Interior se opone a facilitar permisos a menores extranjeros no acompañados |  España
Menores extranjeros en piso de acogida en Valencia.
Menores extranjeros en piso de acogida en Valencia.Monica Torres

La medida de mayor alcance en materia migratoria del Ministerio de Inclusión, Previsión Social y Migración se ha topado con la oposición del Ministerio del Interior. El cambio en la normativa de Extranjería para dotar de documentación a miles de menores extranjeros no acompañados y ex jóvenes en tutela que llegaron a España de forma irregular ha vuelto a poner sobre la mesa dos planteamientos contrapuestos en un mismo Gobierno para abordar la inmigración. En una reunión celebrada este viernes entre los ministerios participantes en la reforma, quedó clara la posición de ambos, según fuentes familiarizadas con el encuentro. Para las Migraciones, la eliminación de los obstáculos actuales evitará la irregularidad, la marginación y facilitará el acceso al empleo de los jóvenes. Para Interior, será un aliciente para las mafias, para «millones» de jóvenes de 17 años y generará fricciones con sus socios europeos.

El cambio de reglamento, que llegará al Consejo de Ministros en forma de real decreto, se viene negociando con los distintos ministerios implicados desde abril. La reforma está pensada sobre todo para facilitar los permisos de residencia y trabajo a los ex-pupilos a los que, al cumplir los 18 años, se les exigen requisitos prácticamente imposibles de cumplir -como tener unos ingresos propios de más de 2.000 euros mensuales- para renovar o para obtener sus papeles. Incluso cuando cumplen, se les concede un permiso de residencia que no les permite trabajar. La propuesta también acorta los plazos para que los menores en acogida temporal obtengan sus papeles lo antes posible, como ya lo dispone la ley, y no pasen meses indocumentados. También les permite renovar sus autorizaciones cada cinco años y no todas, como actualmente. El cambio también autorizará trabajar de forma automática a partir de los 16 años, concesión que hasta ahora era un lujo para unos pocos. La reforma beneficiaría a unos 8.000 menores extranjeros no acompañados y a otros 8.000 jóvenes que llegaron solos a España pero ya han alcanzado la mayoría de edad.

El borrador presentado por Migraciones no le gustó Interior. En la reunión celebrada este viernes, el subdirector general de Relaciones Internacionales, Manuel Alhama, defendió las objeciones de su ministerio. Según fuentes familiarizadas con el encuentro, el departamento de Fernando Grande-Marlaska no entra en analizar el fondo y la motivación de la propuesta, pero sí advierte de su impacto en múltiples ámbitos, especialmente en su política de combate a la inmigración irregular. Interior sostiene que la reducción de plazos propuesta para la obtención de los documentos podría potencialmente animar a «millones» de jóvenes extranjeros de 17 años a venir a España y no está de acuerdo en que la renovación se prolongue a cinco años. Alhama también advirtió sobre cómo las mafias pueden aprovecharse de la medida y pidió que también se tengan en cuenta los antecedentes de los menores -y no solo de los adultos- para no regularizarlos. Interior también expresó su preocupación por la reacción de la UE a la reforma, especialmente Francia y Alemania, que pronto tendrán elecciones, porque los permisos facilitarán el tránsito de los jóvenes por el continente.

El secretario de Estado de Migraciones, Jesús Perea, defendió su propuesta, que es también una de las medidas que supervisa de cerca su ministro, José Luis Escrivá. Según las fuentes consultadas, Perea sostuvo que el impacto que tendrá la medida en miles de jóvenes está por encima de un posible efecto llamada. El Secretario de Estado puso como ejemplo a los jóvenes ex-pupilos a los que se les permitía trabajar en el campo cuando faltaban trabajadores temporales durante el encierro. De los 462 niños que obtuvieron un permiso, el 70% todavía está inscrito en la Seguridad Social y tiene contratos encadenados para trabajar en otros sectores, como la hostelería. Aun así, no se negó a repensar los plazos para la obtención y renovación de los permisos.

El departamento de Grande-Marlaska no tiene un gran apoyo en su oposición a la propuesta, según fuentes familiarizadas con la negociación, pero la Cancillería sí la apoya en algunos puntos. El departamento que ahora dirige Manuel Albares advirtió también sobre el impacto de la medida en la UE y cómo la reducción de plazos podría dificultar las repatriaciones (este punto se incluye específicamente en el texto para que la obtención de papeles no bloquee la repatriación en ningún caso, si se considere conveniente). El Ministerio de Política Territorial y el Ministerio de Derechos Sociales, por su parte, apoyaron el planteamiento de la propuesta de Migración.

El texto debe ahora ser elevado al Consejo de Estado para que pueda hacer su propio informe por medios urgentes en 15 días. El objetivo del departamento de Escrivá es que llegue al Consejo de Ministros para su aprobación en las próximas semanas. La Secretaría de Estado de Migración, que dice «satisfecha con el proceso de diálogo mantenido con todos los ministerios, incluido el Ministerio del Interior», no ha querido precisar si incluirá los cambios, en referencia a los plazos y antecedentes, que el demandas del departamento por Grande-Marlaska. «Estamos convencidos de que la reforma que se va a seguir adelante en las próximas semanas será muy positiva, también gracias a los aportes de todos los ministerios», afirman fuentes de Migración. Fuentes interiores sostienen que el texto aún se encuentra en negociación.

Por admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *