Los sindicatos piden "mayor especificidad" y "seguridad jurídica" en el decreto del interino |  España
La ministra de Hacienda, María Jesús Montero, durante el pleno del Congreso de este miércoles, en el que se votaron los decretos de la ley interina, el precio de la electricidad y el uso de máscaras.
La ministra de Hacienda, María Jesús Montero, durante el pleno del Congreso de este miércoles, en el que se votaron los decretos de la ley interina, el precio de la electricidad y el uso de máscaras.Javier Lizón / EFE

Los principales sindicatos de la administración que han negociado con el Gobierno el decreto interino -CSIF, CC OO y UGT- celebraron este miércoles la validación de la norma en el Congreso. Pero tomaron con cautela las dos novedades anunciadas durante el pleno por la ministra de Hacienda, María Jesús Montero: que los exámenes a los que se someterán los interinos para mantener su cargo pueden no ser «eliminatorios» y que los que han estado en el cargo durante Pasados ​​más de 10 años esa situación temporal y ocupar un puesto que nunca ha ingresado a la competencia, se les salvará de asistir a esa oposición. Para que la medida que se tramitará como proyecto de ley no corre el riesgo de ser derogada en los tribunales, necesitará «un mayor nivel de especificidad» y «seguridad jurídica», según los portavoces del sindicato CSIF y CC OO.

La negociación con las otras partes, especialmente ERC y sus socios de United We Can, llevó a la inclusión de esta medida que permite a los empleados públicos con contratos temporales saltarse una de las fases de la competencia-oposición. Dentro de este mecanismo híbrido propuesto en el decreto ley hay una parte teórica que pesa 60% y otra de acreditación de méritos que se llevará el 40% restante. Con la modificación propuesta, prevalecerá en el proceso la experiencia acumulada a lo largo de los años en la Administración.

Francisco Lama, secretario de acción sindical de CSIF -el sindicato mayoritario en la Función Pública- lo celebra: «Esa fue una propuesta de nuestra organización, por eso estamos satisfechos». Sin embargo, explica que es necesario ver «cómo se especifican estos anuncios en la norma» para que «se pueda hacer una valoración más exhaustiva de esta propuesta».

Francisco García, coordinador del área pública de Docencia de CC OO, coincide en que es necesario “concretar”. “Me imagino lo que pensará un becario que lleva nueve años, 11 meses y 30 días cuando sepa que el momento de corte está fijado en 10 años. Eso va a desencadenar algunas dificultades ”, dice. En la misma línea, Isabel Araque, secretaria de Acción Sindical de la UGT, insiste en que, “cuanto más concreta, concreta, aclara la literalidad del texto, menos posibilidades hay de que se vulnere algún precepto, derecho o cualquier otra legislación «.

Más información

García cree que el Ejecutivo debe volver a buscar consensos con esta medida y «llevar también a la mesa de negociación de los empleados públicos el contenido de este proyecto, así como el contenido del decreto que ha sido ratificado».

El debate en el plenario dejó claro que hubo poco consenso a la hora de negociar la validación del decreto. Fuerzas políticas como ERC, PNV o EH Bildu que en general apoyaron las iniciativas del Gobierno, alertaron sobre los riesgos de su aplicación. Y varios portavoces señalaron que la iniciativa podría terminar en un «gran ERE» en las administraciones públicas, con decenas de miles de becarios en la calle. Los sindicatos, independientemente de las valoraciones partidistas, no ven ese peligro, y argumentan que el decreto también incluía que, cuando un pasante no pudiera consolidar su posición al no pasar el proceso concurso-oposición, tendría una indemnización. Francisco Lama explica: “Si se da por terminada su administración, por un lado tiene una compensación económica equivalente a 20 días de retribución fija por año hasta un máximo de 12 mensualidades; y por otro lado, también establece la posibilidad de que dentro de cada área se creen algunos intercambios sociales para que estas personas en situación de mayor vulnerabilidad puedan seguir trabajando con la Administración ”.

El Gobierno tiene hasta 2024 para reducir la tasa de empleo temporal entre los funcionarios públicos del 28% al 8% que exige la UE. El titular del CSIF considera que «hay tiempo más que suficiente» para que se lleven a cabo los procesos de estabilización previstos en el decreto y se elabore el marco legal. Sin embargo, solicita al Ejecutivo que «agilice la tramitación de este proyecto de ley por la urgencia del proceso» para que «no haya excusas para seguir ampliando los plazos».

Todos los sindicatos que negociaron este decreto con el exministro de Política Territorial, Miquel Iceta, coinciden en que era urgente discutir esta situación en el Congreso. “Creo que esta situación de COVID ha puesto de relieve esas necesidades estructurales que tenemos en nuestros servicios públicos. Tenemos que empezar a hablar de estas cosas ”, concluye Lama.

.

Por admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *