Actualizado

ERC y Junts reconocen «los avances», pero aumentan su presin al PSOE para que logre el aval de todos los Estados miembros de la UE

Albares, ministro en funciones de Exteriores, atiende a la prensa en Estrasburgo
Albares, ministro en funciones de Exteriores, atiende a la prensa en EstrasburgoJulien WarnandEFE
  • Exteriores Albares escenifica un nuevo intento con el cataln en la UE en busca del pacto con Puigdemont

Al menos dos delegaciones, la de Letonia y Lituania, se han mostrado abiertamente en contra de modificar el reglamento que rige el uso de las lenguas oficiales de la UE para incluir el cataln, euskera y gallego, si bien el debate seguir a nivel tcnico en el seno de los Veintisiete ya que un mayor nmero de socios se han mostrado dispuestos a seguir discutiendo si Espaa detalla cuestiones clave como el coste o su encaje legal.

As ha quedado reflejado en el debate de apenas media hora que los ministros reunidos en el Consejo de Asuntos Generales de la UE han tenido este martes en Luxemburgo, segn han informado varias fuentes diplomticas a Europa Press.

En el pasado, Letonia abri la puerta al reconocimiento de una Catalua independiente de Espaa. «Si hay una clara voluntad del pueblo y una clara demanda para que haya un referndum, vale la pena prestar atencin y mirar las opciones» lleg a declarar en el ao 2013 el por aquel entonces primer ministro del pas, Valdis Dombrovskis. Por su parte, Josep Llus Alay, antiguo jefe de la Oficina de Carles Puigdemont, defini a Letonia a travs de un tuit del ao 2015, como un «pas amigo» de Catalua.

Ya a su llegada, el ministro de Asuntos Exteriores y exprimer ministro de Letonia, Krisjani Karins, avis en declaraciones a la prensa que no esperaba cambios en las reglas sobre lenguas porque los Veintisiete tienen otros «problemas» geoestratgicos en su agenda «a los que dedicar tiempo y en los que centrarse». El lder del PP cataln, Alejandro Fernndez, se ha pronunciado al respecto en un post en la red social X preguntado si el ministro letn es tambin «franquista» tras haber adoptado esta postura.

Una vez en la reunin, tanto Karins como su colega lituano, Gabrielius Landsbergis, han expuesto su rechazo por el «impacto poltico» que tal medida pudiera tener en otros Estados miembros como los suyos, en donde hay una minora que habla ruso, explican las fuentes consultadas por Europa Press.

En todo caso, otra decena de pases han tomado la palabra para indicar que estn dispuestos a seguir discutiendo sobre la propuesta espaola, pero dejando claro que lo harn «sobre la base de un trabajo tcnico ms detallado».

Ello pone en evidencia que el Gobierno no ha atendido an la peticin que varios Estados miembro hicieron en la ocasin anterior en que se discuti el tema, cuando todos los que intervinieron lo hicieron para pedir una evaluacin del impacto econmico, prctico y legal de toda modificacin.

El ministro de Asuntos Exteriores en funciones, Jos Manuel Albares, ha defendido delante del resto de ministros que Espaa est dispuesta a asumir la totalidad del coste que tuviera el reconocimiento de las tres lenguas cooficiales, a pesar de que la inclusin en el reglamento europeo que el Gobierno pide modificar supone que la traduccin e interpretacin de estas lenguas sera financiado a cargo de las arcas comunitarias.

Tras este segundo debate a nivel de ministros de la UE, Espaa prev distribuir una propuesta «revisada» que atienda a las preocupaciones expresadas por el resto de Estados miembro, en especial en cuanto a las dudas legales y el coste. Adems se ha encargado a la Comisin Europea que presente una evaluacin del coste que tiene cada una de las lenguas, han apuntado a Europa Press fuentes conocedoras del debate.

ERC y Junts

El independentismo cataln sigue valorando los pasos dados por el Gobierno, pero ha subido una marcha en su presin al PSOE para que consiga que la oficialidad del cataln sea efectiva. «Es positivo que no haya habido vetos y que algunos Estados miembros hayan hecho explcito su apoyo a la propuesta de Albares», ha sealado este medioda la portavoz del Govern, Patrcia Plaja, tras la reunin semanal del Ejecutivo de Esquerra Republicana.

No obstante, aunque con un tono menos duro que en la valoracin de la reunin del Consejo de Asuntos Generales de la UE de hace un mes, Plaja ha dicho que los avances «no son suficientes» y que «poner el asunto nuevamente sobre la mesa no es cumplir». Por este motivo, «el Govern no aceptar nada que no sea la plena oficialidad del cataln porque es de justicia lingstica». «No es ninguna excepcin, sino que tiene que dejar de serlo», ha remachado la portavoz del Gabinete presidido por Pere Aragons en su rueda de prensa.

Por su parte, Junts ha reconocido en un comunicado los «avances» conseguidos por el ministro de Asuntos Exteriores, pero ha conminado al Gobierno a «intensificar los esfuerzos diplomticos». «Estamos en tiempo de descuento», ha subrayado el partido de Carles Puigdemont, que ha pedido que se anuncie una fecha para la aprobacin definitiva de la oficialidad del cataln en vistas de que apenas queda un mes para que se agote el plazo de las negociaciones para la investidura de Snchez.