Lesmes se niega a dimitir para intentar forzar la renovación del Poder Judicial |  España

El presidente del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) y del Consejo Supremo, Carlos Lesmes, no tiene intención de dimitir para forzar la renovación del órgano de gobierno de los jueces, pendiente desde hace dos años y medio de un acuerdo entre el Ejecutivo y el PP. Esto es lo que Lesmes ha expuesto a sus colaboradores, según fuentes del Ayuntamiento, dados los rumores que circulan desde julio en el sentido de que dada la actual situación de bloqueo, se está proponiendo la dimisión para hacer necesario el acuerdo.

Lejos de esta estrategia, el Consejo está dando paso a otro tipo de propuestas, como la realización de una serie de nombramientos de altos cargos judiciales que, por su carácter provisional, no implican una vulneración de la prohibición legal de realizar nombramientos en esta fase. del gobierno. en funciones del Poder Judicial. Una iniciativa concreta en este sentido se pondrá sobre la mesa en el pleno que celebrará el Consejo a mediados de septiembre: algunos miembros plantearán la posibilidad de “convocar” a magistrados jubilados.

La posibilidad de una dimisión de Lesmes como presidente del Consejo y del Tribunal Supremo fue planteada en julio por una representación de Jueces y Jueces por la Democracia (JJpD) que acudió a visitar su despacho para proponerla. Lesmes solo escuchó la propuesta y no respondió. No obstante, fuentes del Ayuntamiento aseguran que su presidente ha dejado claro en las últimas horas que no está dispuesto a dimitir, creyendo que su dimisión no supondría ninguna solución al bloqueo, pero agravaría el problema sin ninguna garantía que el Gobierno y el PP. podría superar sus diferencias.

Dada la proximidad del acto solemne de apertura del año judicial, el próximo lunes 6 bajo la presidencia del Rey en el Tribunal Supremo, esta hipótesis se ha vuelto a plantear en el Consejo, y Lesmes ha reiterado a sus colaboradores que en ningún caso lo hará. él dimite. El presidente del Consejo no solo denunciará en su discurso que la falta de renovación implica “debilitar la independencia judicial”, sino que también pedirá que no se culpe al Consejo del bloqueo, porque la institución no es un responsable, sino perjudicado.

Paralelamente, entre algunos miembros hay una propuesta de que el Consejo enfrente el problema de la pérdida de facultades para hacer nombramientos discrecionales, una de sus principales atribuciones, e implemente soluciones imaginativas para superar el problema de las vacantes que se están quedando vacantes, debido a la distorsiones que esto genera. Una propuesta es movilizar a los magistrados actualmente jubilados. El “llamado a filas” se produciría inicialmente con respecto a los jueces de la Corte Suprema y probablemente de los Tribunales Superiores de Justicia que, habiendo superado ya los 72 años – edad máxima de permanencia en la carrera en situaciones normales – aún no han superado los 75, para eso pudieron reincorporarse a la plaza que dejaron cuando se retiraron y que no ha sido cubierta.

Solo en la Sala Contencioso-Administrativa del Supremo hay siete vacantes por fallecimiento o jubilación. En los próximos meses, esta Sala deberá resolver, por ejemplo, sobre los recursos interpuestos contra los indultos otorgados por el Gobierno a los condenados por el tu procesas, y la de resolver la impugnación contra el nombramiento de la exministra de Justicia, Dolores Delgado, como Fiscal General del Estado. Aún no se puede asegurar que exista consenso en el Consejo sobre la propuesta de reintegro de los magistrados jubilados, que sería temporal hasta que se produzca la renovación. Pero su mera existencia se ve en el órgano de gobierno de los jueces como expresión de la gravedad de la situación y los problemas que genera la imposibilidad de cubrir cargos mediante nombramientos en los principales órganos judiciales.

Por admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *