Los beneficios empresariales despegan |  Negocio
Fachada de la Bolsa de Madrid.
Fachada de la Bolsa de Madrid.VICTOR SAINZ

Las empresas están recuperando paulatinamente la normalidad perdida con el covid-19. El estallido de la pandemia en 2020 inundó las cuentas corporativas en números rojos. El mundo se detuvo y las sucesivas oleadas del virus borraron cualquier esperanza de una pronta recuperación. La variante delta evita bajar la guardia, pero lo cierto es que la vacunación, sobre todo en los países desarrollados, se ha acelerado y la tan esperada inmunidad de grupo ya está más cerca.

Esta semana, la mayoría de las empresas españolas cotizadas han presentado sus resultados del primer semestre de 2021. Y el balance confirma, en términos generales, esa sensación de que se avecinan tiempos mejores. A pesar de que el primer trimestre del año no fue tan bueno como se esperaba, debido a retrasos en las vacunas, el balance de seis meses invita a la esperanza. En concreto, los beneficios agregados de las empresas en el mercado continuo entre enero y junio ascendieron a 30.304 millones de euros, frente a las pérdidas de 14.144 computadas en el mismo período del año anterior.

La recuperación se puede ver en la parte superior de los informes corporativos y se confirma a medida que disminuye la cuenta de resultados. Las ventas son quizás el mejor termómetro porque, después de aplicar economías de guerra reales en los meses más duros de la pandemia, las empresas necesitan ver crecer sus ingresos o, en el peor de los casos, dejar de bajar. En este sentido, la facturación agregada de las sociedades cotizadas españolas fue de 230.658 millones de euros, un importe que representa un 5,63% más que en el primer semestre de 2020.

La crisis sanitaria obligó a las empresas a aplicar importantes recortes de costes para minimizar el impacto de la menor actividad. Estas políticas de austeridad ahora tienen un efecto multiplicador a nivel de ingresos operativos cuando se recuperan los ingresos. El resultado operativo bruto o ebitda es la prueba algodonera del desempeño de una empresa porque refleja, aproximadamente, los ingresos menos los costos (sin tomar en cuenta partidas como extraordinarios, depreciaciones o impuestos). El ebitda total de las sociedades cotizadas en el primer semestre del año ascendió a 40.405 millones de euros, un 228% más que en el mismo periodo de 2020.

Ganancias generalizadas

La mejora de las cuentas corporativas se ha generalizado, tanto en las grandes empresas como en las de tamaño medio o pequeño. En el Ibex 35, donde se ubican los grupos con mayor capitalización, el beneficio conjunto fue de 28.835 millones, frente a las pérdidas de 14.785 millones del año anterior. Por su parte, el balance del resto de empresas que cotizan en el mercado continuo refleja unos resultados de 1.468 millones, un 129% superior. Al 30 de junio, había 16 empresas en números rojos, mientras que en la misma fecha de 2020 el club de pérdidas estaba formado por 28 miembros.

Telefónica ha recuperado, tras varios años, la primera posición de beneficios. El operador obtuvo 8.628 millones de euros en el semestre frente a los 830 millones del ejercicio 2020. Aunque las ventas de las telecomunicaciones cayeron, el beneficio neto batió el récord histórico en un semestre gracias a la fusión de O2 con Virgin y la venta de torres de Comunicación. “La solidez de nuestros resultados durante el segundo trimestre supone un punto de inflexión en nuestra transición hacia un crecimiento sostenible y rentable”, afirmó el presidente de Telefónica, José María Álvarez-Pallete, en una nota enviada a la CNMV. Además, las perspectivas trazadas por el responsable de la empresa son optimistas. “De cara al segundo semestre del año, mejoramos los objetivos para el conjunto del año en ingresos y OIBDA [resultado de explotación]”, Agregó Álvarez-Pallete.

El regreso paulatino a la normalidad de la economía mundial se refleja en los buenos resultados de los grupos siderúrgicos, cuya actividad depende en gran medida de la sincronización del ciclo. Precisamente, ArcelorMittal se ha consolidado en la primera posición de ventas entre las empresas españolas (aunque tiene su sede en Luxemburgo y cotiza en la Bolsa de Madrid) con 29.862 millones de euros, en las mejores cuentas semestrales desde 2008 para el gigante siderúrgico. El segundo trimestre confirmó una sólida recuperación, tanto en resultados como en inventarios ”, destacó el consejero delegado, Aditya Mittal, quien también mostró su confianza en la sostenibilidad de la mejora:“ Mirando hacia el futuro, vemos que las perspectivas de demanda mejoran más aún en el segundo semestre y, por tanto, hemos elevado nuestras previsiones de consumo de acero para todo el año ”.

Otro ejemplo de un sector cíclico que sufrió un shock y ahora se recupera es el negocio del automóvil. España no tiene un fabricante nacional – Seat pertenece al grupo Volkswagen – pero sí tiene algunos de los principales proveedores de componentes que muestran esa salida de la crisis en sus cuentas semestrales. Gestamp, por ejemplo, ha pasado de perder 198 millones a ganar 82,8 millones. “Seguimos de cerca las incertidumbres en el mercado automotriz en torno al impacto de la escasez de semiconductores, pero mantenemos nuestras previsiones para 2021, mejorándolas en el capex ratio. [inversión] sobre ventas y deuda sobre ebitda ”, explicó el presidente ejecutivo de Gestamp, Francisco J. Riberas. En el caso de Cie Automotive, el beneficio neto se multiplicó por 2,5, hasta 148 millones. “La excelente recuperación de nuestros márgenes operativos y el estricto control de nuestras inversiones nos han permitido reducir nuestro nivel de endeudamiento en casi 250 millones de euros en los últimos 12 meses”, dijo Jesús María Herrera, consejero delegado de Cie Automotive.

Los bancos continúan enfrentando un entorno difícil, ya que las bajas tasas de interés prolongadas dificultan la generación de márgenes financieros. Sin embargo, la comparación interanual es muy favorable ya que en 2020 se realizaron grandes castigos contables por el impacto del covid-19. Las cinco mayores entidades del mercado (Banco Santander, BBVA, Caixabank, Banco Sabadell y Bankinter) ganaron 11.127 millones entre enero y junio frente a pérdidas de 11.495 millones un año antes.

Banco Santander registró un beneficio de 3.675 millones este semestre frente a los números rojos de 10.798 millones en los que incurrió un año antes. Ana Botín, presidenta de la entidad, señaló que el grupo está «en línea» para superar el objetivo de rentabilidad que se había marcado para el conjunto del año y mantiene la intención de «retomar una retribución a los accionistas del 40% -50%». de beneficio ordinario ”. BBVA también ha conseguido dejar atrás las pérdidas semestrales de 2020 (1.157 millones) con un beneficio neto atribuido de 1.911 millones.“ Seguimos avanzando a buen ritmo en áreas clave de nuestra estrategia: redoblamos nuestro compromiso con la sostenibilidad y hemos logrado un récord histórico en captación de clientes a través de canales digitales ”, destacó el consejero delegado de la entidad, Onur Genç.

Por su parte, Caixabank presentó los resultados del primer semestre como entidad fusionada con un beneficio de 4.181 millones frente a los 205 millones de un año antes. Gonzalo Gortázar, consejero delegado del banco, ha destacado que «en un entorno aún complejo y en plena integración», han conseguido mantener «la solidez del balance, con los mejores índices de morosidad de los grandes bancos de España, y un tipo elevado de actividad comercial «.

Impacto en el turismo

El turismo ha sido una de las grandes víctimas de las restricciones sanitarias impuestas por el covid-19. Las empresas de este sector han presentado mejores cuentas que en el primer semestre de 2020, pero muchas de ellas aún tienen un resultado neto negativo. IAG ha pasado de perder 3.811 millones el año pasado a una cifra roja de 2.046 millones. «En el corto plazo, nuestra prioridad es asegurarnos de que estamos preparados operativamente y que tenemos la flexibilidad para capitalizar un entorno en el que existe una demanda latente que se manifiesta en cuanto se levanten las restricciones de viaje», explicó. el consejero delegado de IAG, Luis Gallego.

Las empresas hoteleras también están saliendo gradualmente del impacto provocado por la pandemia. Meliá Hotels, por ejemplo, ha conseguido reducir sus pérdidas a 151 millones frente a los 358 millones del primer semestre del año pasado. “Si bien las sucesivas oleadas de covid-19 mantienen volatilidad en el negocio, la tendencia positiva de las reservas y la progresiva reducción de las tasas de cancelación muestran que la vacunación masiva ha cambiado por completo el escenario, al reducir drásticamente el riesgo para los viajeros vacunados, así como para destinos ”, dijo el consejero delegado de Meliá, Gabriel Escarrer.

Por admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *