Actualizado

El portugus, muy efusivo en su festejo, fue el mejor del partido, mientras el Atltico prolonga su mala racha en el feudo azulgrana (1-0).

Joao F
Joao Flix celebra el gol con el Barcelona.Enric FontcubertaEFE

Escribe Franz Kafka en su Metamorfosis acerca de la transformacin de Gregorio Samsa en insecto. Si el escritor checo fuera cronista deportivo, se encontraran varias metamorfosis en el csped de Montjuic. La ms obvia es la de Joao Flix, el jugador que ocup la previa y protagoniz el partido. Del hasto a la sonrisa. La furia del ex demostrada encaramado a una valla del estadio ms alto de Barcelona tras marcar el nico gol. [Narracin y estadsticas (1-0)]

Luego el estilo, que destacaban en la charla previa Xavi y Simeone y se ha difuminado en ambos entrenadores. El Bara de Xavi fue el summum del unocerismo en la temporada pasada y en esta no termina de arrancar el jogo bonito que tanto defiende. El Atleti de este Simeone es uno de los equipos ms goleadores de 2023 y el tercero con ms tantos en liga.

Esa transmutacin se vio en los primeros compases del partido. Esa presin alta que tanto le gusta al Cholo provoc dos prdidas en la defensa rojiblanca que casi le cuestan dos goles en apenas dos minutos. Raphinha y Lewandowski no pudieron concretar. Mientras que en una preciosa jugada trenzada de la escuadra rojiblanca, con paciencia, la termin Griezmann tras un pase atrs de tacn de Llorente, pero rechaz la defensa blaugrana. Metamorfosis.

Refugiado en torno a Oblak

Este cambio de personalidades se ejemplifica tambin en el ataque de ambos conjuntos. El ariete polaco asusta menos que el matador espaol. Lewandowski lleva ocho goles y cuatro asistencias por los 12 tantos y tres pases de gol de Morata. Los fallos acechan hoy ms al primero que al segundo. La volea que tuvo en el punto de penalti tras el centro de Kound es de las ocasiones que resultan ms difcil fallarlas que meterlas.

Sin embargo, como ese refrn de que la cara tira al monte, con el paso de los minutos el Atltico se fue refugiando cada vez ms cerca de Oblak, olvidndose del equipo de toque en el que se ha convertido este ao, y el Barcelona acept el espacio y comenz a dominar el juego como le gusta decir a su entrenador, pero no haba demostrado hasta ayer.

Los culs se parecieron ms al equipo que despert en Oporto, activos en la presin y con gusto por la elaboracin aprovechando la mayora de efectivos con los que cuentan en el medio campo. Enganchados a un Gundogan que le gustan estos partidos y a la vuelta de De Jong, de momento, ms vital para el juego azulgrana que Pedri. Pero si hay un jugador que iba a ser protagonista le gustara o no era Joao Flix.

El vuelo de Pe
El vuelo de Pea para evitar el 1-1 de Memphis.EFE

El portugus, muy activo en el juego y con una metamorfosis del gesto de este verano, aprovech una mala presin del Atltico para ganar un duelo a Molina, muy blando, y picar con calidad ante Oblak. Si los ms incrdulos pensaban que no celebrara el tanto tuvieron que ver al luso golpearse el pecho y elevarse sobre la valla publicitaria con los brazos en cruz. Comedido…

No podemos imaginar qu hubiera pasado si mete un segundo gol tras una siesta de Koke en salida de baln y tres pases elctricos del Bara que concluyeron en su bota. Pero dispar flojo y al medio, donde estaba Oblak. Tras el chut recibi un buen regalo de Hermoso en su tibia, como el que poco antes le dio Witsel y luego un empujn de Gimnez en un crner a favor del Atltico que Flix decidi teatralizar de manera ridcula. No dej muchos amigos en el vestuario rojiblanco. Tampoco Azpilicueta, aunque nunca coincidieron en la caseta.

Resurreccin

Guerras aparte. El Barcelona ha resucitado esta temporada. Los indicios atisbados ante el Oporto se han ratificado en su segundo duelo ms importante en lo que va de Liga. Lo hizo, eso s, contra un equipo tieso. Fsicamente muy justo. Con un once que cualquiera se sabe de memoria salvo dos o tres cambios. Simeone tambin lo vio y ya haba agotado los cambios en el minuto 65 y eso revitaliz al Atltico que quiso parecerse al equipo que llevaba 10 victorias en esta liga en 14 jornadas.

Pero la maldicin rojiblanca en Barcelona contina. 17 aos sin ganar. Y ayer, aunque lo intent hasta ltima hora, no encontr la manera de perforar la portera de Iaki Pea. El portero se luci incluso ante una falta de Memphis en el 80 con ayuda del palo y luego ante Correa algo escorado. Las ms claras del Atltico en el partido. El asedio rojiblanco continu y Lewandowski, perdon. El Barcelona del 1-0 y de Joao triunf y resucit. Dejamos la postdata para Griezmann. El francs fue el del Bara, pero lo peor es que el portugus, tambin. Y todos sabemos cul es la mejor versin de cada uno.