Los grandes bancos europeos registran cada año 20.000 millones de beneficios en paraísos fiscales |  Economía
Rascacielos en la Ciudad de Panamá.
Rascacielos en la Ciudad de Panamá.De Agostini vía Getty Images DEA / V. GIANNELLA

Entre 2014 y 2020, los grandes bancos europeos aportaron 20.000 millones de euros anuales en paraísos fiscales y territorios de baja fiscalidad, una cifra equivalente al 14% de sus beneficios totales. Así lo refleja un estudio publicado por el Observatorio Fiscal de la UE, organismo adscrito a la Escuela de Economía de París, que pone bajo la lupa a las 36 entidades financieras de los 11 países con más peso del Viejo Continente. Entre ellos se encuentran los españoles BBVA, Bankia, Santander y Sabadell, que obtienen mejores resultados que muchos de sus competidores. El estudio estima que se obtendría una recaudación adicional para las arcas públicas de entre 3.000 y 5.000 millones de euros cada año si se gravaran los beneficios de estos bancos al tipo mínimo del 15% del impuesto de sociedades.

El informe ofrece un nuevo ángulo de análisis en un momento crucial para el futuro de la fiscalidad internacional. Después de años de negociaciones bajo el liderazgo de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) y el G-20, más de 130 países alcanzaron un primer acuerdo en julio para frenar la elusión fiscal por parte de las grandes multinacionales.

Aunque los bancos quedarían excluidos de parte del pacto, la distribución de un porcentaje de las ganancias entre territorios, estarían sujetos a un impuesto mínimo, cuya tasa será de al menos el 15%. En octubre se espera que las conversaciones técnicas avancen y se pueda convencer a los países que no han firmado el pacto, entre ellos Irlanda, Hungría y Estonia. El objetivo: cambiar reglas fiscales obsoletas, diseñadas en los años veinte del siglo pasado y ajenas a los nuevos negocios digitales y un mundo hiperglobalizado. Un estudio previo del Observatorio Fiscal de la UE estimó en casi 50.000 millones la recaudación adicional que obtendría la UE en 2021 con un impuesto mínimo del 15% a las grandes corporaciones.

Más información

De los 144.000 millones de beneficios que obtienen los grandes bancos europeos cada año, el 65% se contabilizan en el exterior a través de filiales, según el estudio publicado este lunes y titulado ¿Han abandonado los bancos europeos los paraísos fiscales? Evidencia por informe país por país. El hecho de que grandes grupos registren la mayor parte de sus ingresos en el extranjero no es sorprendente. Lo que llama la atención es que en determinados territorios estos se gravan a un tipo muy inferior al tipo legal -que en España es del 30% para los bancos y petroleras y del 25% para el resto- y que la actividad es muy inferior a los beneficios que allí se obtienen. . .

Estas dos variables son las que los autores del estudio, Giulia Aliprandi, Mona Barake y Paul-Emmanuel Chouc, utilizan para hacer su propia lista de paraísos fiscales: la tasa efectiva de prestaciones y la relación entre ingresos y número de empleados. Del cruce entre estas dos variables, seleccionan 17 territorios, tres de ellos miembros de la UE: Irlanda, Luxemburgo, Malta, Bahamas, Islas Bermudas, Vírgenes Británicas, Caimán, Guernsey, Gibraltar, Hong Kong, Isla de Man, Jersey, Kuwait, Macao, Mauricio, Panamá y Qatar. Se excluyen jurisdicciones como Holanda o Singapur, que a menudo aparecen en la lista de otros trabajos académicos.

Los resultados son elocuentes. En estos territorios la rentabilidad por trabajador ronda los 283.000 euros, frente a los 68.000 euros en países no considerados paraísos fiscales y los 63.000 euros en los mercados donde se ubica la sede. En las Islas Vírgenes Británicas y en las Caimán se dispara hasta los 2 millones y 953.000 euros, respectivamente. Esta variable se puede leer de otra manera: las entidades registran alrededor del 14% de sus ganancias en estas 17 jurisdicciones, donde solo tienen el 4% de sus empleados. Asimismo, allí se gravan las utilidades a una tasa promedio del 12%, que se ha mantenido estable entre 2014 y 2020, frente al 21% de los mercados donde se ubica la sede y al 23% de las jurisdicciones que no son consideradas paraísos fiscales.

Las tasas más bajas son las de las Islas Bermudas, Panamá y las Islas Vírgenes Británicas, 0%, y las Islas Caimán (tasa negativa). El informe también agrupa los países donde operan los bancos, sean o no paraísos fiscales, en cuatro rangos de tipos efectivos: del 0% al 5%, del 5% al ​​15%, del 15% al ​​25% y del 25%. % hasta. El grueso de los beneficios se concentra en el tercer tramo (15% -25%), pero una cuarta parte de ellos se registra donde la tasa efectiva es menor al 15%, a pesar de que solo el 3% de los beneficios se registran en territorios con Tasa legal inferior al 15%. «Esto sugiere que los bancos pueden estar recibiendo algún trato preferencial al pagar sus impuestos en algunos países», señala el estudio.

Heterogeneidad

La presencia de los bancos analizados en paraísos fiscales se ha mantenido estable entre 2014 y 2020, a pesar de que la UE les ha obligado a aportar más información. Pero es muy heterogéneo: nueve entidades no tienen beneficios en los 17 territorios con baja o nula tributación -entre ellos Bankia y Sabadell-, hasta el máximo del 58% de beneficios en paraísos fiscales que tiene HSBC.

La tasa efectiva promedio en estos siete años, entendida como la relación entre lo que se paga en impuestos en todos los territorios y las ganancias, es del 20%. Pero siete entidades pagan una tasa igual o inferior al 15%: RBS, Barclays, Bayern LB, Nord LB, HSBC, KBC e Intesa Sanpaolo. Asimismo, ocho de ellos incrementaron sus beneficios en paraísos fiscales en el período 2018-2020 respecto a 2016-2018. Monte dei Paschi, Intesa San Paolo, HSBC y Barclays registraron las mayores ganancias. Santander y BBVA también incrementaron su presencia, aunque se mantiene baja (1,3% y 1,9% de sus beneficios, respectivamente, entre 2018 y 2020).

El estudio también calcula la recaudación adicional que proporcionaría una tarifa mínima a través del concepto de déficit fiscal, es decir, la diferencia entre lo que gravan las empresas en cada país y lo que deben pagar si se fija un piso. Si este fuera el 15%, el ingreso extra estaría entre los 3.000 y los 5.000 millones al año, un 13% más de lo que pagan actualmente. Si se elevara al 21%, la recaudación adicional subiría entre 6.000 y 9.000 millones, y entre 10.000 y 13.000 millones si fuera del 25%. Reino Unido sería el país que más se beneficiaría, seguido de Francia. Con un piso del 15%, España habría ingresado 26,7 millones extra en 2020, cuando la actividad colapsó, después de que especialmente Santander redujera significativamente su déficit fiscal. Aplicar un suelo del 15% a todas las multinacionales supondría 1.000 millones más para la tesorería de España.

“A pesar de la creciente relevancia de estos temas en el debate público y el mundo político, los bancos europeos no han reducido significativamente su presencia en los paraísos fiscales desde 2014. Pueden ser necesarias iniciativas más ambiciosas, como un impuesto mínimo global con una tasa del 25% detener el uso de paraísos fiscales por parte del sector bancario ”, concluye el informe.

Por admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *