Messi gana a 'O Rei' Pelé |  Deportes
Lionel Messi, emocionado, ofrece la Copa América a la afición de Argentina.
Lionel Messi, emocionado, ofrece la Copa América a la afición de Argentina.PISCINA Natacha Pisarenko / EFE

El 6 de septiembre de 2017, la selección argentina se enfrentó a Venezuela en el estadio Monumental, bastión histórico de la Albiceleste, testigo del primer Mundial de 1978, muchas veces indiferente y frío cuando el equipo se desconectó de su fútbol. El equipo dirigido por Jorge Sampaoli empató 1-1 ante Vinotinto después de que Rolf Feltscher, entonces jugador del Zaragoza, empatara el duelo con un gol en propia puerta. El estupor fue máximo en Buenos Aires. Argentina con Dybala, Di María, Icardi y, por supuesto también con Lionel Messi en el equipo, saltó de la decepción en la decepción, tras perder tres finales consecutivas, tras cambiar ocho entrenadores en 10 años y que en ese momento vio su clasificación para el Mundial. Copa de Rusia 2018. Las cerca de 44.000 personas que estaban en el Monumental (con capacidad para 70.074 espectadores) despidieron a Messi y compañía entre pitos. Nada extraño para el rosarino, que en ese momento estaba acostumbrado a la hostilidad de sus fanáticos.

Más información

Cuatro años después, la selección argentina regresó en la madrugada del viernes (hora española) al estadio de River Plate ante Bolivia (3-0). Pero Messi ya se había despojado del traje de chico tímido, un futbolista total del Barcelona pero entristecido cada vez que cruzaba el charco para jugar en la selección argentina. No pasó lo que querían los aficionados: que el Messi de la Albiceleste se pareciera al Messi del Barça. Algo mejor sucedió. Los mismos 10 que ganaron la última Copa América de Brasil aparecieron en el Monumental. Es decir, un Messi tan imparable con el balón en el pie, tan prolijo con el micrófono en la mano. “Esto es por mi familia que me está mirando y por todos los argentinos… Mi mamá y mis hermanos están en la plataforma, ellos también sufrieron mucho. Hoy estoy muy feliz. La verdad es que estoy muy emocionado ”, comenzó.

El público volvió a presenciar un partido de la selección argentina después de año y medio por la pandemia y Messi tenía algo para ellos: ofreció la Copa América 2021. El último título, también en el torneo continental, lo había ganado la Albiceleste en Ecuador 1993, cuando el equipo estaba dirigido por Simeone, Redondo y Batistuta en el campo y Alfio Basile en el banquillo. «No puedo más que tanta felicidad. Esto es lo que siempre había soñado y, finalmente, se me dio», continuó el rosarino. Había perdido la final de la Copa América en tres ocasiones: 2007, 2015 y 2016. Además, había ganado la medalla de plata en el Mundial de 2014. En 2016, tras perder ante Chile en Estados Unidos, el 10 abandonó la selección. Pero insistió. Tras ser eliminado por Francia en los octavos de final de Rusia. 2018, Argentina se recicló con Lionel Scaloni y una nueva generación de futbolistas liderados por 10. En la Copa América 2019 se mantuvieron en la tercera posición y dos años después subieron a lo más alto del podio tras vencer a Brasil en el Maracaná. Canarinha solo perdió dos partidos oficiales en su templo: contra Uruguay en el Mundial de 1950 y contra la Argentina de Messi en la Copa América 2021. “Es un momento único por cómo sucedió y después de tanta espera. No había mejor manera de que fuera y poder estar aquí celebrando es algo Es increíble ”, concluyó el capitán de la Albiceleste.

La felicidad de Messi es paradójica. Antes solía curar sus penas con Argentina en el Camp Nou. Hoy, fuera del Barcelona, ​​está consagrado con su selección. También tenía un regalo extra. El día 10 firmó los tres goles de la Albiceleste ante Bolivia y se convirtió en el máximo goleador de Sudamérica a nivel de selecciones. La Pulga, que lleva 79 goles, dejó a Pelé (77) en el retrovisor. La tabla de los cinco mejores artilleros la completan Neymar (69), Luis Suárez (64) y Ronaldo (62). «Leo está dejando un gran legado a todos los jugadores de la selección nacional», dijo Lionel Scaloni, entrenador de Argentina.

Nada más acabar el duelo, tras la celebración en el Monumental, Messi se fue al aeropuerto con Di María y Paredes. El avión privado del 10 los esperaba para llevarlos a París. El técnico del PSG, Mauricio Pochettino, descartó «por sentido común» a sus tres jugadores argentinos para el partido de hoy contra Clermont en el Parque de los Príncipes.

Puedes seguir a EL PAÍS DEPORTES en Facebook y Gorjeoo regístrate aquí para recibir nuestro boletín semanal.

Por admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *