Las zonas rurales de España tienen peor acceso a los servicios que el resto de la UE |  Economía
Un hombre pasea por el municipio de Alcañices, en Zamora.
Un hombre pasea por el municipio de Alcañices, en Zamora.ULY MARTIN

Las zonas rurales de España tienen un peor acceso a los servicios que las de otros países europeos, según un estudio del Banco de España. El órgano de control analiza las distancias que los ciudadanos deben recorrer para acceder a servicios básicos como consultas externas, guarderías, supermercados, hospitales, polideportivos o bibliotecas. Y concluye que en las zonas urbanas una persona tiene que recorrer una distancia similar o incluso algo menos que en otros países europeos. Sin embargo, en los municipios rurales la distancia es mayor, especialmente cuando se trata de servicios locales como la atención primaria de salud o un supermercado. En estos hay más diferencia que en los que ofrece la comunidad autónoma como hospital.

En las zonas rurales de Castilla-La Mancha, Aragón y Castilla y León, los ciudadanos se encuentran de media a más de 25 kilómetros de los servicios locales. Según el análisis titulado Acceso a los servicios en la España rural, este déficit podría explicarse en parte por la orografía. Como hay más terreno montañoso, lugares más aislados o más alejados de las capitales y la costa que en otros países europeos, el acceso a los servicios se resiente. En otras palabras, las zonas rurales de España son más remotas. De hecho, una vez eliminado este factor, la accesibilidad mejora, dice el estudio del Banco de España.

El último informe anual del supervisor ya destacaba que España tiene una alta concentración de población y que hay un porcentaje anormalmente alto de territorio deshabitado. Si el territorio se divide en celdas de un kilómetro, solo el 13% está significativamente poblado. Aparece un gran blanco en el resto del mapa y no se ve nada parecido en Europa hasta Laponia.

Más información

La concentración facilita un menor costo de los servicios por persona, dice el banco. Pero también reconoce que estas dinámicas demográficas pueden tener otras implicaciones que provoquen cierto descontento social. “La discusión sobre la desigualdad entre zonas rurales y urbanas en el acceso a los servicios ha ganado terreno en el debate”, subraya el documento en clara referencia a movimientos como Teruel Existe.

El ciudadano español medio debe recorrer unos 3,5 kilómetros para acceder al servicio local más cercano, frente a los cuatro kilómetros que debe recorrer un ciudadano medio de la UE. Sin embargo, esto cambia cuando se trata de provincias rurales, aquellas en las que más del 50% de la población no reside en zonas urbanas y no tiene ninguna zona urbana con más de 200.000 habitantes. En estas regiones rurales, el ciudadano español medio tiene que recorrer 12,4 kilómetros hasta el servicio local más cercano, frente a los 4,8 kilómetros de Alemania, los 7,6 de Francia y los 4,7 de Italia. En una provincia como Teruel esta distancia alcanza los 20 kilómetros. En Zamora, a las 16.4 y en Cuenca, a las 15.

Si se comparan las diferencias dentro de España, los habitantes de las poblaciones rurales tienen que recorrer una media de 20 kilómetros más que los que viven en las ciudades para acceder a un servicio local.

Y para llegar a un servicio autonómico como un hospital, la media en España es de 27,2 kilómetros frente a los 30 kilómetros de la UE. En estos servicios, las provincias rurales españolas no presentan diferencias en accesibilidad con respecto al resto de la Unión. Aunque en enclaves rurales de Teruel, Cuenca, Cáceres, Soria y Lugo, las distancias oscilan entre los 89 y 118 kilómetros. La heterogeneidad en el acceso es muy grande, señala el artículo.

“En España, las zonas rurales tienen peor accesibilidad a los servicios que sus homólogas europeas, mientras que las diferencias no son significativas en el caso de las zonas urbanas”, concluye el documento del supervisor. Y agrega que «la facilidad de acceso a los servicios por parte de los ciudadanos de un país o región puede considerarse un indicador de su grado de desarrollo económico y social».

Otro elemento que, según el estudio, puede aportar es la menor recaudación tributaria de los municipios rurales. Ingresan menos, tanto porque hay una población más pequeña como porque sus tasas impositivas son más bajas. El IBI o el impuesto a la circulación tienen tasas más bajas cuanto más pequeña es la ciudad. Además, los pequeños municipios dependen más de las transferencias de otros niveles de la Administración, enfrentan mayores costos fijos por habitante, especialmente cuando se trata de lugares muy remotos, y contraen menos deuda que las grandes ciudades. Todo esto tiene un impacto en la capacidad de financiar servicios. Dicho esto, el Banco de España no entra en los motivos por los que estos municipios presentan estas características: si tienen peores servicios porque bajan impuestos y menor capacidad de endeudamiento, o si establecen tipos más bajos porque hay menos población e intentan atraerlo.

En Castilla-La Mancha, un ciudadano de zona rural debe conducir unos 34,33 kilómetros hasta un servicio local. En Aragón, el 29,94 y en Castilla y León, el 26,7. En cambio, en Andalucía hay 12,71; en Galicia, 14,68 o en Cataluña, 12,85.

En un contexto en el que se demandan recursos para la España vacía, el Banco de España reconoce que estos municipios tienen peor acceso a los servicios. Y en su informe anual admitió que se deben mantener niveles mínimos. Aunque pidió prudencia: «Estas políticas pueden reducir las disparidades territoriales, pero en ocasiones también pueden resultar en pérdidas de eficiencia». Y destacó establecer colaboraciones entre municipios para generar economías de escala y aprovechar las oportunidades del ocio, el teletrabajo, la venta por internet, las renovables o la economía del cuidado. Sin embargo, para impulsar estas actividades, la banda ancha es fundamental, y el estudio recuerda que aún existen grandes diferencias de cobertura entre las zonas rurales y urbanas.

Por admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *