Jorge Iván Ospina: "Lo que pase en Cali puede llevar adelante a toda Colombia" |  Internacional
Jorge Iván Ospina, alcalde de Cali, fotografiado el viernes en un hotel céntrico de la ciudad.
Jorge Iván Ospina, alcalde de Cali, fotografiado el viernes en un hotel céntrico de la ciudad.Camilo Rozo

Sentado a una mesa en una terraza, un hombre con camisa de lino vive un momento de paz. El sol le baña la cara y durante unos segundos entrecierra los ojos. Cuando los reabre, la ciudad tropical de la que es alcalde Jorge Iván Ospina, Cali, la tercera de Colombia con 2,2 millones de habitantes, queda fuera de control. La huelga nacional por un aumento de impuestos ha sido más violenta aquí que en cualquier otro lugar del país. La policía ha reprimido las protestas en los barrios más pobres. En esos enfrentamientos han muerto seis jóvenes, algunos baleados por los agentes.

La furia se ha extendido por toda la ciudad, que está bloqueada en muchos de sus puntos. Las barricadas y los bloqueos de carreteras se suceden en un viaje en automóvil. El precio de la comida se ha disparado. Hay saqueos en comercios y gasolineras. La policía ha perdido casi por completo el control de las calles, donde se empieza a ver a civiles armados disparando contra los manifestantes, alimentando el espectro del paramilitarismo.

Ospina (55 años) es hijo de Iván Ospina Marina, fundador del M-19, un guerrillero urbano de los ochenta. Los dos estaban charlando en casa cuando unos soldados entraron por sorpresa y mataron al padre. Ospina Jr. es miembro del Partido Verde, un partido con vocación pacifista. «Este sol espléndido no me conviene», inicia la conversación del alcalde, que tuvo lugar el viernes en un hotel del centro de la ciudad.

Pregunta. ¿Por qué?

Respuesta. En Cali siempre salimos a bailar. Nos encanta. Menos cuando llueve. En la pandemia tuvimos gente encerrada durante un año. Era una contradicción que la gente ve superficial, pero que yo no puedo ver superficial. Estamos comprometidos con la reducción de infecciones y no entendíamos qué es el encierro para un joven de Cali. Quizás para un joven de Escocia el encierro sea otra cosa.

pag. ¿Considera que este es un factor importante de movilización?

R. Todo suma. Creo que la psique colectiva es anormal, producto de las decisiones tomadas durante un año de pandemia. Tener a los jóvenes encerrados, cerrar la fiesta como actividad de encuentro, cerrar el baile, el baile, es un componente que está ahí.

pag. ¿Y qué más?

R. Hay conflictos sin resolver en nuestra sociedad en 2019 (cuando hubo otras protestas sociales). La exclusión de los chicos, las dificultades para la salud, el deporte, el trabajo. Pero también tengo un fenómeno muy berraco. A solo una hora de Cali se encuentran los cultivos de hoja de coca más grandes del planeta tierra. ¡80.000 hectáreas de coca! Y creo que hay un conflicto armado sin resolver que el Estado intentó resolver y no resolvió. Todo eso es un cóctel Molotov. Mucha gente ha muerto.

pag. Las cifras son muy confusas. ¿Cuántas muertes ha habido en una ciudad donde se han visto escenas de guerra urbana?

R. Como hemos estado bajo la guerrilla, bajo el narcotráfico, la falta de respeto a la vida es muy dura. Hoy, en los escenarios donde se desarrolló esa guerra (dentro de las protestas), tenemos siete muertos.

pag. Incluido un pariente suyo.

R. Sí, Nicolás, un primo. Caminaba cuando lo golpearon en la cabeza.

pag. En este momento, las autoridades no tienen el control de la ciudad.

R. Debido a la magnitud del conflicto, tengo 41 estaciones del sistema de transporte incineradas. Tengo 36 supermercados saqueados, 11 autobuses quemados y 51 entidades financieras vandalizadas. Imagínate. Esto es una locura, hombre.

pag. ¿Quién toma las decisiones ahora mismo en la ciudad? ¿Tú o el general Eduardo Zapateiro (enviado desde Bogotá para sofocar la revuelta)?

R. En Colombia hay una vaina que es una contradicción. La Constitución dice que los alcaldes son los jefes de policía, pero el alcalde no nombra al comandante de la policía, el alcalde no le paga al comandante. Cuando el general de mayor rango llama a un oficial de policía, deja al alcalde acostado y corre hacia allí. Por tanto, existe una contradicción entre lo que dice la Constitución y cómo se ejecuta. Un comandante del Ejército tiene mucha más capacidad política que un alcalde.

pag. Entonces, ¿ha tomado decisiones con respecto a la seguridad o no?

R. Lo que hacen los alcaldes es definir la línea gruesa, nunca la línea operativa.

PAG. ¿Ha dado una orden de atacar a los manifestantes?

R. Nunca, nunca se me ocurriría pedirle a la policía que reprima la protesta de manera violenta. Nunca lo hice y nunca lo haría. Pero le señalé a la policía que tenían que intervenir en el saqueo porque iban a llevar a esta ciudad a una guerra civil. El dueño de un supermercado o negocio saqueado que ve que no hay una presencia institucional que lo proteja, fácilmente se hará justicia por sí mismo.

pag. Es una palabra muy fuerte guerra civil.

R. Lo que estuvo presente en Cali, y ojalá lo superemos, es el inicio de lo que puede ser una conflagración que puede llevarse adelante a todo el país. Por eso el diálogo nacional en Cali es tan importante ahora. Lo que teníamos era una nueva doctrina de enfrentamiento, con múltiples actores violentos, múltiples escenas, pánico. Les voy a contar una historia que explica esta locura en la que estamos.

PAG. Avanzar.

R. Hay un barrio llamado Siloé (donde ha habido escenas de guerra urbana). Hace cuatro o cinco días los vecinos me llamaron por el tiroteo y fui. Y escuché los disparos y escuché los rugidos. Después, no encontré a los muertos en ese feroz tiroteo.

PAG. ¿Luego?

R. Creo que hay un teatro de operaciones psicológico instalado.

pag. Explicate tú mismo.

R. Existe una tecnología que está llevando el pánico a un estado de guerra en su máxima expresión. Creo que también hay algunas tecnologías que uno no conoce. Con todo lo que escuché, todo el teatro de operaciones, pensé que iba a encontrar 20 muertos. Es que fue tatatatatatata permanentemente. Fue terrible. Dos horas de ruido, de bombas. Papapa. El sonido y el miedo.

pag. ¿Qué o quién lo causó?

A. No lo sé. ¿Quién iba a salir a ver quién es? Cuando llego a ese territorio, me encuentro con la policía destrozada, con mucho miedo, y los médicos de la institución de salud horrorizados. Y solo una persona asesinada por un cuchillo.

pag. No sé cómo explicarlo.

R. No puedo explicar. Parte de la comisión de la verdad (que surgió tras los acuerdos de paz para generar una narrativa nacional sobre los años de violencia) tiene que explicar esto.

pag. ¿Ha documentado que la policía disparó directamente contra los manifestantes?

R. No lo he documentado de manera expresa, precisa, clara. No tengo la primera foto.

pag. Pero hay videos, testigos. Cual es tu sospecha?

R. Mi sospecha es que operaron halcones de la muerte y que tal vez operen con la intención de llevar esta ciudad y este país a un mayor nivel de enfrentamiento. Esa es la tesis que tengo en mente. Por ejemplo, Nicolás caminaba y recibió un disparo en la cabeza con un proyectil de alta velocidad. ¿Qué es eso? Eso es un halcón, un hombre que está ahí y dice: «Pam, a esa».

Retratos en las calles de Cali de los jóvenes asesinados y desaparecidos durante las protestas.
Retratos en las calles de Cali de los jóvenes asesinados y desaparecidos durante las protestas.Camilo Rozo

pag. Las autoridades se han evaporado de Cali.

R. No, las autoridades de la ciudad no lo hacen. La policía ha perdido el control. No hay forma de decir que no cuando tienes 50 establecimientos saqueados. Sería una mentira decir que no se pierde el control. Ni que decir.

pag. Los jóvenes que han protagonizado las protestas no lo ven como interlocutor. Un día ibas a presentarte en Puerto Resistencia (núcleo de protestas donde ha desaparecido la presencia del Estado) y al final anulaste.

R. Posiblemente no. Hay un rechazo institucional, venga de donde venga. No hay diferencia entre la alcaldía o el gobierno.

pag. ¿Qué salida ves?

R. Un diálogo nacional entre la autoridad nacional, la presidencia de la República, el comandante en jefe de las Fuerzas Armadas, el comandante en jefe del orden público …

pag. Hablamos del presidente Iván Duque.

R. … Comandante en jefe de las actividades del Estado y las políticas de Estado con todos los ciudadanos, especialmente los jóvenes.

pag. El presidente se ha reunido con actores políticos más que con jóvenes.

R. Un error. Porque si tienes frente a los que no representan la protesta, es un diálogo de sordos. Lo que le proponemos al presidente es que haga de Cali el escenario de este diálogo.

PAG. ¿Cuánto tiempo cree que va a durar esto?

R. No lo sé.

pag. ¿Cuáles son las pérdidas económicas de tener una ciudad inactiva durante dos semanas?

R. Lo que perdió el dueño de un taxi quemado o un autobús destrozado son los activos de su vida, y esta situación es la cosecha de este caos. Cali puede haber perdido alrededor de $ 200 millones. Un montón de.

pag. ¿Cómo has vivido las horas más difíciles al mando de la ciudad?

pag. No sabe lo que hemos llorado. Esto ha sido muy duro, hermano. Ha sido muy duro. ¿Por qué crees que encontré 37 embajadores y los llamé? Busqué al nuncio apostólico. Me comuniqué con todos para que me ayudaran a desactivar esto. Esta puede ser la conflagración nacional.

pag. ¿Una rebelión?

R. Más complicado … esto puede ser una conflagración, dura, tóxica.

pag. ¿De qué naturaleza?

R. Imagínese el tamaño de la conspiración. El tema de la revolución molecular (concepto acuñado en Colombia por el expresidente Álvaro Uribe que los analistas consideran un instrumento para justificar la violencia policial). No tenía ni idea de eso.

pag. ¿Hablaste con los jóvenes en las barricadas? Dicen que están dispuestos a resistir y morir si es necesario para evitar que la autoridad ingrese a sus vecindarios.

R. Los chicos son siempre los que han hecho las verdaderas transformaciones de una sociedad, los que han hecho los puntos de ruptura, las fracturas. Cuando me dices que los chicos están dispuestos a morir, es ese, el joven que entrega su alma y su vida porque no tiene esperanzas y comprende la necesidad de transformar una sociedad. Eso no es una locura, eso sucedió en la revolución francesa, en la revolución bolchevique. Los chicos son siempre los que quieren transformar una institución frágil, limitada que no funciona. No me parece extraño.

pag. ¿Cómo crees que puedes salir de esta espiral?

R. El concepto tiene que ser vida. No importa si es el pandillero o el policía.

[Las asesoras del alcalde le recuerdan que tiene que atender otro compromiso. Pero antes…]

R. Te voy a decir algo que no me creerás …

pag. Dime.

R. Te lo digo con certeza porque he viajado mucho. No hay lugar en el planeta tierra donde haya más vida nocturna que en Cali. Ni en Cuba, ni en Puerto Rico, ni en Nueva York. Esto es Loco. Creo que eso también tocó la psique. La gente cree que estas actividades son superficiales. No lo son en absoluto.

Suscríbete aquí a Boletin informativo de EL PAÍS América y reciba todas las claves informativas de la situación actual de la región.

Por admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *