Actualizado

Ana Redondo y otros cuatro ministros socialistas han acudido a la primera de las dos marchas en las que se ha divido el movimiento feminista este 25.N. Segn delegacin del Gobierno, han participado 2.000 personas

La nueva ministra de Igualdad afea la divisin en el feminismo: «Es una baza para Vox y la derecha»

«Vengo a esta manifestacin y no a la de la tarde porque yo no estoy a favor de que se regularice la prostitucin, estoy a favor de la abolicin», dice una mujer de 71 aos que sigue la marcha acompaada de dos amigos. «Y en contra de los vientres de alquiler, que son una aberracin. Y las de esta tarde estn a favor de eso», aade apuntando dos de las grandes cuestiones que enfrentan al feminismo -junto con la ley Trans- y que son la causa de que el movimiento celebre por separado por segundo ao consecutivo el Da Internacional de la Eliminacin de la Violencia contra la Mujer.

La mujer camina por la madrilea calle de Alcal, al lado de una pancarta en la que se lee «Mujeres, iguales y libres» y que sostienen un nutrido grupos de ministros y cargos del PSOE, que apoya esta primera marcha, la convocada a las 12.00 horas por el Foro de Madrid y el Consejo de las Mujeres, las llamadas feministas clsicas, y que discurre entre Gran Va y Plaza de Espaa.

Estn la presidenta del Congreso de los Diputados, Francina Armengol, la ex vicepresidenta del Gobierno y diputada, Carmen Calvo, y los ministros Diana Morant (Ciencia), Isabel Rodrguez (Vivienda), Pilar Alegra (Educacin y portavoz del Gobierno), Fernando Grande-Marlaska (Interior) y tambin la recin nombrada ministra de Igualdad, Ana Redondo., que ha coreado con entusiasmo, acompandolos de palmadas, canticos como «ni una menos, libres no queremos».

La manifestacin de las feministas clsicas ha recuperado as la presencia de la titular de Igualdad, despus de que la predecesora en el cargo, Irene Montero, participara el pasado 25N en una de las convocatorias alternativas organizada por la Comisin 8M. As lo har tambin este ao la dirigente de Podemos, que se sumar a la segunda marcha, que se celebra a las 18.00 horas y discurre entre Atocha y Callao.

A esta segunda manifestacin se sumar tambin la recin nombrada ministra de Juventud e Infancia, Sira Rego, con lo que el Gobierno acudir de nuevo dividido a la cita.

Precisamente a la «unidad» del feminismo ha apelado la ministra de Igualdad socialista en declaraciones a los medios antes del inicio de la manifestacin. «Mi primer mensaje es apelar a la unidad, da lo mismo dnde nos manifestemos, mis hijas saldrn esta tarde en la manifestacin en Valladolid y yo estoy aqu con mi partido como tantas otras veces, eso no es lo significativo, lo importante es que se escuche alto y fuerte la voz de las mujeres y de todas las personas feministas», deca. «Estar divididas es una baza que tiene Vox y la derecha», aada.

Asistentes a la marcha de esta ma
Asistentes a la marcha de esta maana en Madrid.Juan Carlos HidalgoEFE

«A ponerse medallitas. No s qu coo hacen aqu si no son abolicionistas», nos deca una mujer ataviada con el chaleco de las organizadoras, cuando, al llegar a la manifestacin, preguntamos dnde se encuentran los ministros. Los cargos socialistas se han colocado al final de una marcha poco concurrida y que ha competido en nmero con la marabunta de gente de compras que, atrados por las rebajas del Black Friday, ocupaban las dos enormes aceras de Gran Va. A esta manifestacin han asistido 2.000 personas segn la Delegacin del Gobierno y 25.000 segn las organizadoras.

La cifra da cuenta de cmo ha ido mermando la participacin tras la divisin feminista. As mientras que en aos anteriores ms de 300.000 mujeres salieron a la calle a reivindicar sus derechos, el ao pasado no llegaron ni a las 30.000 en las dos manifestaciones, segn datos de la Delegacin del Gobierno.

Unos metros por delante de los ministros, tras la pancarta «93 mujeres asesinadas en lo que va de ao», desfilaban un centenar de mujeres completamente vestidas de blanco y con mscaras tambin blancas. Las que no sujetaban el mensaje, enarbolaban cada una un cartel con el nombre de cada una de las asesinadas, vctimas de violencia de gnero y de otros feminicidios: «Paloma Pineda, 46 aos, Valladolid», «Elizabeth, 44 aos, Balaguer (Lleida)», Erica Vanesa, 22 aos, Utrera (Sevilla)», «Madeleine Viluta, 20 aos, Burgos (Castilla y Len)»…

La manifestacin, cuyo lema principal ha sido «Contra la violencia hacia las mujeres. Unidad ciudadana y respuesta institucional», ha acabado con la lectura de un manifiesto. En l iden a los «organismos pblicos» que sean «ms diligentes, ms eficaces y resolutivos» en la lucha contra la violencia machista contra las mujeres y que haya «Tolerancia cero con los discursos machistas de la extrema derecha, instalada ya en las instituciones».

En el ltimo ao, desde el 25 de noviembre de 2022, subrayan, 53 mujeres han sido asesinadas por la violencia de gnero (otros tres casos se encuentran en investigacin), adems de dos menores, vctimas de la violencia vicaria. Han denunciado tambin que «la violencia sexual en el mbito de la pareja, expareja o relaciones amistosas est an invisibilizada, ya que no se entiende como violencia» y recuerdan que la criminalidad sexual ha subido un 13% en 2023 y que los casos anuales de ‘manadas’ han subido un 54,4% 2016 y 2021.

En su manifiesto, tambin denuncian «los crmenes de pederastia perpetrados durante aos por la Iglesia Catlica y otras confesiones religiosas» y » la impunidad en la explotacin reproductiva de las mujeres en el extranjero», en referencia a los vientres de alquiler.