La Gran Barrera de Coral de Australia provoca un enfrentamiento dentro del Gobierno de España |  Clima y medio ambiente

La mala situación de la Gran Barrera de Coral, una de las víctimas más evidentes del calentamiento global, ha generado un fuerte impacto en el Gobierno español. España ha votado este viernes en contra de que la UNESCO incluya esta formación natural en la lista de Patrimonio de la Humanidad en peligro. Es la Cancillería la que representa a España ante este organismo internacional y ha dado instrucciones para sumarse a la posición del bloqueo. Pero el cargo adoptado no ha complacido a la vicepresidenta tercera del Gobierno, Teresa Ribera, que tiene la cartera de Transición Ecológica. Su departamento ha expresado públicamente su desacuerdo con Foreign. Los dos ministerios son responsabilidad del PSOE.

Según las fuentes consultadas por este diario, en las últimas horas Ribera había maniobrado dentro del Ejecutivo de Pedro Sánchez para intentar conseguir que Asuntos Exteriores modificara su posición, lo que implica un apoyo explícito a Australia, uno de los países desarrollados que menos implicados en la lucha contra el calentamiento global. El departamento de Ribera ha hecho público el rechazo al cargo desempeñado por el nuevo canciller, José Manuel Albares. «El Miteco [el Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico] expresó su opinión desfavorable a esta enmienda y favorable a la propuesta de la Unesco ”, dijo una portavoz del departamento de Ribera. “El Miteco destacó que la Gran Barrera de Coral se encuentra en una situación peligrosa como consecuencia de la acidificación y aumento de temperatura, es decir, como consecuencia principalmente de los impactos del cambio climático, por lo que es el máximo compromiso de Australia y la comunidad internacional”, agregó. la misma fuente.

Más información

Horas antes, la Cancillería había apuntado a la digital Clima que «el compromiso de voto ya se tomó antes de la llegada del actual ministro». Y había añadido que «España cumplirá los compromisos adquiridos». “Es una decisión tomada en conjunto entre Relaciones Exteriores y Cultura, en la que Miteco también ha dado su opinión”, dijo Relaciones Exteriores. Y esa opinión fue desfavorable, según ha explicado el departamento de Ribera.

Fuentes diplomáticas señalan que la ministra de Medio Ambiente de Australia, Sussan Ley, visitó recientemente Madrid y los nuevos titulares de Asuntos Exteriores y Cultura, José Manuel Albares y Miquel Iceta, encontraron la decisión ya tomada. «Cuando Transición planteó su rechazo, la votación se vio comprometida y España debe cumplir sus compromisos», añadieron las mismas fuentes. La posición del gobierno, «adoptada colectivamente», insistieron, no es excluir a la Gran Barrera de Coral de la lista de áreas amenazadas, sino posponer la decisión hasta 2022 y enviar una misión para evaluar el impacto de las acciones que Australia ha tomado desde entonces. 2012 para protegerla. “Es lo mismo que planteó España en el caso de Doñana en 2018”, añaden estas fuentes, que destacan que la decisión ha sido tomada por consenso de los 21 países miembros del Comité del Patrimonio Mundial, entre los que España y Noruega son los únicos los europeos, sin necesidad de votar.

La secretaría de la Unesco – Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura – había presentado para su reunión anual, que se realiza virtualmente, una propuesta para declarar en peligro la Gran Barrera, que fue reconocida en 1981 como Patrimonio de la Humanidad. Pero, según Juan Carlos del Olmo, responsable de la organización medioambiental WWF en España, Australia se ha movido en las últimas semanas para evitarlo. Y presentó una enmienda para retrasar esa decisión. El texto alternativo fue apoyado por 12 países, incluidos Hungría, Rusia, Omán, Arabia Saudita y, para sorpresa de muchas organizaciones ambientales internacionales, España.

La decisión final sobre la Gran Barrera de Coral ha tenido lugar este viernes y España, como estaba previsto, se ha pronunciado en contra de la inclusión de esta formación en la lista de patrimonio en peligro. Finalmente, se ha decidido «crear una comisión para evaluar la situación con el Gobierno australiano y las comunidades locales», explica José Luis García Varas, responsable del programa Océanos de WWF en España. También se ha acordado volver a revisar este expediente el próximo año, añade García Varas.

La Unesco, que es el organismo a cargo de la famosa lista de sitios del Patrimonio Mundial, es escenario en muchas ocasiones de cabildeo y trueque de apoyo entre países. El domingo está previsto votar la propuesta española de declarar el Paseo del Prado y El Retiro de Madrid Patrimonio de la Humanidad. Si prospera, Madrid dejará de ser una de las pocas grandes capitales europeas que no tiene ningún patrimonio catalogado por la UNESCO. Relaciones Exteriores ha multiplicado los esfuerzos en los últimos días para conseguir el apoyo suficiente para su candidatura, algo que no estaba garantizado. Además, la Unesco lleva años marcando los problemas a los que se enfrenta el espacio natural de Doñana, que en algún momento podrían llevar a que este espacio natural también sea declarado en peligro.

Del Olmo ha calificado de «injustificable» la posición que ha mantenido España este viernes ante la UNESCO. Recordó que la Gran Barrera de Coral se encuentra en una situación crítica, además del cambio climático, debido a proyectos industriales que cuentan con la aprobación del Gobierno australiano, gobernado por conservadores. El representante de WWF recordó que el Partido Laborista en Australia apoyó la inclusión de la Gran Barrera de Coral en la lista de patrimonio en peligro.

Puedes seguir CLIMA Y MEDIO AMBIENTE en Facebook Y Gorjeoo regístrate aquí para recibir nuestro boletín semanal

Por admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *