Todavía en carácter de diputados Javier Milei y Victoria Villarruel participaron de la asamblea legislativa que -conducida por Cristina Kirchner– los proclamó presidente y vice electos. Se mantuvieron juntos, al fondo del recinto, y fueron la atracción de la reunión. Mientras, cuatro filas más abajo, su compañera Carolina Píparo -corrida por el libertario de la posible jefatuta de la ANSES– se mantuvo distante y no compartió fotos con ellos.

La distancia fue bastante sugestiva. Es que la rutina de los tres diputados de La Libertad Avanza previo a la elección era la moverse en bloque: antes de cada sesión solían reunirse en el café del primer piso de la Cámara de Diputados e ingresar juntos al recinto legislativo.

Pero esta vez ni siquiera llegaron juntos. Milei, custodiado por la cápsula de seguridad de la Policía Federal, ingresó en medio de un operativo por la entrada de la calle Rivadavia. Villarruel arribó al recinto por el acceso del Senado, donde de cara a la transición había mantenido reuniones más temprano. Píparo, acorde a la vieja costumbre espero en el café habitual hasta la hora del ingreso.

Cuando la ceremonia terminó, Milei y Villarruel se abrazaron, se quedaron saludando y posando para las fotos con una bandera argentina. Píparo se retiro sola sin siquiera dirigir la mirada.

La tensión en el vínculo se generó a partir del desplante de Milei a su ex candidata a la gobernación bonaerense, a la que había llegado a confirmar al frente de la ANSES en una entrevista radial después de ganar el balotaje.

Hasta última hora el creciente malestar incluso hacia dudar de que Piparo participara de la asmablea de este miércoles. Sin embargo, dio el presente e incluso como miembro de la bancada fue la encargada de leer los porcentajes por los que quedó proclamada la fórmula.

La relación de Milei con Villarruel tampoco es igual que previo a las elecciones. La electa vicepresidenta también enfrentó tensiones con el libertario que le había prometido que ella sería la encargada de designar a los ministros de las áreas de Seguriad y Defensa. Sin embargo, la alianza con Mauricio Macri, terminó desplazándola.

Pese a ello en la asamblea ambos se mostraron sonrientes, se abrazaron y conversaron al oído durante la ceremonia.

Los diputados de Juntos por el Cambio y otras bancadas provinciales hicieron fila para saludarlos y hasta hubo pedidos de selfies. «Que salga todo bien» le digo Hernán Lombardi que se fundió en un abrazo.

La bancada del oficialismo, en cambio, no de acercó a la fórmula electa y la mayoría de ellos peregrinó en el sentido contrario del recinto, hacia el estrado para saludar y pedirle fotos a Cristina Kirchner, que presidió la asamblea.