La Ley de la Cadena hace aguas en la leche |  Economía

El Ministerio de Agricultura ha llegado a ratificar oficialmente, a través de su informe del Observatorio sobre el valor de los precios en la cadena láctea, que una parte muy importante de los precios pagados a los agricultores no cubren los costos de producción contrario a lo contemplado en la Ley de la Cadena impulsada por el Departamento. Los ganaderos atribuyen la situación a la política de las industrias y sobre todo a la estrategia del gran reparto de ofrecer leche barata, así como a la inacción de la Administración a la hora de ejercer algún control.

Más información

El estudio, elaborado por el Observatorio de la Cadena Alimentaria sobre el comportamiento de los precios en el sector en origen entre 2018 y 2020 estima costes de producción desde la cifra más baja de 0,329 euros por litro a 0,384 euros, con una media de 0,356 euros. Ante estos costes, los precios recibidos por los agricultores en el mismo período oscilaron entre 0,322 y 0,332 euros, con una media de 0,327 euros. A partir de estos precios pagados en origen, las industrias vendieron la leche para su distribución en un rango entre 0,503 y 0,597 euros. Los costes de industrialización representan entre 0,214 y 0,69 euros el litro. Por último, los costes de comercialización y distribución se sitúan entre 0,14 y 0,18 euros el litro, para acabar el cartón en las estanterías a precios, con 4% de IVA, de entre 0,57 y 0,79 euros, con una media de 0,68 euros el litro.

El peso específico del costo de producción de la leche en origen en el precio final de la misma, oscila entre el 40,89% al 48,17%, aunque este porcentaje sería menor si se considerara el precio de venta más bajo al que vende el ganadero. La industria representa entre el 31,33% y el 39,30% de este precio final y la comercialización y distribución entre el 19,8% y el 20,5 %%. El Observatorio destaca los bajos márgenes que se aplican en la cadena de valor para llegar al precio al que la distribución pretende vender en su batalla por los mercados.

Desde el punto de vista productivo, las críticas en relación a la situación de bajos precios que atraviesa el sector, son compartidas entre las industrias, la distribución y la Administración por la inacción para cumplir con la Ley de la Cadena, que obliga a pagar la menos los costos de producción. “Pusieron sobre la mesa un contrato con un precio. Y no tienes otra salida, mirando tu situación, que decir que sí, que con eso cubres los costos de producción ”, dice Rosario Arredondo, ganadera responsable del sector en Coag y presidenta de la interprofesional. Entiende que la industria tiene su parte de culpa de lo que está sucediendo en el sector, pero le da la mayor responsabilidad a la gran distribución, donde la leche de larga duración todavía se vende a precios entre 0,50 y 0,60 euros el litro, cuando no debería. caer por debajo de 0,65 euros. En sus críticas, destaca especialmente al grupo Mercadona, que con una participación del 30% en este segmento de ventas, opera con precios bajos, marcando la política del sector de la distribución. También a la Administración por no hacer cumplir la Ley de la Cadena hasta el final en lo que respecta a la distribución. «Si no se hace un seguimiento de por qué la leche se vende a menos de 0,60 euros, difícilmente podremos defender un precio rentable en origen», apunta.

Agricultura ha reconocido que el sector no cubre los costos de producción ante las Cooperativas Agroalimentarias, aunque no ha ofrecido respuesta.

Los costos de producción se han incrementado este año con el aumento de rubros como los piensos, con un impacto mínimo de tres centavos por litro.

Olivar, la misma historia

La existencia de precios pagados al agricultor por debajo de los costos de producción es una situación que también es reconocida por el Ministerio de Agricultura en el estudio sobre la cadena de valor realizado recientemente por el mismo Observatorio. Según sus datos, los costes de producción en el sector de la aceituna para un virgen extra oscilan entre 1,39 euros el kilo en las explotaciones más intensivas a 5,28 euros para las explotaciones de secano tradicionales de bajo rendimiento, con una media de 2,7 euros / kilo.

Frente a esta cifra, los precios de venta de los olivareros en los últimos tres años oscilaron entre 1,9 euros el aceite lampante y 2,1 euros el virgen extra hasta que se registró una subida de más del 50% desde el inicio de esta campaña, que ya está siendo reflejado en los precios minoristas, lo que ha provocado una caída en las ventas. Esto demostraría que, a pesar de las campañas de apoyo a su demanda en función de su calidad, la mayoría de los consumidores siguen comprando por precio en gran distribución.

Por admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *