FC Barcelona: Barça y Neymar sellan la paz |  Deportes
Rosell y Neymar, en 2013, cuando el jugador brasileño fue presentado a la sociedad.
Rosell y Neymar, en 2013, cuando el jugador brasileño fue presentado a la sociedad.Albert Gea / Reuters

La primera intervención como presidente de Josep Maria Bartomeu, en enero de 2014, fue para intentar explicar los enredos en las cifras de la contratación de Neymar del año anterior que obligaron a dimitir a Sandro Rosell, su antecesor. Posteriormente, ambos fueron a juicio, acusados ​​de un delito fiscal por supuestas irregularidades en su firma. Y aunque Rosell y Bartomeu fueron exonerados, el club quedó manchado. En un hecho inédito, Barcelona se declaró culpable en 2016 de dos delitos contra la Agencia Tributaria. Pero al igual que su llegada, la marcha del brasileño al PSG en 2017 -que pagó íntegramente su cláusula de rescisión, 222 millones- también acabó en los tribunales. Ahora el proceso judicial ha terminado. «El Barcelona informa que ha cerrado extrajudicialmente y de forma amistosa diferentes litigios laborales y civiles que tenía abiertos con Neymar», arrancaba el comunicado azulgrana; “El club y el jugador han firmado un acuerdo transaccional para poner fin a los procesos judiciales que estaban pendientes entre las dos partes: tres demandas en el fuero laboral y un proceso civil”.

Cuando firmó Neymar del Santos, el Barcelona anunció que el traspaso se había fijado en 57 millones y luego admitió que en realidad había costado 86 millones y, de paso, asume una doble imposición y acuerda con Hacienda pagar 5,5 millones. Mientras tanto, Neymar también fue condenado por la Hacienda federal de Río de Janeiro a pagar unos 45 millones de euros por evasión fiscal cometida entre 2011 y 2013, ya que no pagó unos 14 millones en impuestos al fisco. Y el lío se multiplicó durante su partida. Resulta que en 2016, cuando lo renovaron, el club prometió pagar 40 millones más como bonificación por traspaso. A dulce Que el Barcelona entendió que era un premio por estirar la relación con la entidad pero que se quedó a medias porque solo pagaron 14 como recompensa para la temporada 2016-17. Era el último y había otros 26 millones pendientes durante los últimos cuatro años. Y acabó en juicio porque el Barça justificó que el premio era por respetar la duración del contrato mientras que el brasileño lo consideraba un premio a la renovación. Así, el club acabó reclamando 14 millones al jugador y Neymar 26 al Barça.

Pese a todas las pruebas y enredos, Bartomeu intentó fichar de nuevo a Neymar en otras dos ocasiones, sin poder convencer al PSG, también de que abonara la cantidad exigida. Ahora, todavía con Neymar en el club parisino, el Barcelona ha cerrado las disputas con el jugador y, por fin, sellan la paz.

Puedes seguir a EL PAÍS DEPORTES en Facebook Y Gorjeoo regístrate aquí para recibir nuestro boletín semanal.

Por admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *