La nave espacial Peregrine, parte de la misión privada con la que Estados Unidos buscaba volver a la Luna tras más de 50 años, finalizará sin cumplir su objetivo, ya que en las próximas horas arderá en la atmósfera terrestre tras su fallido viaje al satélite natural.

La compañía Astrobotic Technology informó que su módulo se dirige de regreso desde las proximidades de la Luna. Empleados de la compañía prevén que la misión termine este jueves.

Astrobotic está trabajando con la NASA en el seguimiento de la trayectoria del módulo y señaló que no debería suponer algún riesgo para la seguridad durante su ardiente entrada.

El módulo de aterrizaje, llamado Peregrine, despegó de Cabo Cañaveral el lunes de la semana pasada. Sin embargo, rápidamente presentó una fuga de combustible que obligó a Astrobotic a abandonar su intento de hacer el primer alunizaje estadounidense en más de 50 años. La compañía sospecha que una válvula atascada provocó una ruptura en el tanque.

Astrobotic detalló que ha consultado a la NASA y a otros funcionarios del gobierno para poner fin a la misión de la mejor manera. La compañía aseveró que no quiere poner en riesgo los satélites alrededor de la Tierra o crear un peligro para futuras naves espaciales que vuelen a la Luna.

Fue una “decisión difícil”, sostuvo la empresa en un comunicado. «Al poner fin responsablemente a la misión de Peregrine, estamos haciendo nuestra parte para preservar el futuro» de la exploración espacial.

La NASA pagó más de 100 millones de dólares para colocar experimentos en el módulo Peregrine. Forma parte de los intentos de la agencia espacial para comercializar las entregas lunares por empresas privadas mientras el gobierno trabaja para volver a llevar astronautas a la Luna.

El módulo también llevaba a bordo un explorador de la Universidad Carnegie Mellon y de otras investigaciones financiadas de manera privada, así como las cenizas y el ADN de 70 personas, incluido del creador de “Stark Trek”, Gene Roddenberry, y del autor de ciencia ficción Arthur C. Clarke.

Otra compañía estadounidense, Intuitive Machines, tiene programado lanzar su propio módulo lunar el próximo mes.

La propia Astrobotic tendrá otra oportunidad en noviembre con su módulo de aterrizaje Griffin, que transportará el explorador VIPER de la NASA al polo sur lunar.