulsión de mexicanos. Lo que vimos en abril es una advertencia de que muchos van a empezar a migrar nuevamente por el deterioro de las condiciones en México ”, agrega Payán.

Guadalupe González, especialista en la relación bilateral entre México y Estados Unidos en el Colegio de México (Colmex), cree que ambos países están «en el extremo opuesto» en muchos temas. “En el tema ambiental y el tema energético es donde hay una mayor distancia entre la agenda de Biden y la mexicana, pero también existe un marco legal para resolver estas diferencias, que es el TMEC (Tratado de Libre Comercio)”, dice el académico. , quien también detectó una omisión en la agenda, sin mencionar a los migrantes que ya se encuentran en México. «No estamos hablando de una mayor apertura del sistema de refugiados ni de cómo cooperar para fortalecer las capacidades de atención a esta población … estas personas ya están aquí y requieren protección», dice el internacionalista.

Harris le dio a López Obrador un mensaje de buena voluntad días antes de su visita. El presidente escuchó por el funcionario que recibirá un millón de dosis de la vacuna Johnson & Johnson para el coronavirus. Fue un gesto entre aliados, pero también un recordatorio de que los mexicanos necesitan a sus vecinos, que han atesorado la droga y recién ahora se preparan para compartirla cuando han visto que la demanda de inmunizaciones comienza a disminuir. Relaciones Exteriores también espera hablar sobre la lucha contra la pandemia. Un asesor del vicepresidente por México también confirmó esta semana que se están llevando a cabo conversaciones para relajar las restricciones en la frontera común, un importante punto geográfico que está cerrado desde marzo de 2020.

Roberto Velasco, de la Cancillería, ha defendido en entrevista con EL PAÍS que la relación bilateral está pasando por un “buen tramo”. Prueba de ello es la donación de vacunas y la reapertura de la frontera a actividades no esenciales, algo que México espera que suceda en julio. Eso, sin embargo, no implicaría el fin del Título 42, otra medida implementada por Washington al inicio de la pandemia, por la cual las autoridades estadounidenses han devuelto con vehemencia a cientos de miles de migrantes y solicitantes de asilo a territorio mexicano.

González, de Colmex, cree que habrá que reconstruir «por completo» áreas de cooperación como la seguridad, que, a su juicio, «cayó» tras el caso de la detención del general Salvador Cienfuegos, quien tras ser extraditado por Estados Unidos Para enfrentar una investigación en México, fue exonerado a los pocos días. “Lo que sí veo es la intención de los dos gobiernos de no intensificar el conflicto. Veamos cómo ocurre este reordenamiento. Me imagino que va a ser pragmático, diferente de cómo fue con Trump «, dice. Estados Unidos espera que México dé resultados en la lucha contra las organizaciones del crimen organizado que están trayendo inmigrantes ilegales y fentanilo a suelo estadounidense.

Los analistas González y Payán creen que la visita de Harris es muy significativa. No hay un cargo superior en el Gobierno de los Estados Unidos a quien se le haya confiado la relación con México. El académico, sin embargo, considera que fue un error que la visita fuera solo dos días después de las elecciones de mitad de período en México, que renovaron los 500 escaños en la Cámara de Diputados y que Guatemala había sido visitada antes de colocar a los mexicanos en segundo piso. Por otro lado, Payán cree que la visita es una muestra de respeto a la decisión democrática del pueblo mexicano de un gobierno que percibe con preocupación algunas muestras del presidente mexicano. “Hay una creciente preocupación por la situación democrática en la que se encuentra México. Hay una clara tensión. Estados Unidos está preocupado por el entorno político en México ”, admite el especialista.

Suscríbete aquí a la newsletter de EL PAÍS México y recibe todas las claves informativas de las novedades de este país

Por admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *