Jorge Valdano: "Florentino Pérez fue víctima de la indecencia" |  Deportes

Dice, cargado de razón, que es un deporte «infinito». Jorge Valdano (Las Parejas, Santa Fe, Argentina) se subió a la pelota cuando era niño y, a los 65 años, aún no ha bajado. Fue campeón del mundo, entrenador y técnico del Real Madrid. Tras perder un duelo contra Mourinho, se recicló como filósofo del fútbol. Frotó esa bola como si fuera una lámpara y el genio le concedió tantas cosas que no se atreve a decir lo que se perdió por su culpa. «Puede que no haya disfrutado más de mis hijos cuando era joven, pero me estoy vengando de mis nietos».

Pregunta. ¿Se molestó más en el campo o en las oficinas?

Respuesta. Mientras jugaba, no procesó malas experiencias. Crecí jugando y para mí ser futbolista profesional fue como prolongar mi infancia. Por otro lado, la oficina genera tensión, para mí es un espacio menos natural.

pag. Háblame del día siguiente, cuando te des cuenta de que ya no vas a levantar miles de colillas a la vez en un estadio.

R. Ahora estoy en una plataforma educativa en la web, Oxigen, y he preparado un curso sobre eso porque de hecho es un momento crítico. El mismo día pierde el juego, la gran pasión, el privilegio de la fama y unos ingresos desproporcionados. Cuando juegas nunca hablas de esto, es un tabú, así como tus amigos no se hablan de la muerte. Me hubiera gustado haberme visto obligado a prepararme para ese momento. Es un déficit de los clubes porque el fútbol está presente rabioso.

PAG. Tuvo una buena rabieta por la llegada del VAR. ¿Fue tanto?

R. Me temo que el fútbol perderá su lado salvaje porque creo que eso es lo que lo hace tan especial. Hay un cuarto trasero animal en todos nosotros que necesitamos satisfacer de alguna manera y el fútbol es para eso. La tecnología es lo opuesto al salvajismo y también es muy invasiva. Pero el VAR trae un punto más de justicia y con eso es muy difícil estar en desacuerdo.

pag. El objetivo del siglo pasado está claro, Maradona en el Mundial de 1986. ¿Éste?

R. Aún no se ha ingresado. Es que el objetivo del siglo pasado convirtió a una persona en un héroe. No era solo una cuestión estética, ni siquiera puramente futbolística. Trascendió todo, como un mismo personaje. Vamos a tener que esperar: tenemos que perder una guerra, tienen que pasar muchas cosas… (risas).

pag. ¿Cuándo fue la última vez que habló con (la mano de) Dios?

R. No lo recuerdo, pero fue hace mucho tiempo. Lo peor de los últimos años de Maradona es que rompió toda su cadena de afectos: con su exmujer, sus hijas, los amigos que más lo querían … Lo que más me impactó de su muerte es que uno no lo sabía. a quien dar el pésame y sin embargo daba la sensación de que había que darlo a todo el país. Fue un personaje importante. Soy una persona absolutamente conciliadora, pero las únicas dos veces que estuve a punto de pegarme fue estando con Diego de gente invasora que no nos dejaba hablar. Esa era su vida las 24 horas del día y no importaba si estaba en Argentina, Nápoles o Suiza. Es imposible ser Maradona y ser normal.

pag. ¿Qué le hubiera gustado decirle si pudiera haberle dicho adiós?

R. Creo que en sus últimos años sufrió mucho. He tenido conversaciones muy profundas con él. Un día, cuando yo era el entrenador del Tenerife, vino a jugar con el Sevilla y por la noche conversamos hasta tarde en el hotel. Me contó cosas muy duras de su vida. Y me fui desanimado, con la sensación de que un chico gritaba pidiendo ayuda y no podía dárselo. Es imposible que Dios te escuche.

pag. «No sé sobre el Barcelona, ​​pero hice todo lo posible para quedarme», dijo Messi. ¿Sabes? ¿Fue su partida irremediable?

R. Estamos en un fútbol que se está apoderando de la economía y la sensación es que el Barça no tenía una moneda para regalarle a Messi. Se alimentó una ilusión y como todo fue muy apresurado dio la sensación de que estaba expulsado. En un juego donde la identidad es tan importante, expulsar una leyenda es algo que no solo es doloroso, sino casi inexplicable.

pag. ¿Estás triste por su partida o prefieres los clásicos sin él?

R. Su salida le hace mucho daño incluso al Real Madrid porque uno también se mide en cuanto a rivales. Para los madridistas hay una ventaja, pero no es competitiva. Simplemente, ahora Messi se convertirá en un genio del fútbol, ​​no solo pertenecerá al Barça, sino que como consuelo es muy miserable (risas).

pag. La entrevista del youtuber Ibai Llanos a Messi generó polémica en el periodismo. Qué pensaste? ¿Lo considera un colega de profesión?

R. Es una señal de este tiempo y no lucho con este que también es mi tiempo.

pag. ¿Cuántas temporadas quedan de la telenovela Mbappé?

R. Como máximo una. Será libre, dependerá exclusivamente de él, ya no del club, y suponemos que si el Madrid le manda un correo al menos él la responderá.

pag. ¿Y por qué ha sido tan larga la primera temporada de la telenovela?

R. Por qué Florentino [Pérez] negoció por primera vez con un club que no parece estar interesado en el dinero.

pag. ¿Has escuchado los audios de Florentino Pérez?

R. Si todo. Tengo una máxima: ponerme siempre en el lugar de la víctima, y ​​en eso Florentino fue víctima de la indecencia. Cualquier comentario juega al juego indecente.

pag. ¿Es siempre tan elegante?

R. No. De vez en cuando se suelta la cadena.

pag. ¿Qué suele causarlo?

R. Desilusiones con personas cercanas. Creo mucho en el consenso, para mí es imposible que dos personas inteligentes no se reúnan en algún lugar, pero aprendí tarde que eso no siempre es posible. Es una de las enseñanzas de Mourinho (risas).

pag. Así que aprendió por las malas.

R. Asqueroso, sí.

pag. Llame de Paris Saint-Qatar a Paris Saint-Germain. ¿Recuerdas la época en que el negocio se hizo cargo? ¿Cuándo se salió de control el dinero del fútbol?

R. Hay pasos. Berlusconi fue uno; Manchester United, otro. Y debo confesar que las galácticas fueron el paso final. Creo que fueron un antes y un después y en ese antes y después yo fui el antes. Recuerdo la primera gira por Japón. No estábamos acostumbrados a que una pretemporada se convirtiera en entrenamientos con 40.000 personas, almuerzos con patrocinadores

pag. ¿Se puede detener?

R. No hay forma de detenerlo. No es la dinámica del fútbol, ​​es la dinámica de la globalización, con lo bueno, por ejemplo, que Messi es un fenómeno global, y lo malo, que es que cada vez hay menos equipos ricos, pero son muy ricos, y más equipos. pobres que ponen en peligro su supervivencia. El fútbol representa todos los defectos de la globalización.

pag. ¿No es una tontería que una camiseta cueste 130 euros?

R. Es la ley del mercado. No es un trozo de tela, es un contenido sentimental.

pag. ¿Competirías en lugares como Qatar o Arabia Saudita?

R. Sí, porque no soy el General San Martín, no soy un libertador del mundo. Represento el orgullo futbolístico de mi país. No más aspiración que esa. No jugué el Mundial 78 [durante la dictadura argentina], pero lo habría jugado.

pag. Florentino Pérez aseguró en medio de la pandemia que la Superliga era para salvar el fútbol y que en 2024 estarían muertos. ¿Ocurrió?

R. Si.

pag. ¿Crees que habrá una Superliga?

R. Es muy difícil para los clubes que tienen el mundo como su mercado y los clubes que tienen su ciudad como su mercado formar parte de la misma competencia. Todo nos lleva allí. Es una lucha del futuro contra la tradición, y en la guerra entre la novedad y la tradición, la novedad gana casi todos los días.

pag. ¿Y dónde deja eso a los clubes pequeños?

R. En una situación muy delicada. Lo que pasa es que tendemos a creer que la afición madridista es más aficionada que la aficionada del Eibar y no, el compromiso sentimental es el mismo, lo que aumenta es el número.

pag. ¿Por qué el poder combina tan bien con el fútbol? ¿Hay algo de leyenda urbana en la fama del palco del Bernabéu o es lo que parece?

R. Berlusconi comenzó a anidar el poder en Milán. Jesús Gil hizo algo parecido en España. La popularidad se ha convertido en un valor y no hay nada más popular que el fútbol, ​​por lo tanto, si la popularidad es un poder, el fútbol da poder.

pag. ¿Qué impresión te dejó España cuando llegaste y cómo la ves ahora?

R. No encontré diferencias al llegar. Pero pasaron 45 años y España que subió como un cohete y Argentina que bajó como un cohete más. Ahora son dos mundos.

pag. ¿Qué te queda en Argentina?

R. Afectos, olores, ganas de ir.

Puedes seguir a EL PAÍS DEPORTES en Facebook y Gorjeoo regístrate aquí para recibir nuestro boletín semanal.

Por admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *