La lenta transición a una factura de luz más baja |  Economía
Una mujer pone la lavadora en su casa de Madrid.
Una mujer pone la lavadora en su casa de Madrid.Víctor Sainz

El 1 de junio entró en vigor el nuevo sistema de tarifas eléctricas, que introdujo franjas horarias a lo largo del día en función del mayor o menor consumo. Las franjas horarias se dividieron por horas en períodos punta (entre 10 y 14 horas y entre 18 y 22 horas), con precios más caros; piso (de 8 a 10 horas, de 14 a 18 y de 22 a 00 horas) con precios intermedios, y valle (de 0 a 8 horas, y todos los fines de semana y festivos) con precios más económicos. La medida afecta a los 10,5 millones de hogares con contratos de Precio Voluntario para el Pequeño Consumidor (PVPC) y no a los 17 millones que están en el mercado libre.

El objetivo de la Administración es que los consumidores adapten sus hábitos domésticos a los periodos más baratos para racionalizar el uso y apoyar la transición energética. El mayor consumo obliga a apoyarse en tecnologías convencionales, que son las que más dióxido de carbono emiten y las más caras, para cubrir la demanda que no alcanzan las tecnologías menos contaminantes. Red Eléctrica señala que se necesitan unos 4.000 MW, lo que equivale a 10 centrales de ciclo combinado de 400 MW o cuatro centrales nucleares de 1.000 MW, para atender las 300 horas pico o las de mayor consumo al año.

Sin embargo, el razonamiento dado por el Gobierno y la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) no sirvió para que las asociaciones de consumidores, los sindicatos y los partidos políticos (incluido el socio gubernamental, United We Can) reclamen de inmediato que se debe revisar el esquema con la extensión de los periodos más baratos. Tanto el Ministerio de Transición Ecológica como la CNMC argumentaron que era demasiado pronto para decidir cambios y que era necesario esperar a que transcurriera un tiempo razonable para analizar esta posibilidad.

Más información

Ahora, con una semana escasa de dos meses de vigencia del nuevo sistema, la conclusión es que el consumidor se está ajustando a los nuevos horarios; pero aún con variaciones muy leves. Según los datos facilitados por el Servicio de Estudios de Repsol del mes de junio, durante los días con cambio de tramo (es decir, sin contar fines de semana y festivos) se ha producido un incremento de hasta algo más del 2% en horas no pico y un descenso que supera el 1% y en ocasiones llega al 2% en horas punta, lo que demuestra este pequeño cambio de hábitos.

Calefacción y aire acondicionado

Estos datos no discriminan entre el PVPC y el mercado libre o el consumo industrial y doméstico, por lo que se podría deducir que el PVPC tiene una curva de desplazamiento mayor, según estima el titular del citado departamento, Antonio Merino, quien se pregunta cuánto de el consumo estará sujeto a flexibilidad horaria en el futuro: si incluye, por ejemplo, calefacción con bomba de calor en invierno o aire acondicionado en verano.

En opinión de la CNMC y de expertos de empresas y otras instituciones, aún es pronto para sacar conclusiones y, sobre todo, para decidir si prolongar el valle o periodos medios. El organismo regulador sostiene que se irán ajustando a medida que se adapte el consumo y se descarguen las horas en las que es mayor, pero aún quedan meses para averiguarlo.

Las fuentes consultadas añaden que la coincidencia de la implantación del nuevo sistema con las fuertes subidas que ha experimentado la luz por factores externos dificulta la medición de su impacto. En este sentido, destacan que solo hay que fijarse en los datos de otros países europeos, afectados como España por la subida del precio del gas natural y los derechos de emisión de CO2. En cualquier caso, el batiburrillo que se ha armado ha permitido a las empresas comercializadoras lanzar ofertas para que los consumidores se trasladen del mercado regulado al mercado libre con el mensaje de que así no tendrán sorpresas.

La demanda escala según la jornada laboral, el cierre de comercios al mediodía y la mayor ocupación de los hogares en las últimas horas del día y eso es difícil de modificar. Para facilitar la información al consumidor, la CNMC ha anunciado que todas las facturas de luz emitidas a partir del 31 de agosto deben incluir un código QR que conducirá al Comparador de Ofertas de Energía de la CNMC. Se trata de una novedad que deberán incluir todas las facturas de luz, independientemente de que sean emitidas por comerciantes con tarifa en el mercado regulado o libre como consecuencia de la entrada de los tres periodos de facturación.

Más información

Admiten haber cambiado sus hábitos, según una encuesta

Según una encuesta de la firma alemana Appinio a 1.000 personas de entre 18 y 65 años publicada esta semana, el 74% dice que sus hábitos cambian. De estos, el 55% intenta reducir el consumo en las horas punta y el 19% consume principalmente durante las horas planas o valle. El 51% considera que las horas en las que más se consume electricidad en su hogar son de 10 a 14 y de 18 a 22 los días laborables, que coincide con las horas más caras.

Según las respuestas, lavar la ropa o poner el lavavajillas por la noche o el fin de semana (70%) es el principal cambio, seguido de cargar los dispositivos electrónicos por la noche (44%), comprobar o cambiar la potencia contratada (15%) o utilice un temporizador para establecer las franjas horarias preferidas (14%).

Por grupos de edad, el cambio de hábitos es mayor en los jóvenes de 18 a 24 años, que son más propensos a cargar sus dispositivos por la noche (61%, un 17% más que la media), mientras que el 25% de los Adultos entre 55 y 65 años de edad no han modificado sus hábitos de consumo (un 11% más que la media).

Otro dato de la encuesta es que el 70% considera que las nuevas tarifas no sirven para reducir el impacto ambiental derivado del consumo eléctrico en los hogares y el 65% coincide en que el objetivo de las nuevas tarifas no es hacer la recepción de la luz. es más justo y que puedes ahorrar en lo que pagas por tu electricidad. Ante esto, hasta un 70% de los españoles estarían dispuestos a instalar paneles solares para reducir costes en la factura.

Demanda de electrodomésticos

Los cambios también afectan al comercio de electrodomésticos. Según Carlos Moreno-Figueroa, secretario general de la patronal de electrodomésticos CECE, en las últimas semanas ha habido una mayor preocupación por parte de los consumidores. “Cada vez es más frecuente que lleguen a las tiendas pidiendo los electrodomésticos que más ahorran en el recibo, ya que los electrodomésticos pueden llegar a representar hasta el 70% del consumo eléctrico mensual”, informa.

Según Moreno-Figueroa, los electrodomésticos ofrecen tres posibilidades para ahorrar electricidad. Por un lado, optar por electrodomésticos con alta eficiencia energética, que, si bien su coste es superior a otros de mayor consumo, los ahorros que consiguen les permiten amortizar este diferencial en poco tiempo (un frigorífico puede ahorrar hasta 150 euros al mes). y 60 euros lavadora o lavavajillas frente a un aparato convencional). Por eso, los productos de bajo consumo son cada vez más demandados por los consumidores ”, explica.

Otra opción son los productos con programación retrasada, que te permiten programar la puesta en marcha para aprovechar las tarifas más bajas durante la noche. El aparato funcionará automáticamente en el período establecido. Y finalmente, los programas ECO. A pesar de ser ciclos más largos, ahorran significativamente en comparación con los programas cortos. Su uso puede ahorrar alrededor del 20%. «La combinación de estas tres soluciones puede reducir el consumo de electricidad a la mitad», dice.

Por admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *