Institut d'Estudis Ilerdencs: Jordi Fornas, el hombre que diseñó la Cataluña de los 60 |  Revista de verano

Durante los años sesenta, la burguesía catalana centró su particular lucha contra el franquismo en la reivindicación de la cultura catalana. Iniciativas que, como relata Juan Marsé en El amante bilingue, abarcó desde «reuniones teatrales y poéticas que en realidad son vetllades patrióticos en el que reina un ambiente de fiesta familiar, floral y victimista ”a la creación de una industria modesta pero suficientemente solvente para publicar libros, discos en catalán y originar movimientos como Nova Cançó.

Una de las figuras clave en la construcción de esta identidad nacional fue Jordi Fornas, diseñador de las portadas del sello Edigsa, de las portadas de las colecciones La Cua de Palla y Llibres a l’abast de Edicions 62, de las portadas de revistas Serra d’Or y de lo que puede ser la obra maestra de esa época: La gran enciclopedia catalana. «Cuando entraste en la casa de mis padres, viste la botella verde de L’enciclopèdia catalana. Esa era mi forma de diario. Entonces llegarían las portadas amarillas de Cua de palla que me acompañaron durante los años 70 y 80 ″, dice el músico Miqui Puig, cuyo primer recuerdo relacionado con Fornas fue “el rostro de Quico Pi de La Serra en un soltero que me pareció apasionante por ese toque francés que invadió nuestra vida cultural y que ahí quedó perfectamente reflejado ”.

Contenido del Artículo

Más información

Puig fue uno de los participantes en una mesa redonda organizada en torno a la exposición Fornas. La imagen de Cataluña de los años 60, retrospectiva del Institut d’Estudis Ilerdencs sobre este diseñador, fallecido en 2011. “La familia me dijo que, si hubiera estado vivo, tal vez no nos hubieran permitido hacer la exposición”, dice Pau Llop, diseñador gráfico y comisario de la muestra. «La razón es que nunca se consideró un diseñador gráfico, sino un pintor».

Trabajo de comida

Nacido en Barcelona en 1927, Jordi Fornas se había formado en la Escuela de Bellas Artes de Barcelona. Participó en los Salones de Octubre y viajó por Europa representando a los nuevos talentos españoles hasta que, en 1958, se incorporó al departamento de diseño gráfico de Meyba, bajo la dirección de Sandro Bocola. “Se casó, tuvo cuatro hijos y se dio cuenta de que el trabajo que le permitía llegar a fin de mes no era el de pintor, sino el de diseñador. Por eso siempre sintió la profesión como trabajador del diseño, sin esta visión actual del diseñador como estrella de rock «explica Llop, que destaca el talento de Fornas para mezclar referencias anglosajonas, francesas, suizas y catalanas en un mismo proyecto: “En sus portadas de la colección de novela negra Cua de palla, por ejemplo, utiliza imágenes de revistas locales. Es decir, mientras la historia transcurre en Nueva York, el diseño tiene influencia suiza y la referencia es el catalán, el conjunto es universal ”.

Portada de 'El gran Gatsby' diseñada por Jordi Fornas.
Portada de ‘El gran Gatsby’ diseñada por Jordi Fornas.

Aunque entendía el diseño como un trabajo nutricional, Fornas sí mostró cierta simpatía por ese residuo antifranquista que tenían los discos y libros que hacía. «Estuvo cerca del alcance del PSUC [Partido Socialista Unificado de Cataluña] y estaba muy marcado por la ideología anarquista de su madre. En la década de 1930, la familia se fue a Ibiza a vivir como si fueran neorrurales, buscando la autogestión. Por lo tanto, aunque no estuvo involucrado políticamente, permitió reuniones clandestinas en su casa. Aprovechando que una de las habitaciones de la casa tenía dos puertas, la familia nunca supo quién entraba o salía de esas reuniones ”, comenta Pau Llop quien, en línea con este compromiso político, llama la atención sobre una carta que apareció en el archivo familiar. En él el diseñador escribe a Joan Manuel Serrat, para quien había hecho portadas en Edigsa, y “le felicita por haberse negado a cantar la El el el en español en Eurovisión ”.

A pesar de la situación política, Llop no tiene constancia de que Fornas tuviera problemas con la censura. “Si lo hubiera, no sería tanto por el diseño como por el contenido de los registros o libros. Cuando tuvo problemas, fue con La gran enciclopedia catalana. Tal como lo concibió, debe haber tenido un dorso naranja y no verde. Sin embargo, los editores pensaron que era demasiado estridente y lo cambiaron para que no destacara tanto en los salones de las casas catalanas. Por eso, a modo de homenaje, en el catálogo y en la exposición hemos recuperado esa naranja ”.

Jordi Fornas diseñó el álbum de Raimon 'Al vent' en 1963.
Jordi Fornas diseñó el álbum de Raimon ‘Al vent’ en 1963.

Los organizadores esperan que, tras su cierre el 5 de septiembre, la exposición recorra diferentes ciudades. “Aunque Fornas nació en Barcelona, ​​diseñó para todo un país. Por eso, después de Lleida, estaría bien que se fuera a Valencia, Mallorca, Perpignan, Montserrat … En cualquier caso, lo bueno de Fornas es que cualquiera puede tener la exposición en casa con las obras que tiene. Ese es el mayor logro de un diseñador pop, que su trabajo tenga éxito entre la gente, no en las altas esferas del diseño ”, concluye Llop.

Descubre las mejores historias del verano en Revista V.

Por admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *