Justicia se niega a indemnizar a Iberdrola por limitar el caudal de dos ríos en León |  Economía

El Tribunal Superior de Justicia de Castilla y León (TSJCyL) ha desestimado la denuncia de Iberdrola contra la Confederación Hidrográfica del Duero (CHD), a la que solicitaba una indemnización de 265.000 euros por limitar los caudales de los embalses de Ambasaguas y Vegacervera, en León, entre 2016 y 2018. La central hidroeléctrica reclamó esta compensación económica por la disminución en la producción de energía derivada de estas restricciones en los usos hidroeléctricos ubicados en el cauce de los ríos Torío y Porma, decisiones que se tomaron por razones “ecológicas”, según recogió la sentencia, que es firme. La resolución llega semanas después de que el CHD, que depende del Ministerio de Transición Ecológica, haya abierto un expediente con la empresa para el vaciado del embalse de Ricobayo Zamorano este verano con el fin de optimizar la obtención de energía en este salto. La ministra del ramo, Teresa Ribera, también ha censurado las decisiones de la empresa por el daño medioambiental y económico que provoca en esta región de Zamora.

Más información

Iberdrola impugnó en 2019 la decisión del CHD de no abonarle esa cantidad y exigió que se ordenase a la Administración el pago de 74.229,45 euros por la imposición de estos flujos mínimos en 2016, otros 78.310,68 en 2017 y 112.670,58 euros para 2018. El TSJCyL ha apoyado su decisión sobre la “subordinación de los usos hidroeléctricos al interés público en general y al mantenimiento de un caudal suficiente para la piscicultura en particular” y ha subrayado que el establecimiento de estos caudales ecológicos mínimos no implica revisar las concesiones de explotación de la Represa, ya que el cumplimiento «está implícito en esos títulos».

La empresa también reclamó una indemnización, también rechazada, por el lucro cesante supuestamente derivado de la electricidad dejada de producir por este cumplimiento de los caudales ecológicos incluidos en la normativa. La demanda indicó que esta contraprestación debe ser pagada «hasta el vencimiento del título de concesión con base en la fórmula de cálculo establecida en los informes periciales aportados». Iberdrola, contactado por este diario, se ha negado a comentar la sentencia adversa.

La gestión de los embalses de Vegacervera y Ambasaguas y la creación de “caudales ecológicos”, prosigue la carta, proviene “no de la mera voluntad de la Administración sino de la Ley”, concretamente de las leyes de Aguas y del Plan Hidrológico Nacional. Por ello, la Administración «no tiene que responder» por la «falta o disminución del caudal concedido», ya sea por un error o por cualquier otro motivo. En el caso del uso de Vegacervera, detallan los Magistrados Contencioso-Administrativos del Juzgado Regional, con sede en Valladolid, los concesionarios están sujetos a «cuántas obligaciones» se recogen en la normativa, mientras que en el de Ambasaguas, el administrador debe Cumplir en la explotación de las disposiciones de la ley de pesca fluvial para la conservación de las especies que habitan estas aguas. Por tanto, consideran que el Estado no está obligado a indemnizar al denunciante.

El título de concesión de Iberdrola, indica la sentencia, no implica un “uso absoluto” de los ríos afectados, ya que deben estar sujetos a limitaciones como el caudal mínimo o restricciones generales de explotación. Por tanto, no entienden que la decisión del CHD está relacionada con una adecuación de la concesión al plan hidrológico de la cuenca, sino que simplemente se pretendía proteger los caudales exigidos por la normativa incluida en el título de concesión.

Por admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *