Los líderes de las protestas en Colombia anuncian la suspensión temporal de las movilizaciones |  Internacional
Manifestación contra el Gobierno de Colombia, en Cali, el 13 de junio.
Manifestación contra el Gobierno de Colombia, en Cali, el 13 de junio.LUIS ROBAYO / AFP

Luego de cuarenta y nueve días de movilizaciones en Colombia, el comité de huelga nacional -que aglutina a las centrales obreras- anunció un cambio de estrategia en las protestas contra el gobierno de Iván Duque. Los dirigentes sindicales han decidido suspender temporalmente las marchas que realizan todos los miércoles en todo el país desde el 28 de abril. «Esto no significa que la movilización social se detendrá en Colombia, seguirá porque las causas que la generaron siguen vigentes», dijo. Francisco Maltés, presidente de la Central Unitaria de Trabajadores (CUT) en una esperada rueda de prensa tras varios días de deliberaciones.

La creciente crítica a los bloqueos que impactan en la economía del país; las multitudes en el pico más agresivo de la pandemia; y la falta de consenso con el Gobierno, llevó a esta interrupción de algunas movilizaciones, que ya estaban disminuyendo. «Se trata de salvar vidas en dos direcciones», dijo Percy Oyola, presidente de la Confederación General del Trabajo. El dirigente sindical aseguró que, por un lado, no existen garantías para el ejercicio de la protesta y esto ha derivado en el asesinato de jóvenes; por otro, esperan que la interrupción de las marchas impida el crecimiento de la pandemia, que está alcanzando récord de muertes en las últimas semanas.

Más información

La muerte de jóvenes y la violencia policial han estado en el centro del estallido social. «No queremos seguir matando a jóvenes en las protestas», agregó Oyola, y recordó el asesinato de Junior Jein, reconocido músico y líder social asesinado en Cali durante el fin de semana a manos de civiles armados. Según Human Rights Watch (HRW), se han documentado 34 muertes en el contexto de las manifestaciones y al menos 20 fueron a manos de la policía. Una figura similar admite la canciller Marta Lucía Ramírez quien habló de 21 investigaciones de homicidios contra manifestantes durante su viaje a Ginebra (Suiza) para reunirse con la Alta Comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Michelle Bachellet. En total, hay 170 investigaciones disciplinarias contra agentes por abuso policial.

La decisión del comité pone fin, al menos formalmente, al paro, aunque no necesariamente a las protestas locales que despertaron en ciudades como Cali, Medellín o Bogotá. En varios puntos hoy llamados resistencia, miles de jóvenes que no se sienten representados por los dirigentes sindicales, continúan manifestándose contra el gobierno y se han organizado en asambleas populares pero en algunos casos han levantado las barricadas y bloqueos que obstaculizaban el paso de vecinos. .

Los cortes de carreteras fueron precisamente las medidas más criticadas en el país. La muerte de dos bebés en ambulancias a quienes se les impidió pasar; las pérdidas económicas que el Ejecutivo calcula en 3.300 millones de dólares, estaban debilitando el apoyo a las protestas. El Ministerio de Defensa asegura que se han desbloqueado 1.119 carreteras y aún persisten 15 en el Valle del Cauca, Norte de Santander y algunas zonas de Bogotá.

El comité de huelga se sentó a la mesa con los delegados del gobierno para discutir una lista de demandas de seis puntos: un ingreso básico de un salario mínimo durante siete meses para seis millones de personas; matrícula cero durante cinco años para estudiantes universitarios durante cinco años, entre otros. Sin embargo, el Gobierno exigió el levantamiento de los bloqueos como línea roja, mientras que los delegados sindicales exigieron garantías para la protesta y que el Ejecutivo condene la violencia policial. «La respuesta al comunicado de emergencia ha sido la represión y brutalidad policial que llevó a muchos países del mundo a condenar el exceso de fuerza pública contra los manifestantes», dijo Maltés, quien señaló el retiro de la reforma tributaria y la renuncia de la los ministros de finanzas y el canciller.

Después de conversaciones infructuosas, el comité de huelga anuncia ahora que presentará su lista de peticiones a través de proyectos de ley en el Congreso. Tendrán un diálogo con diferentes sectores y contarán con el apoyo de la academia para hacerlos y el 20 de julio, cuando comience una nueva legislatura, se movilizarán para presentarlos. «Aspiramos a que los congresistas no fallen a los colombianos como les ha fallado el presidente Duque», agregó el líder de la Central Unitaria de Trabajadores.

Suscríbete aquí a Boletin informativo de EL PAÍS América y reciba todas las claves informativas de la situación actual de la región.

Por admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *