Juan Espadas acapara todo el poder en el PSOE andaluz desde este viernes |  España

En poco más de un mes, el PSOE de Andalucía ha dejado atrás los días de Susana Díaz. El pasado 13 de junio, Juan Espadas ganó con el 55% de los votos y 16 puntos de diferencia a Díaz en las primarias para elegir al candidato a la presidencia de la Junta y, este viernes, Espadas, alcalde de Sevilla, ha sido proclamado secretario general de la partido tras unas elecciones sin competidores. El galón de líder del partido ya se gasta y tendrá todo el poder en el PSOE autonómico, ya que el actual ejecutivo «está suspendido» hasta que se elija uno nuevo en el XIV Congreso que se celebrará los días 6 y 7 de noviembre.

Más información

Poco después de la proclamación del nuevo Secretario General, el Secretario de Organización, Juan Cornejo y número dos Susana Díaz, ha comunicado a Espadas su renuncia al cargo. En un mensaje de WhatsApp, Cornejo justifica su renuncia para «facilitar la transición al XIV Congreso y evitar posibles malentendidos en la convivencia de un comité organizador y esta secretaría». Añade el mensaje de que la dimisión «va acompañada de una oferta» a Espadas «por lo que estime oportuno y en el que pueda colaborar». Como secretario de Organización del PSOE, Cornejo fue el responsable de la compleja organización del Congreso de Andalucía. Andalucía es la principal federación del PSOE.

Lo primero que ha hecho Espadas tras ser ratificado ha sido nombrar a 20 personas que recogerán propuestas de todos los puntos de la comunidad para redactar el marco de presentación del congreso, que servirá de base para la elaboración del programa electoral.

El diputado por Jaén y portavoz adjunto del grupo socialista en el Congreso, Felipe Sicilia, será el coordinador de este primer equipo que, según Espadas, tiene la misión de “escuchar activamente” en toda Andalucía. Sicilia fue el primer líder que se lanzó a la carrera para acelerar el proceso interno que condujo al reemplazo de Díaz, pero que se fue en medio del recorrido cuando ya intuía que el elegido para completarlo sería Juan Espadas.

En su primer acto realizado este viernes por la mañana en la sede regional de San Vicente, Espadas ha dejado atrás uno de los argumentos que más utilizó en la campaña para ser candidato: el de reconocer los errores del pasado que, como dijo. en ese momento, fueron uno de los motivos que llevaron al PSOE a perder la Junta de Andalucía tras 37 años de gobierno ininterrumpido. El secretario general ha pasado esa página porque, según explicó, «la sociedad del año 2018 ya no es la misma». Y ahora tiene otras preocupaciones: «No se trata de lo que hicimos, sino de lo que vamos a hacer», recalcó.

Espadas pretende «hablar menos» de los procesos internos del PSOE. Algo complicado, porque este partido celebrará un maratón de congresos hasta final de año en el que se elegirán nuevos rumbos y, en el caso de los que afectan a las provincias andaluzas, habrá cambios que respondan a la nueva mayoría liderada por él. . Donde, además, habrá que encajar muchas piezas para lograr la integración.

Hasta ahora, Espadas no ha querido visualizar en quién recaerá el trabajo orgánico. Lo primero que hizo cuando ganó las primarias fue cambiar por completo la dirección del grupo parlamentario y confiar la portavoz a Ángeles Férriz de Jaén. Ahora ha designado el equipo de redacción de la presentación, formado por 20 personas con una edad media de 40 años. Son 10 hombres y 10 mujeres, alcaldes, concejales, senadores y diputados. Este equipo escuchará a «los militantes y la sociedad civil» siguiendo una «planificación estratégica que va a ser todo menos un clásico, sino un ejercicio de innovación política», dijo Espadas.

En los próximos días designará el comité organizador del XIV Congreso Regional que vendrá a hacer el trabajo que debe asumir el actual ejecutivo. Pero la dirección del ahora permanece inerte, agonizante y sin funciones. “El ejecutivo ya no funciona como tal. El secretario general asume las funciones ”, dijo Espadas, que podrá hacer y deshacer a su antojo.

El cambio experimentado en el PSOE de Andalucía, avalado por la cúpula federal, se ha realizado invirtiendo todos los procesos y calendarios orgánicos. Hubo mucha prisa por terminar la etapa de Susana Díaz, luego de constatar que la expresidenta no consideraba necesaria su reemplazo luego de perder la Junta. Con el argumento de que el presidente andaluz, Juan Manuel Moreno (PP), podía adelantar las elecciones andaluzas, ejecutivos provinciales, dirigentes locales y funcionarios públicos empezaron a pedir desde el pasado mes de abril que se convoquen las elecciones primarias para elegir al candidato a la Junta. Comenzó el PSOE de Jaén y a partir de ahí se formó una cadena que acabó cuando Díaz, unas horas antes de que Ferraz impusiera las primarias, los llamó para evitar el «ruido» en el partido.

Tras la cómoda victoria del alcalde de Sevilla, la cúpula federal también presionó para resolver la bicefalia en la mayor federación del PSOE y convocar cuanto antes a elecciones para que Espadas fuera elegido secretario general, proceso que culminó este viernes y que Se acordó previamente con la ya exsecretaria general, que fue elegida senadora por la comunidad el pasado miércoles, aunque todavía no ha renunciado a su actuación como diputada andaluza.

Por admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *