Labor predispuesta a rebajar la subida del salario mínimo en 2021 para contar con CEOE |  Economía

El Ministerio de Trabajo intentará que el aumento del Salario Mínimo Interprofesional (SMI) para este año se produzca con el acuerdo de los agentes sociales, aunque sea necesario para rebajar sus aspiraciones. Así lo aseguran fuentes presentes en la reunión del pasado lunes, que señalan cómo el secretario de Estado de Empleo, Joaquín Pérez Rey, intentó obtener el favor de la Confederación Española de Organizaciones Empresariales (CEOE) modificando a la baja las aspiraciones laborales. Para ello, abrió la posibilidad de que el importe incrementado estuviera por debajo de los 12 euros, el valor mínimo propuesto por el comité de expertos para 2021.

Contenido del Artículo

MÁS INFORMACIÓN

Sin embargo, esta propuesta no satisfizo los reclamos de la CEOE, que volvió a manifestar su negativa a que el SMI aumente este año. Este miércoles tendrá lugar una reunión interna de la patronal en la que se discutirá la posición final, aunque fuentes de la organización advierten que no es probable que cambie su posición. Para los representantes de la patronal, primero hay que consolidar la recuperación de la economía, por lo que siguen sosteniendo que «ahora no es el momento» de aumentar el salario mínimo, fijado desde enero de 2020 en 950 euros mensuales en 14 pagos.

Fuentes de diálogo social no confirman que este recorte de trabajo esté sobre la mesa y aseguran que no se han discutido montos concretos. Además, advierten que desde la primera reunión la CEOE se ha mantenido firme en su negativa a pactar un nuevo alza y que solo se entraría en discusión de montos si se desarraiga ese cargo. Desde el Laborismo mantienen su voluntad de seguir negociando para llegar a un acuerdo con las tres partes, pero, refiriéndose a las consideraciones de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), recuerdan que si la negociación se concluye con un pacto bipartidista (Gobierno y sindicatos) y no tres, esto «no implicaría un fracaso del diálogo social».

En la banca sindical respaldan este último salvavidas lanzado por el Laborismo. Aseguran que estarían dispuestos a que el aumento para 2021 -suponiendo que se aplique a partir del mes de septiembre- sería, en todo caso, «testimonial», siempre y cuando se acuerden incrementos para los años 2022 y 2023 – cuando la legislatura concluye – que acercan el salario mínimo a los 1.049 euros. «Nuestra voluntad es enviar un mensaje de que las cosas se pueden pactar y por eso estamos dispuestos a hacer esta concesión», señalan. Sin embargo, son pesimistas sobre la resolución final del Gobierno, de la que depende, al final, tomar la decisión. «Ahora lo único que les queda es legislar», dicen, tras señalar que durante todo el martes no han recibido ninguna comunicación del laborismo.

dar un portazo

“Me parece que los empresarios deben decidir si quieren continuar el camino de un acuerdo razonable que coloque los salarios en una posición aceptable para las empresas, menos aceptable para los trabajadores, pero en un camino positivo, o si finalmente cierran la puerta. al SMI. Algo que no sería por este ingreso en sí, sino por motivos políticos de la propia patronal ”, declaró este lunes Pepe Álvarez, secretario general de UGT durante una entrevista en La1.

En el acuerdo de gobierno alcanzado por el Partido Socialista y Unidos Podemos, se constató que aumentaba el salario mínimo hasta llegar al 60% del salario medio en España -como recoge la Carta Social Europea- a lo largo de la legislatura. Para ello, encargaron a un comité de expertos que diseñara una hoja de ruta en la que se concluyeran los siguientes incrementos: entre 12 y 19 euros para 2021; entre 24 y 40 para 2022; y entre 25 y 40 para 2023. Este aumento tendría un impacto principal en alrededor de un millón y medio de trabajadores, según cálculos de Labor.

A pesar de que no se ha convocado ninguna reunión para seguir discutiendo el aumento del SMI, se siguen produciendo contactos informales entre todas las partes. La voluntad del Gobierno es que esto se produzca de forma inmediata, como ha recordado este martes la ministra de Política Territorial y portavoz del Gobierno, Isabel Rodríguez. «Queremos hacer este repunte en el ámbito del diálogo social y mantenemos y reiteramos nuestro compromiso de llegar al 60% del salario medio», dijo tras el Consejo de Ministros. “Este Gobierno hará todo lo posible para atender a estos trabajadores, que no tienen cobertura de negociación colectiva. La recuperación tiene que llegar a todos, también a los que tienen los salarios más bajos ”, agregó.

Por admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *