Libertad con orden de alejamiento para el padre de Yéremi Vargas tras ser acusado por su hija de agresión sexual |  Sociedad

El Juzgado de Guardia de Las Palmas de Gran Canaria ha decretado este martes la libertad provisional del padre de Yeremi Vargas, el menor desaparecido desde 2007, mientras es investigado por un presunto delito de agresión sexual a su hija de 13 años. . de la cual tendrá que mantenerse alejado por orden judicial. El detenido ha optado por no declarar ante el juez, que lo ha puesto en libertad provisionalmente y con las correspondientes medidas de distanciamiento del menor, según fuentes del Tribunal Superior de Justicia de Canarias.

El padre de Yéremi Vargas, JF Vargas, fue detenido por la Policía Nacional en la madrugada del lunes, acusado de agredir sexualmente a su hija de 13 años. La detención tuvo lugar en la capital grancanaria después de que los hechos fueran denunciados por la propia menor, según fuentes familiarizadas con el caso. El detenido fue llevado ante la justicia a primera hora de la mañana del martes.

El pasado 10 de marzo se cumplió el 14º aniversario de la desaparición de Yéremi Vargas, quien en ese momento tenía siete años. Perdió la pista mientras jugaba en un campo cercano a la casa familiar en Vecindario, en Santa Lucía de Tirajana (Gran Canaria).

El único acusado de la desaparición ha sido Antonio Ojeda Bordón, conocido como El rubio. Antonio Ojeda fue liberado de prisión el 9 de marzo de 2020 -un día antes del decimotercer aniversario de la desaparición- tras cumplir una condena de cinco años por abuso sexual de otro niño de nueve años en 2012 en Vecindario, Gran Canaria.

El Juzgado de Instrucción 2 de San Bartolomé de Tirajana (Gran Canaria), dictó auto en octubre de 2017 por el que interpuso el sumario abierto en marzo de 2007 de la menor Yéremi Vargas y el consiguiente sobreseimiento provisional de Ortega. El magistrado destacó en su carta que no existían evidencias que lo impliquen a él ni a ninguna otra persona en el hecho.

Ortega había sido detenido en julio de 2016 como principal sospechoso de la detención ilegal y muerte del menor tras comprobar por parte de la Guardia Civil que en el penal de Algeciras (Cádiz) -donde había estado detenido por otros delitos- presuntamente se había jactado ante otros internos de saber qué le había pasado a Yéremi, según declaró uno de ellos. Los agentes también verificaron que El rubio era dueño de un carro blanco como el que se ve en el lugar donde se perdió de vista al pequeño Vargas.

El de Vargas no es el único caso de desaparición de un menor que sigue sin resolverse en Gran Canaria. También está el de Sara Morales, una niña de 14 años cuyo paradero se desconoce desde el 30 de julio de 2006, cuando desapareció en la capital sin dejar rastro mientras se dirigía a un centro comercial cercano.

Por admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *