Keiko Fujimori corta distancias con Pedro Castillo un mes antes de las elecciones en Perú |  Internacional
Keiko Fujimori llega al debate con Castillo el 1 de mayo.
Keiko Fujimori llega al debate con Castillo el 1 de mayo.Francisco Vigo / AP

La candidata conservadora Keiko Fujimori le pisa los talones a Pedro Castillo, según las últimas encuestas publicadas un mes después de la segunda vuelta de las elecciones presidenciales en Perú. A pesar de que el candidato populista de izquierda sigue liderando todas las encuestas, el líder fujimorista ha logrado recortar una distancia que a mediados de abril era de hasta 20 puntos. Las dos últimas encuestas ubican a Castillo con un 36-34% en intención de voto frente al 32-30% de Fujimori.

Más información

La jefa de estudios de opinión del Instituto de Estudios Peruanos, Patricia Zárate, explica que Fujimori, acusada de lavado de activos y organización delictiva, ha realizado más cambios en su estrategia de campaña con respecto a la primera vuelta y «cuenta con el apoyo de todos los medios». . La candidata conservadora es la tercera vez que pasa a una segunda vuelta en Perú, pero el amplio rechazo que genera su figura, como representante de Fujimori, la llevó a perder en las dos anteriores. Para vencer la resistencia, la excongresista ha decidido marcharse tras la cita con las urnas el 11 de abril, en la que quedó en segundo lugar, el color naranja de su grupo político para hacer campaña con la camiseta de la selección peruana de fútbol.

Fujimori lucha por reunir bajo sus iniciales todo el voto conservador y anticastillo para llegar a la presidencia esta vez. Durante la campaña ha alentado que el voto por el maestro y sindicalista conduciría al desastre económico y al comunismo, como en Venezuela o Cuba. Al mismo tiempo, ha abandonado la mención a los supuestos logros del gobierno de su padre en la década de los noventa, eje en torno al cual giró su campaña por la primera vuelta, en la que abrazó el mensaje de recuperar la “mano dura”.

La reducción de la amplia ventaja que tenía Castillo hace un par de semanas en las urnas preocupa a las familias de los desaparecidos durante el régimen de Alberto Fujimori, las víctimas de esterilizaciones forzadas y los activistas de derechos humanos y pueblos indígenas. Este martes, la Asociación de Mujeres Peruanas Afectadas por Esterilizaciones Forzadas (AMPAEF) realizó un plantón en la explanada del Palacio de Justicia de Lima para rechazar el compromiso de la candidata presidencial de indultar a su padre si llega a la presidencia.

“No lo vamos a aceptar si gana la presidencia. Ella fue parte de esto porque fue la primera dama del gobierno de su padre ”, cuestionó María Elena Carbajal, presidenta de la asociación que representa a miles de víctimas de ligadura de trompas sin consentimiento que se llevó a cabo como política de planificación familiar del Gobierno de Fujimori. y que afectó principalmente a mujeres de habla quechua.

En marzo pasado, un fiscal acusó a Fujimori y tres de sus exministros de salud de más de 1.300 casos de mujeres esterilizadas contra su voluntad, aunque se estima que las víctimas fueron cerca de 300.000 personas, incluidos hombres. El autócrata se encuentra actualmente cumpliendo una condena de 25 años de prisión por delitos de corrupción y por la muerte y desaparición forzada de ciudadanos, considerados crímenes de lesa humanidad, cometidos durante su gobierno en 1991 y 1992.

Activistas de derechos humanos y ciudadanos que fueron víctimas de persecución y violencia durante el régimen de Fujimori también se han movilizado en una campaña para advertir que la candidatura de Fujimori representa “corrupción y crimen organizado, y el intento de injerencia en la justicia peruana”. El viernes y sábado organizaron vigilias en diez distritos de Lima y en Cusco con el lema «Keiko no va».

La Fiscalía ha pedido a la líder de Fuerza Popular 30 años de prisión por blanqueo de capitales, obstrucción a la justicia y organización delictiva por los millonarios aportes no declarados a las autoridades electorales en sus campañas por la presidencia en 2011 y 2016. Representantes de la construcción brasileña La empresa Odebrecht y el principal grupo financiero peruano han aportado pruebas a la Fiscalía de que entregaron esos fondos. Un juez debe decidir en los próximos meses si abre un juicio oral contra la candidata, aunque si gana las elecciones el caso sería suspendido.

Este domingo, Fujimori firmó un compromiso con la democracia impulsado por organizaciones de la sociedad civil y las iglesias católica y evangélica. La Organización Nacional de Mujeres Indígenas y Amazónicas del Perú rechazó el acto este lunes. “Puede jurar cualquier cosa que se le presente, no lo va a cumplir. Keiko Fujimori no solo niega que el régimen de su padre fuera una dictadura, sino que reivindica cada acto que perpetró ”, dice en un comunicado.

Suscríbete aquí a Boletin informativo de EL PAÍS América y reciba todas las claves informativas de la situación actual de la región.

Por admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *